11 de diciembre de 2011

sin eco sin conciencia sin nombre

.




.


                                                  
           Mi poesía consistirá, sólo, en atacar por todos los medios al hombre, esa bestia salvaje, y al Creador, que no hubiera debido engendrar semejante basura.
Canto II
“Les Chants de Maldoror”       Isidore Ducasse


                             
                                     
                         Un olor a carne chamuscada se guinda por la comisura de sus bocas recién nacidas frenetizada en una barahúnda de pira incontenible. Cada vez más tenaces destruyen el altar de la memoria con asentamientos fabriles invadiendo el pasado y exterminando el lugar con una insípida sombra monótona de adjetivos engarzados en el libro de una realidad de edición ilimitada guareciendo los Ocasionantes la historia de un pueblo en un hormigón que se levanta como un laberinto alejando nuestra parcela de inmortalidad convicta azuzando nuestra potencia migratoria que nos pronuncia con los dientes emparedados ensordeciendo la fuga del hombre descarriado huyendo de la inmunda farsa acostada en la garganta de la humanidad como un escollo jamás frustrado por la piel esquiva de tajos memorables porque no hay posible vuelta atrás prolongando con iglesias y sinagogas tu dolor fosilizado tan deteriorado con el ajetreo cotidiano y las verdades prudentes mancillando puntualmente la delicadeza del que procura conquistar su libertad aunque sea una ficción para escapar de abismos retorcidos en la confusión del devenir un zaherido despropósito que es pisar el templo de un sueño que tú no quisiste por ser querencia del osado imprudente puesto en ficha y anonimato y sin cumplir el crimen para migrar y concluir su itinerario Ocasionantes de hilos entes y usos fúnebres que tú contemplas tan cerca palpitante como un corredor de fondo paciente alineado al espejo esperando el testigo como el mar en un acantilado juntando paraísos sin distancia pulidos por el enigma del tiempo vertiendo en el reflejo la nostalgia migratoria tan meditada en las fauces de tus adentros para coronar en un instante la carantoña latente del juicio final y el génesis ultimado en un escritorio que sabes a la deriva felizmente porque no hay asilo ni hábito en tu vagarosa exhibición tan sólo márgenes abiertos circundando el encubrimiento y el dictamen unánime como parásitos trepando la sentencia inspeccionan el paladar y la gruta del reloj de arena hasta la sombra de las entrañas consumiéndose carcomidos por la clarividencia sin pulso para moldear la noche feliz de las ilusiones con una sonrisa fantasmagórica aireando los harapos del rey aceptada la saciedad y el roce deliberado de tus tres contradicciones diarias como virajes de charrán exhalados al viento por las lindes de los picachos sin mayor propósito que enjaular las atalayas y los costados de tu lengua jadeante en trance cuarteada por la pavura de sentirse sin eco  sin conciencia sin nombre sin prolongación sin dedos sin música sin ojos sin boca ni migas que la sepulten en eucaristía como a una magdalena pero una lengua remolcando la inerte experiencia de la palabra sobre los escombros de la mansedumbre es la necesaria ternura del pájaro posándose sobre la rama del órgano cálido y palpitante que fueron rescatando de aquel montón de ruinas polvorientas infinitas veces de la desigualdad aferrada a la esperanza para enseñar de su viaje los frágiles deleites que poseen las imágenes y el aleteo voraz de su cautiverio en el tedio del poeta que busca perpetuarse inyectando cómodos mimetismos en la penumbra pues el pájaro cantará hasta en la desnuda oscuridad del árbol de la vida.


 .
.






10 comentarios:

  1. Sin eco, sin conciencia, sin nombre.. ¡y sin comas! ¿tenías hambre?, que me diría algún profesor o corrector de textos.

    A pesar de todo, me alegro de haber vuelto por tu blog.

    Biquiños!

    Carmen.

    ResponderEliminar
  2. ...sin palabras sin aire sin voz.............una entrada genial (y digo 'genial' con el significado limpio del término no desvirtuado por el frívolo uso cotidiano que de él hacemos).... la he leído ya como seis veces y sólo puedo decir que me maravilla el ritmo el contenido y la coherencia interna de ambos que mantiene de principio a fin lo que a simple vista parece un ejercicio maratoniano de dejarse fluir y que resulta en el exorcismo de desentrañarse las entrañas desde lo observado en el mundo industrial decadente de afuera trasladado y re(de)construido en su interior y de ahí otra vez de vuelta al exterior a través de la voz del poeta en ruinas criminal en la ficción de la farsa del hombre.............................menos mal que termina con el pájaro posado sobre el árbol desnudo y oscuro de la vida para que podamos descansar mientras oímos su incesante y tranquilizador canto................impactantes también las fotos y qué decir de la música, el complemento perfecto (¿no conocerá usted al autor y se la habrá compuesto para la ocasión? ;)) Ah, y gracias por descubrirme Les chants de Maldoror, no los conocía, les echaremos un ojo en alguna estación.....

    (PD: he intentado usar las menos comas posibles, pero en fin, que no sé 'no usarlas' tan bien como usted. Reciba igualmente el guiño que desde la cabina le hago con sumo respeto. Me quito la gorra de Maquinista y hasta el sombrero de fiesta, y le comunico mi más sincera admiración.
    Un fuerte abrazo de toda la tripulación...............)

    ResponderEliminar
  3. Sin cortina ninguna, sin ningún tipo de maquillaje que se interponga entre tu mente y nuestra mirada de lectores. Las palabras cómo vehículos de tu pensamiento y Un acto de generosidad al permitirnos zambullirnos de lleno en él.
    Un beso limpio

    ResponderEliminar
  4. carmen,

    mi hambre dista mucho de cualquier docencia

    gracias por pasar y un abrazo

    maquinista,
    el ritmo el contenido

    diluir las piedras del pensamiento

    eliminar las ideas intermedias, a veces puede ser extenuante sobre todo por esa diana, la carga humana que ha de soportar el que anhela crear un poema

    aún así, intentando deshacerse de ella

    no olvida el lenguaje sensorial

    no la de una desvaída realidad sino

    el sino, algo que puedes avistar en una tienda de antigüedades por ejemplo

    las cosas como alfabeto,

    respecto al mundo industrial te recomiendo una lectura de la sociedad humana, preindustrial, pero también “yo-acuso” a totalitarismos todavía vigentes, una mirada apocalíptica y entrópica, que es; “Marat-Sade” , un barrido sinfónico de ideas en pos de una soberanía popular. En un momento Marat dice “Nunca se librarán del pasado; nunca entenderán la agitación social en que se encuentran” aunque sólo los locos entenderán. A lo que añado, los poetas, en trance, desterritorializa, sin ansia de poder, pues es ansia, es instrumento además de palabras

    hace poco leí estas palabras “El poema requiere ese tipo de atención. El que escribe es un felino al acecho. La trayectoria es la presa. El poema es el gesto.”

    Anticiparse / romper la cita

    diluir las piedras del pensamiento

    cuando imponemos el yo o el tú
    las emociones a los sentimientos

    borrar el cuando
    borrar la soledad

    eliminar el juicio al sujeto
    mirar desde el centro del individuo



    gatear


    arañar la espalda del prosélito

    /

    si te acercas a Maldoror encontrarás la luz oscura del conde de Lautrémont

    extrae las interferencias mentales de la carroña humana

    un peligroso placer

    un gran brazo para usted extensible a todo su tripulación

    carmela
    gracias por dejar el telón subido

    decir que es benevolencia la vuestra al leerme

    tengo una falsa tolerancia a lo que escribo y a decir verdad,

    las últimas semanas estaba tentado a dejar este espacio, con pena

    pero estaba casi decidido, hasta que ví un cuadro, la muerte de Marat

    que desencadenó mi entrada

    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. bien por Jacques.Louis Davis, :))
    un beso

    ResponderEliminar
  6. bien por la mujer que acabó con Marat

    aunque el arte de Jacques Louis sea sublime

    ResponderEliminar
  7. C.C., ni se te ocurra irte así, de cualquier manera!
    Bueno, yo soy nadie para decirte eso pero, si te vas..., que sepas que te echaremos mucho de menos.
    A todos nos ocurre alguna vez que las musas se nos van y queremos dejarlo todo. Pero como son tan caprichosas, terminan volviendo.
    Cuidate mucho ¿si?

    Biquiños...

    ResponderEliminar
  8. Me gustó esa música que suena casi oxidada, casi tanto como tus...nauseas? Me gusto ese contraste entre lo terrible y la placidez del pájaro. Me gustó, aunque duela.

    ResponderEliminar
  9. Qué te vas?, no por favor, que acabo de llegar...

    Maravilla de blog tienes.

    ResponderEliminar
  10. Nunca ha de cesar el canto del pájaro. Porque el canto del pájaro no es unívoco. Y otros pájaros engarzaran su canto al suyo desde otras ramas. Y los habrá que canten desde otros tiempos, aquellos que aun están por venir. No debemos dejar morir la voz. A la vida sólo le está permitido el silencio cuando se ahueca en la escucha. No te dejes vencer por el tedio, dale cancha a la palabra y que esta juegue su juego.
    En el mundo nacen cada día nuevas Charlotte Corday. Aunque pocos son los que saben de ellas y menos los que las recuerdan.
    Bico borrascoso

    ResponderEliminar

o tu no-comentario

on the road