28 de diciembre de 2011

Poema jamás escrito (II)



*
(  I I )
Expectante
La luna se rompió en el mar
y de sus trazos orillados al abismo
rozan mis dedos el reducto de un espacio incesante
cicatrizando con alas la historia de un abismo insatisfecho
Apetito de deseos.
Desdoblamientos
hojas que son suerte de expiación
apetito de luz y aire.

Creo que fue al nacimiento de noción
cuando nos sentimos insectos panza arriba

Un picnic

La mesura de las sábanas
el poliedro del parque
los piés
acariciando sus retornos
hacia adentro
confeccionando la soledad.




*
clic para abrir el link

8 comentarios:

  1. Hola!
    Creo que al principio más o menos lo seguía, pero luego me he perdido...
    Debo estar un poco cansada, no hagas mucho caso.
    Hoy aún he vuelto a recordar tu historia de la cena del otro día ¡ays!, que se me quita el apetito, jaja

    ;)

    Biquiños...

    Ah! feliz salida y entrada de año; feliz 2012.

    Carmen

    ResponderEliminar
  2. Gracias Julia.

    Carmen; Un poema es una brújula.
    Tienes que dejar que la aguja indique.
    La cena del otro día, fue divertido, no?

    ResponderEliminar
  3. Esto..., sí, ¿divertido?, sí, claro... dependiendo del color del cristal con que se mire, je (¡te cuelgo!, yo escapándome de los blogs de dos sádicos que me habían recomendado, y vas y escribes aquello!)
    En fin, eso: para "partirse" de la risa, jajajaja

    ;)


    Biquiños!!

    ResponderEliminar
  4. Algunos de tus versos son absolutamente geniales....

    ResponderEliminar
  5. Gracias Vera. Aunque prefiero los de (I)...

    Tengo que mandarte "Palindos" mecanografiado. Esta noche, leeré "la raiz" y te lo mando.

    ResponderEliminar
  6. …las alas de la soledad crecen hacia dentro, y dibujan en sus caras interiores un éxodo unipersonal sobre el que sólo pueden quedar marcadas las huellas poliédricas del pie del héroe, como en una suerte de (in)migración, (auto)exploración y (re)conquista de lo propio. No debe pisar ese camino nadie más……
    …y esa luna rota sobre el mar, con sus trazos remolcándose hacia el abismo, cae a gran profundidad porque el viaje verdadero adopta siempre la forma de búsqueda, y es necesario por tanto hundirse hasta el centro para poder alcanzarse a uno mismo, girarse y expiar ese apetito no ya en banquetes de carne ajena, sino en autofágico ritual sobre el altar del propio pecho….

    Maravilloso poema jamás escrito y, por tanto, nunca leído y siempre olvidado. Tanto como el primero. Deseo pues, que ‘no cese su espacio’…..aunque nos excluya de él y se recluya en sus fronteras, solitario………………………………

    (PD: la palabra de verificación es 'sisshea', así pues, léalo en susurro ;))

    ResponderEliminar
  7. Leo con ternura, y agradezco el susurro.

    y sí
    a veces
    me valgo de las antípodas para recorrer mi interior

    ResponderEliminar

o tu no-comentario

on the road