15 de noviembre de 2017






(1-o)


Hace tiempo que no escribo. Mucho. Y ya es hora de retomar de nuevo camino. Confieso que llevo un largo lapso sin preocuparme por el imaginario propio ni por plantearme problemas del tipo que sean, vía escrita. Lejos de la especulación, aventurar la percepción ante las múltiples realidades, es habitar nuestro propio ser, estar en el mundo. Ser uno, capaz de ser otro.

Este fin de semana se vivió un “momento” histórico. En el sentido que suceden cosas que dan sentido a la vida; el enfrentamiento del nacionalismo banal frente al derecho de autodeterminación de un pueblo. Si fuera objetivo diría que el gobierno catalán puso sobre el tablero el sentir del independentismo frente al muro estatal, y su bien conocida represión salvaje. No sería complejo legitimar la dinámica del pueblo catalán, que no se siente representado ni quiere, la injerencia del gobierno central. Y tirando del hilo podría llegar al pavor de ver la pasividad del resto, amparándose en falsos debates, reduccionismos, o polarizar opiniones; el gobierno es tonto, los manifestantes son radicales o burgueses. En fin. Le ponemos la palabrita “post-verdad” al artículo y a dormir. En realidad toda post-ergación siempre fue la contraparte de la historia.

El multiculturalismo de mercado favorece un sentimiento de nacionalismo banal. De ningún modo pensaría defender yo una nación o estado, y sé que toda negación, es determinación. Tampoco se me ocurre defender un modelo de partidismo, parlamentarismo, Pero el gov catalán decide un referéndum ¿y?. El racionalismo pedagógico de las instituciones se convierte en un simple bloque represor. Es bien simple, por apoyarse en superficies planas. Se gira, o gira, sobre superficies curvas. Se convierte en ficha. Producto de este nacionalismo banal, o fascismo de baja intensidad en que se ha convertido eshpanha.

[7 días después] Parón mío motivado por el enojo tras perder una hoja escrita dado un descuido informático. Tiempo más que suficiente para observar las estrategias, positivizaciones estructurales de la reprogramación neoliberal. Estado y medios de comunicación como límites del valor humano. La inercia de lo real busca la diferencia, las diferencias en la dominación. El deseo de servidumbre y la persistencia del desconocimiento mutuo convierte en “loco” cualquier intento de nombrar la libertad nutriendo así el fenómeno de la tiranía venga de donde venga. No aceptar el “derecho a decidir” no es otra cosa que reforzar el independentismo a la par que forzar la respuesta del opresor y los lacayos de la “Santa Compaña”, dios-patria-rey. Trinidad que une hasta a los patriotas de la izquierda.
A finales de los años 30 nació en el mundo occidental lo que vivimos como la guerra “sin límites”. Interior; los países con estados fuertes funcionan gracias a una participación social débil. Exterior; como espectadores de la desintegración de la autonomía, autodeterminación, de los pueblos. El egocentrismo de este mundo zombi sin embargo no borra la lucha por la justicia social, la resistencia, el apoyo mutuo, la organización de los gremios, el confederalismo, el comunalismo que han existido y todavía perviven en los resquicios de dicha guerra sin límites.

La gestión político-militar de un territorio bajo el consenso del himno patrio naturaliza su acción, neutraliza la libertad, y solamente saca a luz la “estrategia” democrática de aquellos que piensan que pueden defender “su” territorio usando la misma arma que el enemigo, la hegemonía. Especulación moralista, por ejemplo, el independentismo que basa su ser en el viejo esquema, en su ser per se (el hecho de ser catalán) por encima del objetivo de la independencia. Objetivo que personalmente defiendo si es contra el capitalismo institucionalizado, máquina que muere cada día para nacer de su propio cadáver.

La imposición democrática, disciplinar/nazi a la población mediante estructuras institucionalizadas, relaciones fijas que envejecen, evaporan ante la mirada indiferente del consumidor de grandes “verdades” que no son sino máscaras que se superponen unas a otras.
Por lo que tengo visto en Cataluña el independentismo es una posibilidad para profundizar la democracia, dejando atrás lo que es la defensa de la identidad nacional. Motivo principal de defensa para los unionistas. Desleal cualquier manifestación que la contradiga. Hoy (9-0) el (DUI) se declara la independencia, dentro de la “imposibilidad” y se abre el camino para que desde el gobierno central se tome Cataluña. La verdad que imagino lo que están a pensar los lame-botas socialdemócratas europeos y sus dirigentes. No hace mucho Yugoslavia fue destrozada y puesta en bandeja a la OTAN.

En los años 50 tras la apisonadora de las “grandes guerras” se confeccionan las resoluciones que entre otras cosas consideran el derecho a la autodeterminación de los pueblos incluso como condición previa a los demás derechos fundamentales. Entiendo que no es justo enfrentar los derechos colectivos a los derechos individuales. Pero ambos derechos son eficaces o nulos según qué momento histórico, y ambos derechos ahora, deben reconocer el enunciado del régimen del estado español con su Constitución como legitimación del propio statu quo. Competencia despótica de un Estado que simula, disimula su “contrato social” en dicho sistema de creencias, mitos y demás relación de poderes simbólicos eficaces. Símbolos obscenos que cimentan la acumulación de poder. Fines sedentarios; subordinar la territorialidad, la fiscalidad, el trabajo, las obras públicas, a la apatía y la pasividad de las gentes. Incluso los símbolos reflexivos (prejuicios) reemplazan la conciencia y las palabras desaparecen tras imágenes terapéuticas, ajustamientos a la sociedad, agenciamientos de opinión y mercado; sociología industrial.

*
Dar cuenta del fracaso institucional, condición del buen ciudadano, bien informado (la tecnificación de la realidad) y bien burocratizado en la digitalización del autocontrol. Yo continúo este texto al azar y ahora acaban de declarar la república catalana. Movimiento, en un tablero. Una de sus ¿nuevas? herramientas es la universalidad, amparo.A las no pocas anarquistas y libertarias del planeta se nos enciende la vela de un soplo y vemos el vuelo del búho. La universalidad era el único divisor en las comunicades no jerárquicas administradas por asambleas de apoyo mutuo. También constantes entre tanto exterior aniquilado anquilosado (ankylosing sea)


Tu odio hacia mí, hacia todos nosotros, 8U5*, viene de arriba. Por eso te perdono. Te manipulan. Me lo ha hecho entender Alfonso Guerra hablando de los catalanes etc… palabras de una víctima de la agresión policial. (enlace)



Llegar a creer justa/justificada la mano que aprieta el cuello.


*


La capitalización de las luchas sociales son el acompañamiento al conformismo informatizado. La televisión de mañanéo manipula con opiniones de extremados fascistas, y en las universidades se enseña a ser reformista y/o neovanguardia mientras el estado español ejerce un totalitarismo hermano de otros tantos. La intensidad de la resistencia es ténue pues ya son demasiados los golpes. Recuerdo vagamente cuando espanha entró en la unión económica europea tras una hinchadita identidad nacional ”democrática”, de aquellas todxs escuchábamos a Peret y celebrábamos las “autonomías” del imperio. En 1955 entró en la o n u u.u.

Sin embargo, la forja de la amistad en el anarquismo y el libertarismo jamás ha dejado de ser la creación de un tercero. Amistad es un tercero que no acata más norma que la propia autonomía.
Ahora bien;
A lxs troskistas de la forja asamblearia contra-hegemónica no les parece combate posicionarse, ante la autodeterminación. Pero bien les vendría escuchar lo que decía Gramsci “La lucha de clases, moral porque es universal, es superior a la guerra, inmoral porque es particularista”. La verdad, que el estatismo aquieta. También, el estado, es moral, mito, común. Átomo, espectro. Pues ahora la pregunta es ¿qué es ser catalán? Nos imponen ante esa abstracción manía cristiana mitad manía dionisíaca  de venerar el pequeño espacio que pisamos, nos amamanta, y envenenamos. OOOIOlos obreros no tienen patria… aunque la imaginan y se enorgullecen de sus elegidos.

¿en espanha no hay presos políticos???

es curioso ver que el dictador patrio Franco era hijo de una espiritista, su hijo creería en la masonería y en los deseos secesionistas de los pueblos como enemigos.


El siguiente texto “rememorativo” explica muy bien el presente de la ciencia económica y de dónde viene. Encontrado en la red…

Para cubrir todo ello, mi ex alumno Montoro está preparando la mayor subida de impuestos de nuestra historia en 2018. Algunos la califican de la mayor subida de la democracia, pero se olvidan que en tiempos de Franco la gente apenas pagaba impuestos, tanto que la presión fiscal en 1975 era del 11 % del PIB, mientras que a día de hoy si hacemos como que nos creemos las cifras de PIB oficiales es del 38 %,



(15/N)

Este escrito inconcluso no tiene más remedio que permanecer inacabado. Su autor cree dispendio contenerlo y cuánto más extenderlo. Su autor permanece demasiado ocupado en eso de que la realidad es ficción.

*
 


on the road