28 de diciembre de 2011

Poema jamás escrito


Foto y texto de c c Rider


( I )

En el agua negra que bebo esta noche
siento la estrella estigia
tostando mi lengua

Para borrar, la angustia
coso mi sombra a los pies,
el infinito está inmóvil
teme

Un mendigo dice que el mundo no existe
coso entonces de sus ruinas los residuos
a los pies, también
para borrar la angustia, lo sé
es una bofetada ponerse a su lado
una boca sellada
un nudo
que marca un retroceso

La vida no es un sueño definitivo
es un nudo en la garganta.

Riego mi tristeza al mendigo
incapaz de la fortaleza del alma
caridad
al recibir
menguante
mi tristeza
su pulpa pútrida
iluso
cree ver altos edificios desde los que lanzarse
coso entonces sus cornisas
a los pies,
soporto la deformación de la realidad
somigrar en el abismo
abstenerse

detengo el poema.

Giro el reloj de arena y hago un agujero
cae el pájaro de fuego
primero los ojos
luego el rencor
es uno con la música,
con el pendular del reloj
un hacinar de días sobre la tierra.

Tenue
una esperanza de saber
atonal.

Los muertos se santiguan

El gusano repta las cenizas
y restablece el equilibrio
asegura
que el mundo no se esfuma
cuando la luz se apaga
¿luz? ¿qué luz?

El horizonte se desvanece
alejándose del poema.

El horizonte
mañana
me acompañará en cada fuga
con
tristes ocupaciones.

Olvidamos que morimos
como quien espera el alba,
no hubo combate dirán
sólo yermo
se representa el infierno.

La crítica coincide en el efecto;
reinventa
traga tierra para traer un cadáver.

Pero ha de ser mañana.

Esta noche vuelan los ángeles
ellos
que pasan y respiran el aire envenenado
y caen
¿tierra prometida? ¿tierra inalcanzable?
¿infierno? ¿qué infierno?.
Abro bien los ojos
Anatomizo sus cuerpos
Di-secciono
Busco un hueco en el que vivir
y no lo encuentro

En la solapa de mi próximo libro
he de escribir
nací en una casa vacía que todavía me habita.





Henri Michaux







 *



5 comentarios:

  1. Es impresionante esto que acabo de leer.
    No sé qué puedo decir, siento que si abro la boca lo estropearé todo.
    Permíteme que recapacite para regresar en otro momento, ahora mismo soy más lastimosa que el propio mendigo.
    De verdad, tremendo resurgimiento el de este poema.
    Mi más sincera enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. gracias, decir nada muchas veces suele ser más claro que querer decirlo todo, algo insomne ante cualquier silbido que pretender

    pre-tender hacia uno mismo para
    el otro para tenderse a traves de cualquier oscuridad o exceso de luz

    tengo un laberinto de lámparas y ninguna de Aladino, mi casa es su casa será bien recibida con sonidos y gestos

    ResponderEliminar
  3. ...igual que Yo, mejor coso mi boca..........porque hay ángeles cayendo, nosotros 'olvidamos que morimos
    como quien espera el alba'...y estoy en casa de un Poeta.

    Profunda admiración. Tren replegándose y leyendo el poema una y otra vez hacia dentro...

    Fuerte abrazo a los dos, Rider y Yo.

    ResponderEliminar
  4. Aunque tiré una colilla por la ventana hace diez minutos. Puedo decir también sin mala conciencia, que no es la admiración la que me nutre, sino el asombro y la confusión, escribir estas minucias simplemente para recibir un abrazo, o el chillido de un peatón con la cabeza ardida, son mi telón. A veces en llama.

    ResponderEliminar
  5. El abrazo lo recibirás siempre, ya lo sabes ;))
    Y en cuanto a la 'nutrición', sé perfectamente de su carencia de necesidad de admiración, y eso no hace más que alimentarla...

    (en cuanto a la colilla, sí..ejem...dejando a un lado lo que -bien sabes- opino al respecto, creo que eres el único viajero al que se le ha expedido licencia para hacerlo y además no poder evitar esbozar una sonrisa.......cosas de la 'poción', ya usted sabe......)

    Un beso muy grande y un fuerte chirrido-chillido, soltando chispas sobre las vías. Llamas.

    ResponderEliminar

o tu no-comentario

on the road