30 de diciembre de 2015

rama _ líquen









¿Qué ocupa el lugar de la escritura cuando queda desierto? ¿Campo, como nos dicen, en barbecho? Y si no vuelve, y mientras no volvamos a visitarla, ¿cómo mantener ese pozo sin que se seque, sin que se ciegue? Reflejarse de cuando en cuando en lo profundo, y cada vez más pobre, de sus aguas. Reconocerse en el barro último, hasta poder regarlo, alimentarlo de nuevo, con esa sed nunca del todo olvidada.
[ Ada Salas, “Alguien aquí” ]

2 comentarios:

  1. Sabias palabras.

    Te deseo lo mejor para este nuevo año que entra!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el cambio de año siempre coincide con cierta falta/resguardo de la savia. nos atrapa un poco durmientes. Abrazos, qué tengas buen año!!

      Eliminar

o tu no-comentario

on the road