7 de diciembre de 2015

parir de pie






Churucampa, el pueblo
donde no mueren las embarazadas

Me llama la atención esta noticia, reseña, sobre el “protagonismo” de las mujeres en Churucampa oficiando sus propios partos. Después del lamentable titular y encabezamiento leí un excelente artículo sobre la maternidad y como la sociedad patriarcal la hace tambalear, débil, de todos los escenarios posibles. En tal parto, la mujer tiende a extenderse hacia adelante, abarcar la tierra, tal vez, o no dejándose privar de nuestra animalidad. Os dejo aquí el enlace

Digo me llama la atención esta noticia por el magnífico respeto emanado hacia la gravedad del nacimiento. Más tarde la criatura ha de decidir vivir unido o separado a la tierra. Unido o separado de su madre. Aquí seguido os dejo unos fragmentos pero desde otro enlace aquí

Menos sangrado en la mujer, menos posibilidades de desgarros y mucho menos dolor son parte de las bondades que defienden especialistas como Angela Brocker, directora en Lima de la casa de nacimiento Pakari ("nacer", en quechua), que promueve esta práctica. Pero la tradición dejó paso a la "modernidad" cuando en el siglo XVII el médico francés Moriceau "acostó" a las mujeres para aplicar el fórceps, mientras que la anestesia epidural, llegada en los años setenta del pasado siglo, también contribuyó al parto horizontal. Preparación. La mujer debe prepararse más. En la actualidad no estamos acostumbrados a sufrir. Cada dolor se cura con una pastilla diferente. Vivimos en una sociedad medicalizada, acostumbrada a usar pastillas para todo. En un parto natural se sufre y el cuerpo y la mente deben prepararse para ello.

*        *      * * *      *         *   *  *
 

A veces creo que lo intelectual se opone al pensamiento como acción. La filosofía en general me lo hace suponer, lo sus-cita, y tal vez en cierto contra me permito acceder a la partición, o. [Del brutal libro de Mercè Rius –ContraFilósofos- (Hegel, “Mientras que la comunidad solo subsiste mediante el quebrantamiento de la dicha familiar y la disolución de la autoconciencia en la autoconciencia universal, se crea su enemigo interior en lo que oprime y que es, al mismo tiempo, esencial para ella, en la femenidad en general. Esta feminidad –la eterna ironía de la comunidad- altera por medio de la intriga el fin universal del gobierno en un fin privado.” ¿Dónde la eterna ironía, en la feminidad o en la opresión?.]



Tal vez el odio a lo primitivo (o cierto tedio interpretacional) hace de la sociedad moderna algo anticlerical y misógina, tal vez la introducción del derecho romano, su reintroducción, por parte de Alfonso X y sus herederos convierten ese odio en el control estatal de las féminas en el patriarcado de la propiedad privada. Cuando el individuo, es conformado propiedad. Las mujeres indígenas de Churucampa asimilan con la vida su dimensión. Devotas tal vez a cierto matriarcado religioso, el progreso parece imponer la aculturalización, y el dinero, cobra un matiz erótico para el hombre. La mujer, es el primer “objeto” capitalizado de la historia. Cambiar “oro” a cambio de un “dios”. La separación sexual como primera división de clases. Además de ser también la primera unión. La primera divinidad, por engendrar, y por gozar. Sería bueno equilibrar los privilegios y continuar la diversidad. Desmitificar sobre todo al hombre, pero también a la mujer, invertir tal vez –a Mme Beauvoir.
                                   La mujer es el Otro en que el sujeto se supera sin estar limitado, que se le opone sin negarlo; ella es el Otro que se deja anexar sin cesar de ser el Otro. Y, por tanto, es tan necesaria para el gozo del hombre y su triunfo que puede decirse que, si no existiese, los hombres la hubieran inventado. Yo no me siento mujer, puedo sentirme mujeres, no puedo sentir la liberación de la mujer, pero sí de las mujeres, así como la liberación corresponde de una en una. Tal vez por esa tendencia masculina en busca de la mujer en general, como hembra, como mito, se presenta complicado, tal vez. No es algo natural para mí, pues es algo labrado históricamente. Por eso es doloroso ver la pérdida en cierta vertiente feminista cuando promueve la “unidad” como acción política. Lo TOTALIZADOR no es exclusivo masculinista, decía Judith Butler, y seguidamente decía de Mónica Wittig influenciada por Beauvoir que para ella el lenguaje es un instrumento o herramienta, y las personas no pueden adquirir significado dentro del lenguaje sin la marca de género”. Así que si debo reflexionar sobre mi otredad tomo asiento. Y si debo reflexionar sobre la feminidad que albergo o la masculinidad que albergan las mujeres, amo. 

*        *      * * *      *         *   *  *
 

Los hombres piensan que la mujer es un ser frívolo aunque reconozca sus privilegios. Admitimos una división natural así como admitimos natural el embarazo, una división planificada en un estado individualista y patriarcal obviamente, el residuo de aquello que no se logra reducir al parámetro de la “lucha de clases” podría ser en cierto modo los feminismos. El derecho a respetar su cuerpo es obviamente el derecho a respetar su pensamiento. Si solo se admite su carencia, o su dependencia, estaríamos idealizando, una mera abstracción. Y entre semejantes, sería un insulto. [Mercè Rius Contra-Folósofos “La palabra ‘otro’ quiere decir tantas cosas que no significan nada.”] [Simone Weil “Los hombres de acción y los emprendedores son soñadores; prefieren el sueño a la realidad. Pero, mediante las armas, obligarán a otros a soñar sus sueños. El vencedor ve su sueño, el vencido ve el sueño de otro”. (Venecia salvada)]. Las mujeres deben decidir en qué posición han de engendrar. Pero no como elección, no por  un sentido pitagórico de los dualismos… técnicos, éticos, bien7mal. Dar a luz, en el orden de lo potencial, de lo posible, no es un simple antagonismo. Ya el capitalismo-realidad, no necesita de antagonismos. Este tiempo global asimila, crea acumulación, homogeniza. 
*        *      * * *      *         *   *  *
 
Más allá de los puntos de vista dilemáticos y los puntos de vista universalistas

Parir de pie
Mi madre me recuerda
al nacer, un filo tocó mi mejilla
aun así, me sostengo sobre él.
El melocotonero florece en calma
y el salitre del camino
en un pie
ojo críptico de lo insemejante.

*        *      * * *      *         *   * 

El niño debe deslizarse de infans a hablante,  para romper cercos, crea una máscara. La voz materna unge al infans mientras tanto. No amoldable a ninguna institución, provee del cuidado. [Ashley Montagu, The Direction of Human Development, Londres, Watts & Co.,1957Hace medio siglo, existía una enfermedad de la que morían normalmente más de la mitad de los niños en su primer año de vida. A esta enfermedad se la conocía como marasmo, palabra de origen griego que significa “consumirse, también conocida como atrofia o debilidad infantil. Cuando se realizaron diversos estudios para buscar sus causas, se descubrió que las víctimas más frecuentes eran bebés que provenían generalmente de los “mejores” hogares y hospitales, bebés que aparentemente recibían la mejor y más esmerada atención física. Mientras que los bebés de los hogares más pobres, siempre y cuando los cuidaran sus madres, con frecuencia superaban todas las dificultades físicas y prosperaban, a pesar de la ausencia de unas mínimas condiciones higiénicas. Lo que faltaba en el entorno estilizado de los bebés del primer tipo, y se les dispensaba en abundancia a los del segundo, era el amor materno. Este descubrimiento ha ocasionado que hoy los hospitales procuren que el infante permanezca el menor tiempo posible en ellos.”] 

Hay cierta pasión a la desigualdad en el loco optimismo de las retóricas. El niño es forzado a aprender múltiples idiomas, diversas técnicas, mosaicos de opresiones. En cierto modo es escindido de la veracidad de su madre. Cuando el niño habla, habla el artista, enhebrado por una voluntad razonable que tiene necesidad de igualdad. La poesía no contradice la razón, la estima razonable, órgano de comprensión. 

*        *      * * *      *         *   * 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

o tu no-comentario

on the road