25 de junio de 2013

Giuseppe Ungaretti





aquí, había una largo poema y traducción de Ungaretti

maldita sea!!

lo he extraviado

4 comentarios:

  1. Leyendo, me imagino a todos nosotros como meros fantasmas, o humo, caminando entre la niebla. Tan imperceptibles nosotros mismos y para los otros (Bueno, esa es la característica de nuestros años...)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tal vez seamos imperceptibles y no merezcamos atención alguna, en cambio, lo mínimo en nosotros es capaz de postergarnos, postrarnos, e incluso, creernos. La magia de estos versos que te hacen ver ese humo sean tal vez los largos y duros años en que fue escrito, y en las experiencias y el afinamiento del cincel de Ungaretti que he osado traducir. Digo osado pues el original es una pieza, unidad…palabra-lenguaje-sentimiento de tal voltaje que me hace sonrojar si pienso en la poesía actual. Este poema se asemeja bastante a una escultura, en la que el bloque de piedra es sacudida por el espíritu del poeta, responde la piedra, eliminando, esquirlando conceptos mentales que no corresponden a una construcción. Pero bueno, imagino que el poeta además de ser un ingeniero de la piedra, también es un hacedor de sueños o registrador de realidades pasadas. Retener y proyectar. La ciudad, la ruina, el asedio de la misma, el acento de la mirada, son características de nuestro tiempo, un tiempo sin historia “aparente” pero a veces surgen personas que además de expresar, saben explicar. La característica de nuestro tiempo es el pedestal y qué ufanos nos creemos distintos de aquellos que habitaban el Medioevo. Pero bueno, quién soy aquí para decir nada. Agradezco tu lectura caro Darío en esta entrada, en la que cada palabra “scavata è nella mia vita / come un abisso” de Ungaretti parece mirarnos con no muy buenos ojos. O tal vez sea, autoexigencia.

      Eliminar
  2. Aprende uno (el uno) de la compañía de los poetas. El uno, ese uno que aprende, se deja llevar por el ritmo de la arena del desierto, preñada de signos y nombres, descreída de todos ellos. Prima el desierto aunque sea "alguien" el que parece que habla, quizás un viejo, una sombra de figura, un adicto a. Copio y pego el poema para lectura calmada, para momento reflexivo en el que pueda hacer lo que creo. Se lee lento y rápido este poema porque pareciera que debe oírse silencioso en el espacio de una inspiración.Es un poema para ser leído en escritura. No conocía a Ungaretti pero en estos versos que trasladas. Dicen:

    La persona, el objeto o la oscilación

    O los insólitos lugares o los no insólitos

    Desplegando el delirio, o esa angustia,

    O el fatuo rebato

    O un firme afecto,

    Son, inmutables, me suceden.

    Es mucho lo que me sucede, lo que acontece (el acontecimiento) y lo que me sigue (el acontecer, lo que está aconteciendo en el monótono vibrar de la oscilación).

    Leeré luego más lento conteniendo la respiración y dejando hablar al pan-orama. Advertido estoy de "la caridad feroz del recuerdo". Oscilo como bibelot insuflado por el aire de un ritmo

    Gracias por la traslación y un abrazo de estío.

    Salud y librepensamiento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siempre es una alegría saber a ese (el uno) siempre en la orilla, un poco a contracorriente, un poco en contra del murmullo… pues creo que eres la persona que más admiro (dentro de estos territorios-sin-lugar) por su manera de pensar. De cómo lees a través de la piel y no solamente por la mirada. Escribo ese fragmento que mencionas del original y continúo…
      /
      2
      Se nellíncastro d’un giorno nei giorni
      Ancora intento mi rivengo a cogliermi
      E scelgo quel momento,
      Mi tornerà nell’animo per sempre.

      (La persona, l’oggeto o la vicenda
      O gl’inconsueti luoghi o i non insoliti
      Che mossero il delirio, o quell’angoscia,
      O il fatuo rapimento
      Od un affetto saldo,
      Sono, inmutabili, me devenuti.)

      Ma alla mia vita, ad altro non più dedita
      Che ad impaurirsi cresca,
      Aumentandone il vuoto, ressa di ombre
      Rimaste a darle estremi
      Desideri di palpito,
      Accadrà di vedere
      Espandersi il deserto
      Sino a farle mancare
      Anche la carità feroce del ricordo?
      /
      Expresar o explicar, o excogitar estos versos parece una tarea de esfuerzo sobrehumano. Así como es imposible revisar lo ya sido, sino sus enseñanzas, una razón liberada tal vez fruto de la autocreación y no de la mera representación o intento de réplica. Crítica que se suele hacer desde las vanguardias a las poéticas más clásicas o herméticas. Obviamente no tan herméticas, sabemos que hay una sustancia que rodea a las palabras que escapa continuamente de la propia palabra, de la propia forma, en la marginación, en la distancia…en el regreso. Ungaretti acá crea un corredor de alta velocidad que va desde el yo-cerca-de ti, al yo-te-describo. Roma ciudad abierta. describir su erial ruinoso, incólume gusanero sin aire…/ Demasiado. El modernismo, el romanticismo, esos amigos de inventarios de ruinas que tan mal aprovechan el cristal del tiempo puro. Son los eternos aliados de la cosificación, dominación, politización de la estética con el fin de controlar, estar en el cauce de las opiniones… humanizar el cuerpo muerto del animal antes de darle bocado. Cultura. Cerco… “”La ley al que permanece y se renueva, Vuelve cruda la ilusión.”” _Walter Benjamin decía en 1933 “..hemos de prepararnos para sobrevivir a la cultura” Creo que tan solo somos capaces e observarnos como fruto, presa de una ilusión, esta-nube-de-palabras que deberíamos atravesar, escuchar desde fuera para pre-sentir la entidad karmica/cántica lejos del lenguaje jibarizado complaciente con “la anodina lengüita negra de salamandra venenosa” A.Artaud. Vendrá el beduino con su vara de zahorí a hurgar en la ruina y descubrirá nuestra osamenta. no para ofrecerla a los dioses, sino para retroceder hasta lo que somos/fuimos, un ser sin propiedad, o un ser vacío (Heidegger maybe).

      Dejémonos acompañar por los poetas sangrantes, decía Ciorán algo así que son la peor peste, seres viciados en un eterno desangramiento. Más allá de la mera menstruación. Dejémonos acompañar por la oscilación de sus faros hasta desprender de las orillas lo sólido, lo viejo; la construcción del niño para plantar cara a la arrogancia del poder. El acontecer…el acontecimiento… cuál, el beso francés que hoy la cultura practica? o las enseñanzas de un Lacan, Barthes, Deleuze, Kristieva, Maillard...?

      un fuerte abrazo, filatélico y filial.

      Eliminar

o tu no-comentario

on the road