11 de marzo de 2013

Eva Veiga [] Nuno Júdice





YOHJI KATO

 今日は。。風が強かった。







A luz
é unha bolboreta
que nos teus ollos
se abre e se pecha.

É o mel
que nas súas cámaras
secretas e ás escuras
fan as flores e as abellas.

É a voz
que disipa as brétemas
do medo e fai brincar
de alegría o corazón.

É o vento
que vén máis aló do mar
e súbito lle abre a porta
á laranxa e ao limón.

É o anel
do tempo nos teus dedos
a tecer un soño nos espellos
como fan o sol e maila lúa
a tramar a noite e mailo día.



Eva Veiga
A luz e as súas cicatrices (Colección Esquío de Poesía, 2005)

***



***


E UNHA CONVOCATORIA
Hai un movemento do corazón que abre a man
coma se botase a medrar órbitas de millo
coma se andase a ceibar soles ao futuro

E dende ese firmamento a súa luz debullase
a solidaria certeza de vivir.
Porque é por ti
que somos tantos
que o amor no sangue aventa ese soño
que ninguén puido soñar a soas.
Por ti que somos tantos a se-lo vento
que a mancheas empuña un corazón
       Eva Veiga
       (Do libro ‘Intifada. Ofrenda dos poetas galegos a Palestina’.
       Fundación Araguaney. Santiago de Compostela, 2003)


**********


**********
Verbo

Por Nuno Júdice


Pongo palabras encima de la mesa, y dejo
que se sirvan de ellas, que las partan en rebanadas, sílaba
a sílaba, para llevarlas a la boca –donde las palabras se
dan vuelta para juntarse, para caer en la mesa.

Así, conversamos unos con los otros. Cambiamos
palabras; y robamos otras palabras, cuando no
las tenemos; y damos palabras, cuando sabemos que están
de más. En todas las pláticas sobran las palabras.

Pero hay las palabras que quedan sobre la mesa, cuando
nos vamos en buena hora. Quedan frías, con la noche; si una ventana se abre, el viento las sopla hacia el suelo. Al día siguiente, la sirvienta habrá de barrerlas para la basura:

Por eso, cuando me voy en buena hora, verifico si quedaron
palabras sobre la mesa; y las meto en el bolsillo, sin que
nadie lo repare. Después, las guardo en la gaveta del poema. Algún día, estas palabras han de servir para una cosa.

DE PARTIDA (Inédito)
8-XII-1997
Escuchando las canciones de kurt weil,
bajo un cielo de lluvia en lisboa, puedo pensar
que estoy en berlín bajo un cielo de nieve
o en otro sitio así, donde cuando llueve,
se escribe.
 
Escuchando esas canciones que repiten
sílabas secas, desde un piano que arrastra
los sentidos hacia el fin de la frase, espero
que la lluvia venga del norte y que los nimbos
canten, con los tonos negros de su fondo,
un destino sin suerte.
Escuchando la lluvia que ya no canta,
con el rumor cautivo de quien no desea
permanecer, reúno los sonidos de
kurt weil como gotas ásperas en la boca
bebiendo hasta el fin sus canciones
en las que no entra la lluvia, como si así
comenzasen las grandes tempestades.
 
Cantar, entonces, con una nube
en cada mano.


EPIGRAMA

A loucura é a grandeza dos simples:
assim são eles mais do que eles,
colhendo flores brancas e reles.

Os doidos, de olhos arregalados,
crescem devagar como as árvores:
só não dão folhas nem frutos.

Amo as suas frases sem sentido:
dobram nelas os sinos abstractos
de um campanário sem janelas.

Dai-me, ó loucos, a vossa razão
— esses remos de subir o tempo
até à fonte de um deus obsceno e nu.



          De A Condescendência do Ser (1988)



AMOR

Um poema, dizes, em que
o amor se exprima, tudo
resumindo em palavras.

Mas o que fica
nas palavras
daquilo que se viveu?

Um pó de sílabas,
o ritmo pobre da
gramática, rimas sem nexo...



          De «Meditação sobre Ruínas» (1994)


Nuno Júdice


Hasegawa Tohaku - pine tree



4 comentarios:

  1. Cantar con una nube en cada mano, bajo las ramas de esa deliciosa imagen de Hasegawa Tohaku, con que rematas esta entrada......o viajar con estos poemas a otro sitio donde cuando llueve se escribe.....y recoger al terminar todas las palabras.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Hermosa selección. Me ha costado un poco leer los poemas de Eva Veiga, pero con paciencia siempre se logra. Los poemas de Nuno Júdice son preciosos y me quedo con estos versos:
    "Amo as suas frases sem sentido:
    dobram nelas os sinos abstractos
    de um campanário sem janelas."
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Qué hermosos suenan en su idioma...

    ResponderEliminar
  4. los poemas de Júdice parecen querer empujarnos, o empujar nuestra vista por encima de las palabras, me llamó la atención ese espacio blanco, que tiene algo de tregua para franquear, silenciar el yo del poema para celebrar el yo disperso entre mano y mano, entre germen y lluvia…
    besos carmela!!!!

    maría Ger; desconozco, confieso, la obra de eva y de nuno aunque ayer tuvieron cabida en un recital acá, en di(n)versos ...
    abrazos!!

    graciñas darío; todos al cabo son el mismo.

    ResponderEliminar

o tu no-comentario

on the road