8 de julio de 2012

“Ser no ser”

Sesshū Tōyō (1420-1506)  Haboku-Sansui o Paisaje con tinta rota. (sobre seda )




































El objetivo era velar la frase prohibida
recitar ante la oruga azul aferrando el olvido
islas esmeralda derramándose sobre el cabello
¿quién soy?
una experiencia de lo que había ahí fuera
un viejo mundo.



.

14 comentarios:

  1. Creo que somos una posibilidad.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. nos despertamos y nos dormimos interminablemente en una espiral que dilata los límites de la piel, ser en otro ser para que la realidad no se desvanezca del todo, por ejemplo, me gustaría que este y los anteriores poemas valieran a quien lea, deseo de escribir, ruptura, mirar hacia un lugar bien alto y anhelar la caída, un deslizamiento del que ni el diccionario ni la gramática puedan dar cuenta, somos una posibilidad cierto, pero en una sociedad que separa la inteligencia de los sentimientos, sería hermoso poder decir lo contrario, vivirlo. besos Maia.

      Eliminar
  2. Ser experencia, ser pálpito, temblor. Si creemos que podemos ser algo más, tendremos que sostener una ficción bien costosa. No sé si existe agarre. Quizás a veces un poema...Bico(¿vendrás esta semana, hermanito??)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá a veces un poema… inserte en nuestra evidencia pensante la vivencia de que ser, es experiencia, y que ser es pálpito y temblor. la oruga azul al igual que a Alicia me pasma e intento hacer algún verso, posibilito la frontera en cada recodo de aquello que se acerca y parece ser extensión al mismo tiempo del paisaje alzado por mi corazón, desterrado de ese lenguaje-eco, ese uso-egoico. Ese árbol de la vida que nos quieren ofrecer, ya seco, ataúd que aprese nuestra voz, es la ficción que debemos evitar.
      ir allá? depende del transcurso de la semana y de la mutilación de mis extremidades, recuerdas mi muñeca derecha? pues ayer amanecí con un mal similar en la muñeca izquierda, me despierto y mis manos siguen dormidas (nota para un posible poema) así que…
      bicos irmanciña

      Eliminar
  3. Somos el intermedio entre lo que no podemos cambiar y lo que está por hacer.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de un libro que nunca he leído, en cambio muy socorrido recuerdo la siguiente definición a aquello que somos, “hijos de nuestros actos”. Cervantes supongo debió pensar en ese punto medio que mencionas, aquello que no podemos cambiar también es resultado de la acción, a la que precede la inquietud por desvelar el misterio que nos rodea, delimitar con una fina membrana aquello que es de aquello que no es, superar el miedo a lo desconocido y disfrutar del mundo, de nuestros hijos, crear y producir sin buscar el consumo indiscriminado, el cambio y aquello que está por hacer, bendita posibilidad…
      saludos y bienvenido

      Eliminar
  4. Me gustan estos pequeños intersticios que se abren. Tu búsqueda es apasionante. Se advierten pliegues, rugosidades en una superficie sedosa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esos espacios aparentemente vacíos, articulaciones de materia, flexible, balancín de partículas de silencio que todavía no han sido observados, desde un punto de vista científico, hablo de la materia oscura fría. Y encuentro cierta similitud entre ese 75% que forma el universo y el arte y por ende, la inquietud del ser no ser. El estilo haboku ofrece un paisaje, una parte no pintada, espacio negativo, que produce más luz que la propia luz y, luego la distribución en gruesas pinceladas debiendo captar la masa y la distancia. Supongo de ahí, cierto significado al primer verso del poema, velar soledad, bendecir el olvido aunque tal vez para ello debamos confrontar la carne, verbalizar la carne en anchos trazos. abrazos.

      Eliminar
  5. Vislumbro en tus últimas entradas un canto al presente, a la vida en si misma, la que nunca se detiene, indiferente a los actos del pasado y expuesta a un éter infinito de posibilidades futuras.
    La sonrisa constante que otorga un río que fluye, un agua sabia, dinámica y cambiante que supera con saltos y meandros todas las adversidades. Una sonrisa al fluir de la vida. El universo encapsulado en una gota de rocío, todos los misterios, todos los secretos vibrando en una gota efímera, un inmediato inmensurable. Inalcanzable incluso para el batracio que carga el mundo sobre sus hombros, pero cuya lengua comprende que la felicidad presente es futuro dolor, y que la vida son ciclos no estancos, pura dinámica, cambio constante que debe aceptarse. Un ciclón de experiencias tejidas en el telar de una oruga azul, un capullo tras otro en constante explosión, una metamorfosis tras otra, una muda de culebra bastarda en un prado reseco por el verano. ¿Soy yo ese?¿La muda que permanece o la serpiente invisible que no vemos? No ser nada para poder serlo todo. Siendo no siendo.
    Saboreo la belleza de tus últimas entradas con la pereza del verano, confiando que no se agote, consciente de su muerte inminente, aguardando el rocío, ansiando descubrir sus secretos.
    Un abrazo de islas esmeraldas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Siendo no siendo". Ahora ya está tejido pero me habría agradado más ese título, como de ida y vuelta y escapando del ordinario. "ser no ser", vamos, si le insertáramos la conjunción disyuntiva "o" tendríamos una convención de acomodadas paradojas agarrándonos de la pechera. Agitando nuestros colmados presentimientos. La poesía “religión original de la humanidad” nos permite acariciar el estado satori del budismo. “El corazón está lleno; el mundo, vacío“ también dijo Novalis. En ese pesado dolor a veces sucede algo, un poema, alguien que acaba su meditación y mata o, alguien que pone una palabra rimbombante en un verso y se siente iluminado. Por cierto, el poema de “la historia de la doncella…” está inspirado en un cuento chino titulado “ying ning o la his…” .
      Aquí, en el paisaje de Sesshū Tōyō vislumbro el árbol en medio del rio prolongando las raíces allá a donde van a morir los ríos, así sucede, escapando del sentimentalismo que el ciclo acontece, al igual que el poema. Es el canto del presentimiento. La maldición de los espectros que pululan el presente son infinitos y por eso no me cabe otra “belleza” en mente que pensar al escribir. Creer sólo en la inspiración, en la percepción es como alejarse de uno mismo y no llegar más allá. Deberíamos escribir en origen para llegar de nuevo a la orilla, aniquilada la isla, colmado el olvido tal vez. El poema busca y es búsqueda a la vez, para ser más real y más raíz empapada de esa agua que lo alimenta.

      un abrazo bien fuerte aka, y una gota de rocío para tu cuenco

      Eliminar
  6. Es maravillosa la imagen con este texto formulado en clave de pregunta vital pero innecesaria.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a veces cuanto más innecesaria parece más vital

      saludos Esther

      Eliminar
  7. Una pregunta necesaria, una mirada que nos abraza.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. siempre depende de la altura desde que se la lance

    abrazos carmela

    ResponderEliminar

o tu no-comentario

on the road