13 de julio de 2012

ese (no) lugar

Adrian Ghenie ., Pie Fight Study 2 55x59cm 2008 oil on canvas

image taked on the art ...







“No escribir sería no ver, no querer ver. La escritura multiplica”
Ada Salas “Alguien aquí, notas acerca de la escritura poética”



**



Epílogo a una intuición”  (Ese lugar, existe, nutre.)

Se arraciman algunas vibraciones
tal vez para silenciar,
preflorar el motín de mi sombra
y volver a la intuición.

Se nutre la sombra con mi caparazón
tal vez para hacer fango de entraña,
deliberada
y volver a la intuición.

Al nacimiento
tal vez sin despertar la piel,
acudiré al palacio subterráneo con un santo y seña
y volver.
(CC)


***
Laura Giordani     ----------------------  BLOG

*** 



      Laura Giordani
      poesía;

                                                                                    Ojeras



Sacrificio . Andrei Tarkovsky


              Bajo la piel hay alforjas
              para guardar las noches
              lentas, ojeras ocaso
              donde se ponen
              fulgores y encallan los soles
              hasta hacerse crónica
              nocturna, pliegue
              del desvelo.
















Hace tiempo perdieron su savia pero seguimos enhebrándolas con fervor como talismanes, como si alguna hubiera salvado un sólo árbol de la quema o fuera posible repoblar una ciudad con fotos sustraídas de lápidas. Habitan bocas, anaqueles, balbuceos, testamentos, encienden esos dinteles que los pies trasponen, encantan el horizonte con su zumbido de enjambre enloquecido hasta contarnos sin metáforas nuestra muerte.

[Palabras]

Venías
de algún continente
sumergido en los mapas
con la mueca oscura
de la estrella sin nombre aún,
flores prematuras en las sienes
y el llanto de todos los huérfanos
empapándote los pies.
Venías desde lejos,
venías muerte, desde mí.
Demasiado pronto
tu botín de fiebres y resinas,
demasiado pronto tu lengua clausurando
todas las vocales de mi nombre.


***


"La casa del gato jugando a la pelota" balzac


Betsy leyendo otros usos





13 comentarios:

  1. Esta entrada tiene variedad, eso me gusta, y en la variedad hay calidad. Me permito irme con la imagen de Betsy y Balzac, creo que a él le habría gustado.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy propenso a leer clásicos aunque el ingenio no puedo negar es imán y con Balzac entra el juego de la descripción, casi fotográfica robando a la representación rutinaria de la historia, los retazos vivos y los cascajos de un tiempo.
      Abrazos Dib.

      Eliminar
  2. Algunos de tus poemas no aceptan comentarios; siento que puede llegar a ser una profanación. Así que paso, leo, pienso, siento, intuyo, busco, cavo, no me arrodillo mas me inclino; busco en la tierra parte de tus palabras, caídas allí para la multiplicación, y me voy algo más rica de lo que llegué. Si no me dejo huella escrita de vez en cuando, no es que no vine sino por el contrario: leí y seguí mi rumbo, probablemente con el aura ampliada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. querida Maia, los poemas de Giordani ni por asomo tienen comparanza, gesto mínimo que es ausencia de frontera y no puedo compararlos con mis balbuceos, aún así estimo de un modo franco detenido y en mi inestable autentificar verso o precipicio que te instales. he intentado hacer un humilde resumen en la margen derecha, aquellas lecturas que este año han influenciado mi estilo, el rumbo

      el silencio roto

      escribir cuando se lee, alzar la mirada

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Querido cc,
      Si he comprendido bien, el primero es tuyo y los demás son de L.Giordani. Tienes razón: ni por asomo se pueden comparar porque son dos voces diferentes, únicas e irrepetibles, dos murmullos, dos mares, dos universos. Sigue. Tú sigue. Un abrazo.

      Eliminar
    3. (Y sé que mi opinión no influye, pero yo no te siento balbucear).

      Eliminar
    4. La escritura tiene ese volumen indolente que a veces uno disiente o teme confiar demasiado en ella. Gracias a esa distancia irreductible el aceite que sustenta la llama no subestima la sublimación de nuestros intentos, pues ello supondría negar la errancia. Sigue el rumbo, palabras, palabras, palabras, y detrás de esa bruma de fábulas, el nombre, que no se basa en algo que ya exista, sino en la expresión oral dada al cuerpo, desde el cuerpo, y cuestiona aquello que es apariencia, una historia sin interpretación. La sustancia perentoria que muta toda la superficie de la tierra. Al morir, toda representación vive. El fantasma de la opinión, que se mezcla entre el brillo de los espejos dobles. La idea es un objeto. La presencia. El bosque debajo de un solitario paso de hormiga.

      besos maia

      Eliminar
  3. No escribir, ¿sería no ver?
    ¿O, por contra, tirar la media deformante que cubre nuestra cara, bandoleros de pacotilla asaltando supermercados, multiplicadores que no se saben las tablas, ciegos que se creen tuertos?

    Escribo, CC, escribo. Y acepto a Ada. Sin embargo, hay sombras en toda la multiplicación. SE requiere honor y fuerza de legionario y vigor espartano. Talismanes que dicen nuestra muerte y nuestra vida, dices.

    Y dices:

    y el llanto de todos los huérfanos
    empapándote los pies.

    Que la presencia dolorida de los exclusos sea bella, es duda que paraliza el entusiasmo por la la escritura.

    Un abrazo y buena caza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “..y el llanto de todos los huérfanos
      empapándote los pies….” decimos al leer el poema de Laura..

      el frondoso balbuceo de mi mente suscribe la necesidad de un talismán también, un librarse rápido de la exclamación y … también me gusta aceptar a Ada, cuando habla del, y desde el silencio, tal vez valorando demasiado esto último. No siento que se deba de escribir desde un lugar concreto, pues no (hay) lugar.

      “Este viaje hondo, o alto, o lejano, que Lorca identificaba con el del cazador que se interna en un bosque tupido, inquietante y oscuro para cobrar la pieza, se produce también en la lectura. Algunos libros, algunos poemas proporcionan al lector un descubrimiento de características semejantes.” Ada Salas.(Alguien aquí)

      cuando el pensamiento vaticina desligándose de la frágil consistencia del lenguaje ocurre que la imagen, digo, el mago “imprescindible” que nos obligó a ser como dices “bandoleros de pacotilla” y añadiría “jacobinos zampa san jacobos” nos prende por el hábito y la “mores”. Puntos bajos donde se esconde la risa y la indiferencia. Ser consciente de sí no basta, ser gato por ejemplo dice más que ser Analía Bustos Lirón, pues el gato representa a una raza y Analía Bustos Lirón simplemente cuelga en su red social el lenguaje estereotipado de la imagen, eso sí, con una frase ingeniosa.

      abrazo, buscaré veda

      Eliminar
  4. La intuición, esa parte animal, ese conocimiento de bestia que nos habita existe y sigue siendo el motor que articula músculos y tendones, los muelles de la conciencia que disimulan su falta de lógica y animalidad con análisis forzados de lógica ajustada a la percepción fugaz. Palabras para explicarnos lo que no entendemos, palabras y más palabras para excavar en sus entrañas, en el oscuro éter de lo inconsciente que siempre se anticipa al consciente. Un espacio ajeno en nuestro interior que nos enlaza con el exterior, tira de nosotros. ¿Cómo interpretará Betsy el mundo con un lenguaje tan distinto al nuestro con el que vestir sus intuiciones?
    Un abrazo bien fuerte Rider

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para algunos pensar es un acto de intuición, pocos, saben expresarse mediante esta frecuencia y lo que es más peligroso, vivir. Pues he visto árboles rebelarse de mejor manera que los hombres. “Leer poesía no es lo mismo que leer novelas o leer el periódico.” Frase que extraigo del blog de Emma, “Hanni Ossot, Cómo leer la poesía” donde también hay dos versos del poeta Corbin

      “ Y los pájaros al desprenderse como hojas cortan

      la cabeza del cazador en la noche”

      y añadiría estos tres más

      "De otro lado el espacio
      el delirio del poema
      este rastro de agua en los labios"

      conformarse con la fugacidad de la percepción es mimar la intensidad, inclinarse ante la llama, ante el proceso de producción de la naturaleza, ante el magma clorofílico…

      “El cuerpo bajo la piel es una fábrica recalentada
      y fuera
      el enfermo brilla
      reluce
      con todos sus poros,
      reventados”

      Artaud . (Van Gogh, el suicidio de la sociedad)


      saludos aka
      pd. para responder a esa pregunta, la mejor manera sin duda es consultar con la mencionada

      Eliminar
  5. Tengo una sensación parecida a la que Maia ha comentado sobre los efectos de entradas como ésta.
    Además, cada comentario parece brotar de un terreno fértil, el mismo cuerpo de la entrada.
    En el texto bajo la imagen de la película de Tarkovsky las palabras fluyen, unas recrean el aliento de las otras, enraizándose al mismo tiempo en algún lugar alejado de nuestra memoria.
    Un envío de un libro de correspondencias que he leído hace poco...
    Arthur Rimbaud a Paul Demeny :
    Digo que es necesario ser vidente, hacerse vidente. El poeta se hace vidente por un largo, inmenso y razonado desajuste de todos los sentidos. Todas las formas de amor, de sufrimiento, de demencia; busca a él, agota en él todos sus venenos, para sólo guardar sus quintaesencias. Inefable tortura en la que necesita toda la fe, toda la fuerza sobrehumana, en la que se vuelve entre todos el gran enfermo, el gran criminal, el gran maldito - ¡ y el supremo Sabio!- ¿Porque llega a lo desconocido! ¡Dado que cultivó su alma, ya rica, más que nadie! Llega a lo desconocido y cuando, enloquecido, terminaría por perder la inteligencia de sus visiones, ¡las vio! Que reviente en su salto a través de las cosas inauditas e innombrables: vendrán otros horribles trabajadores; ¡comenzarán por los horizontes donde el otro se ha hundido! (15 de mayo 1871)
    Saludos! Un placer leerte!;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido por tu presencia. Me gustará poder ilustrar en breves la poesía de Laura Giordani de mejor modo. Aprecio mi trabajo y más vuestras palabras pero reconozco que mi trayecto todavía a dado un humilde primer paso. Soy precavido. Nunca dejaré de admirar a Rimbaud, lo conocí siendo un imberbe todavía, cuando destilaba licores a largos tragos y mi díscola manera de ser, extranjero entre extranjeros, informe. El devenir de una visión. A todo, gracias por dejaros alentar por estas publicaciones estimulándome así a hacerlo siempre lo mejor que pueda, en este (no) lugar virtual.
      Un abrazo.

      Eliminar

o tu no-comentario

on the road