4 de diciembre de 2012

mediodía en el bosque





 mediodía en el bosque



un bosque cuelga un ojo
empecinado en ser colgado
a la hora exacta
bajando por el cuello de una botella.

Discurre
frotando la voz del silencio
como un pez abisal
anonimizando el lenguaje
pueblo de cabeza redonda
nómada
que entra en su concha
para tomar té dulce
antes de
abandonarse en un muro de 2.400 km
con minas
con un lago de arena
con minerías saqueadas.

El aire peina las
Y se mece hasta

La pasividad haciendo mordeduras.
Intraducible es su tuétano,
efecto de gases verdaderos.


Huele a ropa usada
a pólvora de luz verde
a calculistas de aritmética
suturando

con una mordaza
una escurridiza travesía

orina colonial

de inscripción civil.
“¡Larga vida al rey!”

un templo de aire                       con-
cubino de íncubos.

Una flota codiciosa
de exploradores inhalan
                                                               con-
fines
“¡Preparados. Disturbio!”

Una joven gatea desde su jaima
y apaga con los párpados

prolongados desde unos oídos ciegos.

Desbocado

el planeta

horada

un pozo espectral,

costumbrecita
pálidos fantasmas
dialogando
en la sala de partos.


La piel disipándose al
boletín
itinerante

gloria propicia

una población excedente


arrancar su memoria

en un mal arte





 
emancipando las llamas del bosque.





Jochen Hein,Kopp (detail II acrylic on jute, 2006,



 
dunas.
los bosques.
Tienen el camino.



Siempre
es medialuna.



-métrica
la piel herida
 tétrica

ley de fosfatos
que todavía arde
como lápidas



Veredicto,
vertido en objeto
código



los elementos deportados



hasta comisaría

los cigarrillos



ciegos

en aljibes

contando las horas,
 
quimeras insolubles,



Partitura.
No hay fin,
.
sol,

territorio,



de
moribundos
y
en un espectáculo,
de oídos ciegos.

Lo placentario.
Lo planetario
con indiferencia,
con ángeles
intercambiables
sedientos

Lazarillos del exterminio.






McCoy Tyner - Sahara//:
audio





































7 comentarios:

  1. Cuanto dolor en un bosque de arena, la injusticia en la ley de los fosfatos, los oídos ciegos del mundo. Un pueblo vestido con el luto de su sangre.
    Abrazos poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una excusa, que llaman relaciones internacionales, pero están cercenando todo exterior y no sólo lo digo por el discurso desacreditador a las nuevas tecnologías información porisización imposición, el polisario no es un simple nombre. Dante seguramente encontraría las palabras exactas para mostrar su reverso. Actualmente nos muestran la muerte como un espectáculo sponsor en un paquete de tabaco. Gracias por lo de poeta, pero si lo fuera estaría ahora en el cairo. Gran parte del tiempo académico me la pasé garabateando en una hoja en blanco y ratón de biblioteca pescando sul cortile. En la poesía encontré mucha historia y vida.
      abrazos

      Eliminar
  2. Miserias y miserables se reparten. Los miserables se reparten. Los hay de alma y de cuerpo en los dos bandos. Mientras los miserables de la tierra no se apoyen entre sí no habrá nada que hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es mucha la joda que nos está manipulando. El falso realismo se banaliza de un modo en el cual un caos tenga una tolerancia forzada. El arTe es uno de esos modos. La transformación tecnológica se convierte en política y la razón lo históricamente destruida. Involucrarse es repartirse desde un dentro performando dígitos y encontrando la respuesta adecuada aunque no satisfactoria. Girada y visible aunque no interpretada y sí usada aunque sea como interpretación. A uno, a mí por ejemplo, me dan ganas de arrancarme los ojos claro, pero sería imposible mis ojos son mis manos, por lo menos lo tangible. El exilio es una ausencia, perpetuarla refuerza la desaparición del exterior. Para que no suceda habrá que desaparecer, como en un poema que sea unos créditos. Saludos.

      Eliminar
  3. Pues me gusta me gusta lo que has escrito. Interpretas también sentimientos que hago míos. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado el contraste bosque-dunas. Me ha gustado ver el exilio, apreciar el viento que peina a tantas cabezas en un largo viaje. Me he empapado tanto del dolor de esas personas que siento el exterminio dentro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. en invierno
    el desierto también existe,
    inciso ancestral y silábico
    en canal
    el cielo limpio
    por una garra oscura
    //abrazos

    ResponderEliminar

o tu no-comentario

on the road