28 de junio de 2012

Documentos de viaje. Carolyn Forché.



“Travel papers”

IMG_0203


              poema quitado de la siguiente web / / / poesía.

Au silence de celle qui laisse rêveur”
—René Char


En barco a la isla de Seurasaari, donde
los peces pequeños se llaman esguines.
Un hombre lanzó un cuerno de madera de abedul
hacia el mar sin noche.

Queda, la voz. Fuego que no es fuego.
por delante años desconocidos por vivir-


Las campanas de la torre todas de golpe,
 luego
una por una, las horas. Fuera
(De modo fugaz) nosotros mismos-


En un espejo inmóvil, en un azul interno
donde soñándose a sí mismo este viaje terrenal comienza,


pensó en ser desde lo oculto al final de lo visible.



Montañas delante y detrás,
brezos y líquenes, milenrama, olaga gatina,
a continuación, una villa marinera de hojas de chartreuse.

El combustible gastado, quemado
viento, cisnes en silencio.



Condujimos por la línea de abedules
de la autopista desde Dresde
a Berlín, detrás de coches blindados
al atardecer, diecinueve de junio,
pasando la nube negra de un tren de carga
de Budapest.

Entre pueblos que se desvanecen
pretéritos caballos que pacen campos desvanecidos




El año anterior a tu muerte, América
fue a la guerra otra vez 

al otro lado del mundo.
Así es como la tierra se convierte,
has dicho, una gruta de esqueletos.




En las ruinas de la estación: una cama empapada
sillas rotas, una estufa muerta.

El tiempo en blanco, la tiza y el basalto,
frailecillos, la fucsia y la historia de tiro
a través de las partículas
del reconocimiento:
ésta
humedecida con gasolina
y después incendiada, ésa tomando
cuarenta rondas, esta otra
encontrada once años después en un pantano.




En la comisaría, imaginarios
mapas, el humo perseguido por el viento,

los cuadernos de bitácora de los barcos fantasmas arracimados
  y unos pocos diarios escritos de presidio
en papel de seda.




¿Te acuerdas de los lirios azules?
La gruta, la escarcha, el friso?

A través de las ventanas de vidrio soplado
antes de la guerra, un abedul deja caer la nieve
a través de sus miembros desciende en otros abedules. Ramitas de abedul
en el viento a través del cristal.

¿A qué andábamos? ¡Qué carcajada matutina

despellejando su luz de nosotros!




Usted dijo que los cementerios estaban llenos en  una voz
como el viento trenzando entre sauces -los campos
en flor
pero en silencio, sin saltamontes ni abejas.
¿Qué quieres entonces? Usted con su…

reverso, desconocido,
tu libro de las cosas, tú
con los años a punto de ser vividos.




Tu padre cree que te llevó
con él, así estás
en una urna al lado de tu madre dormida
pero todavía estoy escribiendo con tu mano,
mientras perseveras en tus palabras encendidas.




Tal es la tristeza del piano y la luz de luna del rifle.
Las escaleras recuerdan tal como lo hacen las puertas, pero las ventanas no

no, al despertar, mirar por una ventana
si lo deseas recuerda tu sueño




Un dolor de esperanza del que volverás-
el rebaño de graznidos no es tu venida.

¿Flotaste hacia Salzburgo? Un viento
en los campos de mostaza?, o caminar sin embargo
junto a mí a través del asilo en Cracovia?
Horas después de tu muerte estabas
en todas partes a la vez como las golondrinas al atardecer.
Ahora tus momentos son nubes
en una fotografía de golondrinas.




En la hora abierta
entre el día y la noche 

bajo las lluvias de Perseidas
nos abrazamos por una última vez.

Muerto, susurraste
            dónde está el camino?

Allí, a través de la última de las sentencias,
justo allí-
a través de la última de las sentencias,
el camino -

                     ***
Lasciate ogni speranza voi che entrate”
—Dante

Me ha costado poner la piel en la traducción y seguramente no lo conseguí.

7 comentarios:

  1. "Tu padre cree que te llevó
    con él, así estás
    en una urna al lado de tu madre dormida
    pero todavía estoy escribiendo con tu mano,
    mientras perseveras en tus palabras encendidas."

    Sabe a muerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué casualidad que estos días me vea negro con una mano, que físicamente ennegrece. Aún así consigo transcribir. “Maldito sinovial!”. La poesía de Carolyn y Atwood es una fuente de basalto en un claustro. El sabor tiene un obvio gusto amargo precedido, creo de una atemperanza de vacío, insipidez al final de un largo viaje. Apetito oculto, tras las montañas, tras el mar sin noche, tras las ruinas y el reconocimiento. Manu Chao tiene una frase que dice que resignarse es un suicidio permanente”. Este poema rompe la institución y ver al muerto, susurrando, con una boca sin sabor. Ya veo que este verano tendrás poco tiempo para escribir. Aprovecha los huecos de silencio más allá del silencio.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Supongo que, aunque los creamos nuestros, esos años que tenemos por delante en realidad no son más que una bandada de golondrinas al viento, nubes superpuestas sobre el cielo...todo ello maravillas que no nos pertenecen, si acaso 'por anhelo', nunca por derecho...


    Fantástico poema, para releer unas cuantas veces, y a cada vuelta encontrar nuevas ramas, diferentes humos... gracias por el descubrimiento.
    (Y enhorabuena por el trabajo de traducción. Si bien es cierto que a veces el léxico no es el exacto, también lo es el hecho de que consigues lo más difícil: traducir lo que no está dicho con palabras, y eso, para un traductor, es un talento impagable ;))

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. vencejos humeantes vivaquean el lento tránsito
      Tu ayuda ha sido vital. No puedo evitar decirlo. Este verano quisiera traducir poesía italiana. También me gustaría traducir chino antiguo por ejemplo pero creo que está muy lejos. Aún así no puedo evitar pararme en sus xilografías. En la pintura a la tinta por ejemplo no existe margen para el error. Cuando escucho a Komeda siento una gran sonoridad en esa escritura. Terraza. En la entrada “Idos de marzo” ya dejará una composición de veinte tres minutos. Fructificaciones por descubrir. Traducciones permanentes. En la ciudad de Xi’an en el extremo oriental de la legendaria ruta de la seda tal vez existan decenas de traductores mejores que yo, pues mi falta de práctica en ciertos idiomas, me hace dudar incluso del mío, y para descubrir el mito y lo que es más, descubrir que es una simple invención, hace falta atravesar la ruta 66, la de la seda, la del rotatorio del diablo, la del dinero es gasolina, la ruta quebradiza vaga entre las filas de edificios y el puñado de dólares of course. Y arriba los pájaros..
      Abrazos.

      Eliminar
  3. http://www.youtube.com/watch?v=DOtQojQ_QNs

    ResponderEliminar
  4. Graciñas por el enlace, muy bueno este Komeda ;))

    ResponderEliminar
  5. Me encantó.

    Me alegra haber dado con su espacio.

    Saludos.

    ResponderEliminar

o tu no-comentario

on the road