13 de junio de 2012

Derivaciones. The street at the end of the world.



14 comentarios:

  1. Equilibrios y desequilibrios de un gato que salió a comprar pescado en la escala sostenida de una cuerda que no ahorca sino que hace cosquillas.

    Salud y gracias por la risa de la mañana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás repleto de razón, el tubo que está anclado en la pared tiene un cordaje para que no resbale la gata.

      Saludos amigo.

      Eliminar
  2. Aturdes al gato jaja.

    Me gusta, me gusta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aturdimiento antes del refinamiento... Hay que darle al blues a lo que es del blues al fin y al principio.

      Besos mil.

      Eliminar
  3. Jaja, yo también te agradezco los sones y las risas ;))

    Una entrada genial! Espero que te ukeleles más a menudo.

    Besos de la tripulación, y silbidos de Muchacho, que ha disfrutado tu vídeo como nadie!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco va a ser todo seriedad ni en la vida y menos en este espacio, tal vez se me ocurra alguna cosa para componer en video...

      gracias por el laudo de la tripulación, acelerad hasta la próxima parada, os espero.

      Eliminar
  4. Si conmovés al gato, imagino cuanto más a las cobras. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para las cobras necesito de guitarra, amplificada. Con ese pequeño ukelele...

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. No conocía ese método de atracción de gatos, tampoco tu capacidad ukelelística. Me parecés un Elvis en estado muy salvaje. Un abrazo, querido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienen sus horas, pero es costumbre en mi casa, antes de salir y dejarla sola, dejar también sonando un disco de jazz. En lo tocante a parecidos decir, que con unas copitas de más, nace el showman ukelelístico indomable. Resulta un instrumento curioso. No lo practico como debiera pero en cambio a veces arranco secuencias largas de acordes improvisadas a modo de swingg..

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Dadadá!!! Tratas de encantar a la querida Betsy con tu ukelele, pero no olvides que Betsy es gata y no serpiente. Este método funcionaba el año pasado, cuando nos encontrábamos en la playa contigo al caer la tarde, nuestra Bego y la que escribe, porque somos dos víboras de cuidado. Bicos a toda la fámily, y muchos sana sanita para la chica de los ojos mágicos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Bessie es más fácil de encantar con las armónicas. "Al caer la tarde" cuando empiezabas a tiritar y se me secaba la boca pensando en un buen vino. Ahí surtían otros tipos de encantamientos.

      Saludos irmanciña.

      Eliminar
  7. El músico encantado por la gata, más que Bessie siguiéndote al compás de tu ukelele, veo tus acordes persiguiendo salvajemente encantados a Bessie. Y nosotros asistimos al momento mágico en el cual la música se hace música y la fuente que la inspira y contornea, moviéndose en esta ocasión con cintura de felino.
    Un abrazo entre risas por la entrada

    ResponderEliminar
  8. así es, es imposible seguir su frenesí animal y los acordes sin perder un poco de identidad con lo que estás viviendo

    ResponderEliminar

o tu no-comentario

on the road