10 de enero de 2014

四 (cuatro)



siguiendo la poesía y la sabiduría ...



del libro ANTOLOGÍA DE ARTE ASIÁTICO
(EDICIÓN Gabriele Fahr-Becker)


La caligrafía es el arte de saber escribir, una habilidad que en el Lejano Oriente se espera desde siempre que una persona culta haya adquirido. Los signos de escritura se pueden escribir lentamente y con gran exactitud o esbozarse deprisa y espontáneamente según el humor y la técnica del escritor. Pero más allá de esto según sea el carácter de la pincelada, se pone de manifiesto algo mucho más importante: el alma del que escribe. No importa el significado de los signos de escritura, es la forma que nos muestra el carácter del autor. Una vez alguien dijo que la caligrafía nunca podía pecar de falta de sinceridad ya que siempre existirá una duda, un ligero temblor al usar el pincel, que nos da a conocer el auténtico ser de las intenciones del autor.
en sentido enrollado

1. Himno a la pintura. Jin Nong (1687-1763) museo de Shangai. Jin Nong, cuya vida estuvo llena de incertidumbre económica, era considerado un conocedor de la escritura y pintura antiguas. Se dedicó a su estudio casi como un ermitaño. Su caprichosa variación de la escritura cancelliresca o curial la plasmaba con un pincel especialmente preparado para ello.

Para escribir sobre papel o seda utilizan un pincel fino y tinta que se compone de negro de humo (aceites vegetales o madera quemada, mezclado con pegamentos a partir de cocción de piel de vaca) con otros materiales, como incienso y sustancias aglutinantes. Si tomamos como ejemplo Japón, muchas cartas antiguas cuyo contenido se puede calificar de banal (…el escrito de un alfarero que hace un pedido) son consideradas auténticos tesoros por sus cualidades caligráficas y por el reconocimiento histórico de la persona que las ha escrito. Las piezas especialmente bellas se cuelgan con frecuencia en forma de rollo en el rincón para cuadros (tokorama) de una habitación. Cumple así la función de centro espiritual durante la ceremonia del té.

Los registros de la época Tang (618-907) dan a entender que “en la época antigua” todavía no existía la escritura y que se mantenían ciertos acontecimientos vivos en la memoria mediante un complejo sistema de nudos hachos con una cuerda o tallando muescas o símbolos en una madera. Aunque hay ideogramas que datan del año 5.000a.c. Paulatinamente, se fue creando un sistema de escritura con miles de signos. Aún cuando para un occidental pueda parecer prácticamente utópico aprender una escritura tan compleja no se debe olvidar que muchos signos de aprenden de forma intuitiva.

En la época de la dinastía Han (206 a.c.-220 d.c) surgieron cuatro estilos además de la “escritura de sello pequeña”(usada para inscripciones oficiales, documentos, piedras sepulcrales… ) y, estos estilos se siguen usando hoy con pocas variaciones.

La escritura cancelliresca o curial era la escritura oficial de la burocracia para hacer apuntes sobre cañas de bambú o columnas de piedra sepulcrales. Hoy se usa principalmente con fines ceremoniales.

La llamada escritura modelo o escritura normal es la escritura “cuadrada” que se usa habitualmente con signos de escritura gráficamente simplificados. Libros, periódicos…

2. Composición en memoria de Huang Jidao. Su Shi(1036-1101). 31.6 x 121.7cm, Museo de Shangai, Shangai. Ejemplo de escritura modelo o normal en la que todos los signos están claramente delimitados y separados unos de otros. un trabajo realizado por uno de los más grandes calígrafos de la dinastía Song.

Se denomina escritura cursiva o escritura corriente a la escritura marcadamente individual que se creó al escribir deprisa y que equivaldría a la letra cursiva occidental. Las pinceladas de los distintos signos se superponen frecuentemente y en ocasiones repercute a la legibilidad. No existen barreras para la expresión individual, y, tal como sucede con los manuscritos occidentales, frecuentemente la escritura cursiva china es muy difícil de descifrar.

La escritura de hierba es un tipo de “taquigrafía” con signos de escritura simplificados en la que un signo de escritura compuesto por muchas líneas pueden ser reducidas a un simple garabato. Al principio, este tipo de escritura era usado por funcionarios de baja categoría como los carceleros. Pero más tarde se convirtió en una letra cursiva libre que tuvo gran aceptación entre los poetas y que se asemeja en apariencia al tipo de escritura cursiva “xingshu”.

 


3. Detalle del Kokin Wakashu. Atribuido a Fujiwara no Kinto(966-1041) (colección Hatakeyama, Tokio) Este segmento, conocido como “sakai-jikishi” es una parte del célebre rollo con poemas. Está escrito en perfecto “estilo de hierba”. La hoja está maravillosamente adornada con un dibujo de crisantemos y un motivo mitológico como es el ave fénix.



en sentido enrollado




  4.  Signo de escritura “bambú” y verso. Obaku Kôsen(1633-1695)( tinta china sobre papel, colección J.E.V.M. Kingado )

y

       Máxima budista. Obaku Sokuhi(1616-1671). En el año 1657 Spkuhi también llegó de la provincia china de Fukien a Japón. Su disciplinada caligrafía está perfectamente ejecutada alrededor de su eje vertical.


Un tal Zhang Zhi es considerado el primer calígrafo cuyo primer trabajo fue reconocido como una obra de arte. Escribió a finales de la dinastía Han en cursiva libre. Pero la figura más sobresaliente en la historia de la caligrafía es Wang Xizhi(303-362). Nació en el seno de una familia acomodada en tiempos de la dinastía Jin oriental. Debe su fama sobre todo al “Lan-ting xu””, alabado prólogo de una colección de poemas cuyo título es El pabellón de las orquídeas. Este prólogo, que es una obra de arte de la escritura, consta de 324 signos y 28 columnas.

Esta obra de arte fue creada a raíz de un encuentro entre Wang Xizhi y algunos de sus amigos literatos a los que había invitado al mencionado pabellón de orquídeas en primavera. Tanto en la pintura china como en la japonesa existen múltiples representaciones. Muestran a los invitados a orillas de un riachuelo en el que flotan vasos de vino. En cuanto un vaso llegaba a la orilla, la persona que estaba más cerca debía redactar un verso. Al finalizar el encuentro en el pabellón de orquídeas se recopilaron las creaciones literarias de los invitados y Wang Xizhi escribió un prólogo legendario en escritura semicursiva.

Debió de tratarse de un momento de inspiración sublime en el que se aunaron toda la sabiduría y creatividad de Wang Xizhi y le hicieron crear este prodigio lleno de vida y elegancia de la caligrafía. Se dice que el propio Wang Xizhi estaba tan entusiasmado con su obra que la imitaba una y otra vez, pero nunca logró a volver a alcanzar la espontaneidad y encanto del original. El original se fue a la tumba con el emperador Taizong que gobernó desde 627-649d.c. El emperador fue en su vida un ferviente admirador y coleccionista de la obra de Wang Xizhi. Cuando comprendió que no podía soportar la idea de separarse de esta amada caligrafía una vez llegado el momento de despedirse de este mundo, ordenó en un acto el egoísmo que le acompañara en su último
 viaje.

en sentido enrollado
  (clicad, sobre las imágenes para ampliar)
5. (en la colección Jeffrey Montgomery Collection, Lugano, Suiza) Este inusual rollo de escritura en el que los signos kanji se mezclan con la imagen del mirlo ligeramente esbozado nos muestra claramente la estrecha unión entre la pintura y la caligrafía en el Lejano Oriente. El escritor-pintor es desconocido. Pero se puede decir que es de un sacerdote zen del siglo XVIoXVII


del libro ANTOLOGÍA DE ARTE ASIÁTICO
(EDICIÓN Gabriele Fahr-Becker)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

o tu no-comentario

on the road