28 de junio de 2012

Documentos de viaje. Carolyn Forché.



“Travel papers”

IMG_0203


              poema quitado de la siguiente web / / / poesía.

Au silence de celle qui laisse rêveur”
—René Char


En barco a la isla de Seurasaari, donde
los peces pequeños se llaman esguines.
Un hombre lanzó un cuerno de madera de abedul
hacia el mar sin noche.

Queda, la voz. Fuego que no es fuego.
por delante años desconocidos por vivir-


Las campanas de la torre todas de golpe,
 luego
una por una, las horas. Fuera
(De modo fugaz) nosotros mismos-


En un espejo inmóvil, en un azul interno
donde soñándose a sí mismo este viaje terrenal comienza,


pensó en ser desde lo oculto al final de lo visible.



Montañas delante y detrás,
brezos y líquenes, milenrama, olaga gatina,
a continuación, una villa marinera de hojas de chartreuse.

El combustible gastado, quemado
viento, cisnes en silencio.



Condujimos por la línea de abedules
de la autopista desde Dresde
a Berlín, detrás de coches blindados
al atardecer, diecinueve de junio,
pasando la nube negra de un tren de carga
de Budapest.

Entre pueblos que se desvanecen
pretéritos caballos que pacen campos desvanecidos




El año anterior a tu muerte, América
fue a la guerra otra vez 

al otro lado del mundo.
Así es como la tierra se convierte,
has dicho, una gruta de esqueletos.




En las ruinas de la estación: una cama empapada
sillas rotas, una estufa muerta.

El tiempo en blanco, la tiza y el basalto,
frailecillos, la fucsia y la historia de tiro
a través de las partículas
del reconocimiento:
ésta
humedecida con gasolina
y después incendiada, ésa tomando
cuarenta rondas, esta otra
encontrada once años después en un pantano.




En la comisaría, imaginarios
mapas, el humo perseguido por el viento,

los cuadernos de bitácora de los barcos fantasmas arracimados
  y unos pocos diarios escritos de presidio
en papel de seda.




¿Te acuerdas de los lirios azules?
La gruta, la escarcha, el friso?

A través de las ventanas de vidrio soplado
antes de la guerra, un abedul deja caer la nieve
a través de sus miembros desciende en otros abedules. Ramitas de abedul
en el viento a través del cristal.

¿A qué andábamos? ¡Qué carcajada matutina

despellejando su luz de nosotros!




Usted dijo que los cementerios estaban llenos en  una voz
como el viento trenzando entre sauces -los campos
en flor
pero en silencio, sin saltamontes ni abejas.
¿Qué quieres entonces? Usted con su…

reverso, desconocido,
tu libro de las cosas, tú
con los años a punto de ser vividos.




Tu padre cree que te llevó
con él, así estás
en una urna al lado de tu madre dormida
pero todavía estoy escribiendo con tu mano,
mientras perseveras en tus palabras encendidas.




Tal es la tristeza del piano y la luz de luna del rifle.
Las escaleras recuerdan tal como lo hacen las puertas, pero las ventanas no

no, al despertar, mirar por una ventana
si lo deseas recuerda tu sueño




Un dolor de esperanza del que volverás-
el rebaño de graznidos no es tu venida.

¿Flotaste hacia Salzburgo? Un viento
en los campos de mostaza?, o caminar sin embargo
junto a mí a través del asilo en Cracovia?
Horas después de tu muerte estabas
en todas partes a la vez como las golondrinas al atardecer.
Ahora tus momentos son nubes
en una fotografía de golondrinas.




En la hora abierta
entre el día y la noche 

bajo las lluvias de Perseidas
nos abrazamos por una última vez.

Muerto, susurraste
            dónde está el camino?

Allí, a través de la última de las sentencias,
justo allí-
a través de la última de las sentencias,
el camino -

                     ***
Lasciate ogni speranza voi che entrate”
—Dante

Me ha costado poner la piel en la traducción y seguramente no lo conseguí.

26 de junio de 2012

Margaret Atwood

Hoy le quitamos tres puntos, le quedan un par pronto.









Tomorrow is the question - Ornette Coleman

LUGARES COMUNES


"APUNTES PARA UN POEMA QUE NUNCA SE PODRÁ ESCRIBIR"
para Carolyn Forché

Éste es el lugar
del que preferirías no saber nada;
es el lugar que vivirá en ti;
es el lugar que no puedes imaginar;
es el lugar que al final va a derrotarte,

donde la expresión por qué se marchita y se agota
a sí misma. Esto es el hambre.
II
No hay poema que se pueda escribir
sobre ello: las fosas de arena
donde tantos fueron sepultados
y desenterrados, con el dolor
insufrible trazado aún en sus rostros.

No sucedió el año pasado
o hace cuarenta años, sino la semana pasada.
Ha sucedido hasta ahora,
sucede todos los días.

Trenzamos coronas de adjetivos para ellos;
los contamos como cuentas de rosario;
los volvemos números y letanías
y poemas como éste.

No sirve de nada.
Se quedan como están.
III
La mujer yace sobre el pavimento húmedo
bajo la luz perenne,
con las arcas de agujas en sus brazos hechas
para matar su cerebro,
y se pregunta por qué muere.

Muere porque ha hablado.
Muere por causa de la palabra.
Su cuerpo, en silencio
y sin dedos, escribe este poema.
IV
Recuerda a una operación
pero no lo es,

ni, pese a las piernas abiertas, los gritos
y la sangre, se trata de un parto.

En parte es su trabajo,
en parte es un alarde de pericia,
como un concierto.

Puede hacerse mal
o bien, se dicen a sí mismos.

En parte es un arte.
V
Ver con claridad los hechos de este mundo
es ver a través de las lágrimas;
¿por qué decirme entonces
que mis ojos no ven bien?

Ver claramente y sin estremecerse
sin apartar la vista,
esto es una agonía, como tener los ojos abiertos
a cinco centímetros del sol.

¿Qué ves entonces?
¿Es un mal sueño, una alucinación?
¿Una visión?
¿Qué es lo que oyes?
La cuchilla atravesando el ojo
es un detalle de una vieja película.
Es también una verdad.
Dar testimonio de tu saber.
VI
En este país puedes decir lo que quieras
porque de todas formas nadie te escuchará;
estás a salvo: en este país puedes intentar escribir
el poema que nunca podrá ser escrito;
el poema que no inventa
nada y no excusa nada;
porque tú te la inventas y te excusas cada día.

En otros lugares, este poema no es una invención.
En otros lugares, este poema necesita valor.
En otros lugares, este poema debe ser escrito
porque los poetas ya están muertos.

En otros lugares, debes escribir este poema
como si ya estuvieras muerta,
como si nada más pudiera hacerse
o decirse para salvarte.

En otros lugares debes escribir este poema
porque ya no se puede hacer nada más.




(Historias Reales) Margaret Atwood.

22 de junio de 2012

“poema jamás escrito”

Síntesis: el nudo
Análisis: sus hilos
            paul klee



“poema jamás escrito” ( III )

Mientras duermes este poema acaba
un ciclo
un nido en la copa de una nebulosa
análisis o epitafio
     Lo primero deletrear
     Lo segundo pronunciar el hechizo completo

*

     Al deletrear es evidente la mensurabilidad
     aquello
     que sobrevive a las palabras
     al silencio
a la conversación que delata
esta común presencia

*

     Al pronunciar el hechizo
     esto
     el intenso quiebro del lenguaje
     abro en manada cada átomo de mi cuerpo en pos tal vez, cavando tal vez
     con el aliento antes de llegar
me sin-cero
esto
siendo, sin finito
tenue
convaleciente tal vez

*

En un rapto sidéreo, primitivo
bosquejo del universo
supongo el texto en un canasto
truncándose en la orilla
     que fue hacia ti tras la estela
     diván del hambre.

Texto ambulante entre alambradas, zarzas, espinos belicosos para llegar
al bien conocido linde
morabilidad
meandro menguante
manso e idealizado
en la sangre de tu médula
recurso romántico de exquisita saciedad.
     Un dirigible
     Un digerible mapa de identidades.

*

Mientras duermes
es evidente el hechizo
intacto que me apresa
me contiene
me roe

colma derramando el espectro
en un hilo que sutura los abismos
pues nada descansa
todo es margen, caída
asiendo la tranquilidad del hilo
que va desde la guarida varada
tendida entre versos circulares
y mi
            “me escribo ascendente
obsequio de no ser
Es, mientras duermes
Limpiar los huesos a cielo descubierto
templar los insectos
tallado el infatuado yo hasta un punto
que con-templa la ruta de un alfiler
            con ojo indetenible
                         intacto

Lento
            sin el párpado marsupial
            sin el ocaso nupcial
Lente
            sin las alforjas del verbo
            sin el archipiélago de las pestañas
y mi
            “mientras duermes
girando
            unívoco el rastro de la deriva
cartografiando
            lámparas hincadas en la bruma
desprendiendo
            guijarros que enfrían la huida
Y aquello que debe sanar
            el ungüento
            el cenagal
es una voz aquietada que ahonda
            sin doctrina ni llave ni aleteo
vigilándome desde el vientre
            allá
en la cúpula
mientras me obligo todavía gusano
al solsticio de un texto
al pacto
de un poema jamás escrito
obviamente
declinándome al confinamiento.

Owen McAuley / Plan C / 6 x20 oil on linen 2009

20 de junio de 2012

Seda India

audio



Cuando el Sol se despierte en la ventana
por la mañana, quemando la niebla,
el reflejo del cielo más azul
te llenará los ojos de alegría.

Y si me oyes cantante flojito,
o si me notas como ausente,
quizás intentarás tocarme
o sonrisa avergonzada.

Vamos hacia el pinar,
vamos paseando hasta el mar.
Nadaré y no necesitaré
más que un papel donde dibujarte.

Me miraste y sonreías
mientras te bañas desnuda:
tú, tan bella, tan salvaje,
encantaba primaveras.

Ponte la blusa de seda india,
que el Sol duerme ya en la distancia,
el fuego quema la noche con magia,
bailas descalza en el jardín con alegría.

Vamos hacia el pinar,
vamos paseando hasta el mar.
Nadaré y no necesitaré
más que un papel donde dibujarte.

Quan el Sol es desperti a la finestra
al matí, cremant la boira,
el reflex del cel més blau
t’omplirà els ulls de joia.

I si em sents cantant fluixet,
o si em notes com absent,
potser intentaràs tocar-me
o somriure avergonyida.

Anem idò cap al pinar,
anem passejant fins a la mar.
Nedarem i no em caldrà
més que un paper on dibuixar-te.

Em miraves i somreies
mentres et banyaves nua:
tu, tan bella, tan salvatge,
encisaves primaveres.

Posa’t la brusa de seda índia,
que el Sol dorm ja en la distància,
el foc crema la nit amb màgia,
balles descalça al jardí amb alegria.

Anem idò cap al pinar,
anem passejant fins a la mar.
Nedarem i no em caldrà
més que un paper on dibuixar-te.











                                                                                                         en caso de no observar con detalle clicad sobre el mapa
*



(…) donde el viento procedente del río Siprâ,
fragante al amanecer por el aroma de los lotos que se abren,
transporta el estridente grito melodioso de las grullas
y, como si fuera un amante haciendo proposiciones
halagadoras,
saca a las mujeres de su languidez matutina refrescando
sus miembros

Entonces te harás más voluminosa por el humo del incienso
que se escapa por las ventanas donde las mujeres se peinan.
Te darán la bienvenida los pavos reales del palacio,
que danzarán para ti, su querida amiga.
Y si estuvieras cansada por el largo viaje
puedes descansar sobre mansiones con grandes jardines
de flores en sazón
y en cuyos patios se ven las huellas rojas
de los pies de las encantadoras mujeres.

(Entonces una vez que la nube se aproxime al Himalaya podrá contemplar la ciudad mágica.)
















(…) donde los yaksa moran con encantadoras mujeres
en mansiones blancas,
cuyas terrazas de cristal reflejan las estrellas parecidas
a flores,
y se embriagan con el vino del amor que destilan
árboles encantados
mientras los tambores baten más suaves y profundos
que tus truenos.

 
Los versos elegidos pertenecen al poema “Megadûta” del poeta Indio Kâlidâsa, entre el siglo cuarto y quinto de nuestra era. Megadûta o, la nube mensajera es una obra de poco más de cien estrofas condensando en el texto la quintaesencia de toda una rica cultura. El poema presenta un yaska que tras haber ofendido a un maestro es desterrado y separado de su bella mujer durante un año. Al principio de la estación de lluvias ve una gran nube que pasa en dirección norte y decide desahogarse con ella. Al principio le indica el camino y finalmente le da un mensaje para su amada.

*

Añado un dato a modo de pincelada para hablar de la cultura India. Haré mención de un gramático índico del siglo sexto antes de cristo. Se llamaba Yaksa y una de sus muchas teorías explicadas es la siguiente, que etimológicamente, la mayoría de los sustantivos tienen su origen en los verbos. Un ejemplo en Inglés puede ser el origen sustantivo, derivado de originalis, que en definitiva se basa en la oriri verbo, "aumentando". Este punto de vista se relaciona con la posición de que en la definición de categorías de agentes, los comportamientos son ontológicamente primarios, apariencia.


 
Las imágenes son tomadas del libro de Isabelle Massieu

Nepal y los países del Himalaya, 1914 d. C
.
Isabelle Massieu (1844–1932) Escritora y viajera que se convirtió en la primera mujer francesa en visitar Nepal. Desde 1892, llevó a cabo una serie de viajes desde su París natal que la llevaron a casi todas las partes de Asia y cuyo resultado fue la publicación de varios libros populares. Népal et pays himalayens (Nepal y los países del Himalaya) es un relato de primera mano de su viaje de 1908, desde el valle del Sutlej al norte de India, a través de Nepal, Bután y Sikkim, hasta el Tíbet. Massieu describe a la gente, los paisajes y la arquitectura de los lugares que visitó, la ciudad de Katmandú (capital de Nepal), el espectacular templo de Changu Narayana y actividades económicas como la producción de té. También contiene relatos de sus encuentros con Sven Hedin, un explorador, geógrafo y escritor de viajes de nacionalidad sueca; con Gustave Le Bon, un psicólogo social y antropólogo francés; con Sylvain Lévi, un indólogo francés y con Père Desgodins, un misionero católico, lexicógrafo y erudito sobre el pueblo tibetano. El libro tiene seis mapas y muchas fotografías e ilustraciones.

*

Le dedico la entrada a la
degustadora de nubes y camisas de seda India.

18 de junio de 2012

átomos

de fondo " derrapaje " de los Coronas



Este fin de semana he observado un átomo. Adiviné que provenía de una molécula vaporosa al tener escasa atracción gravitatoria. Su perfecta nimiedad me dio una idea del resto del universo además de, las áreas de servicio de la autopista. Era de noche y ascendían dos globos aerostáticos. La velocidad relativa demostraba con la óptica la órbita pues son la misma cosa.  



...fotogramas y fragmento del film de Woody Allen Stardust Memories




Betsy busacaba en la lámpara más átomos.







on the road