23 de mayo de 2012

Nómada

nómada


Te invito a ti, a ti
coge un lápiz
escribe tu nombre
Recítalo

hasta que doblegue
     por inercia
el filo de la lengua sobre la sombra
que re-presenta 

inmadura
mansamente,

desprende los fragmentos y regrésalos como escamas de plata
códices anónimos

Que nos trague la calma
como ancianos sin rostro
que descubren sin pena la muerte
cloaca decorada de solidificadas ágoras

                 re ci ta
               tu nom bre

Persevera el susurro en la geometría
hasta calcinar los contornos del fantasma
de los días superpuestos
-
Contén la confidencia
sobre una hoja que cruza la entraña
en el hueco de tus manos

Coge un lápiz
escribe tu nombre
recítalo.



"ciudad natal" 2007, Zhang Hao.



Antonio, te agradezco que me mostraras los enlaces siguientes, los comparto.

29 comentarios:

  1. Antes de todo he de decirte que me gusta mucho el nuevo diseño del blog, es más limpio, más claro e invita más a la reflexión.

    Tu poema es impecable, me quedo con:
    Persevera el susurro en la geometría
    hasta calcinar los contornos del fantasma
    de los días superpuestos

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El formato anterior cumplió un ciclo, un poco hermético solapando lo publicado. Abro así una ofrenda a conocidos y extraños sin más fin que una complicidad natural

      del susurro una purificación

      un germinar semejante a aquello que mencionamos

      diluir el reflejo más allá de los días

      un sentido abrazo¡!

      Eliminar
  2. Este poema invita a ahuecarse, caer mansamente en gota de lluvia. Me encanta cuando te ladeas de este modo, y eres vertiente y yo te leo como río naciente. Esto es lo que yo reclamo para tu blog, tu escritura, tu visión gatuna, tus fotografías (las tuyas, tuyas... lástima de camarita), y tu capacidad creativa. Esto es lo que todos buscamos aquí, que nadie se lleve a engaños....Y al leerte cosas como ésta me resulta más insultante que algunos vituperen un acto generoso de difusión y respeto por el trabajo ajeno. Crea, hermanito crea y que los que no saben ver porque están solapados en la sospecha, se atraganten sus palabras. Perdones miles por mi comentario(porque en realidad caer en ello es en parte menospreciar tu hermoso poema). Te quiero mucho, tú ya sabes... Bicos a ti y toda la familia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “Malos testigos son para el hombre –decía Heráclito- los ojos y los oídos cuando se tienen almas bárbaras” El yunque de la ignorancia recibe las palabras del bárbaro para esculpir su nombre, aquellos que preservaran la memoria sin dar alcance a la conciencia, se queda en nada, en un mal herrero. No voy a dar más vueltas al incidente. Mi cámara fotográfica… ha pasado a mejor vida, cuatro años conmigo han sido suficientes para experimentar sin más sentimentalismo el placer de un juego. No mancillas nada, la poesía no se debe tomar en serio, después de sentida, en cada instante, para un todo, que nos traga.

      Eliminar
  3. Qué maravilla, Dani. Todo. El nuevo rostro, el tacto y la lengua recuperados, el poema limpio para abrir nuevo ciclo...Todo. El susurro en la geometría, la confidencia en el hueco de las manos, la delicadeza en tu pupila. No imaginas cómo me emociona volver a leerte porque vuelves a la senda de la escritura (sé que no abandonas el estudio y el trabajo diario, pero ya sabes a qué me refiero...;)) Inundan el orgullo y la emoción mi pecho. Lindo!

    Igual que Vera, esperaba con gusto el regreso de tu visión, tu poesía, tu particular latido, tu gesto único. Y me sumo a su comentario-abrazo-respaldo. Pero no ahondo en el tema, no lo merece.
    Y como estamos de bienvenida, y prontíssimo de fiesta, pues desde lo alto de mi sonrisa te digo una vez más que yo también te quierooOOoo!

    Bicachaso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y gracias por el enlace de Chantal, es siempre maravilloso, una experiencia 'singular' escucharla. Y en base a ella decirte: no hables, continúa fluyendo en balbuceo... El mundo no necesita charlatanes, sino poetas ;))

      Eliminar
    2. La escritura no debería dominarnos, no debería estar tan arriba o sí y panza arriba gateando en el cielo. Lamer su lomo y sentir la modulación que turba las leyes de la arquitectura. Todo es juego, no hay jugadores. No hay re-presentación. Aquí te invito a unas páginas de un libro, como veo que pululan de un tiempo aquí libros digitalizados, es probable que me compre un “e-aparatito” de esos donde leer, que tengo en hoja pero te enlazo a las páginas 241 y 245... Eco explica perfectamente esta opinión, donde la cultura actual es la “anti-cultura” empeñada en integrarnos en un disparate de significaciones. Las formas soberanas se derretirán con nuestra alegría por vivir. Verás.

      Eliminar
    3. Chantal es Blues. Empatizar en el mismo grado de transformación

      dis-traer la imaginación
      co-responder el dolor

      hallar la calma
      hoyar el drama

      Eliminar
    4. Un día después caigo en la cuenta del olvido.
      Ahora sí te paso el enlace donde te sugería en ciertas
      páginas.çç

      besos


      http://es.scribd.com/doc/37126869/Umberto-Eco-Apocalipticos-E-Integrados

      Eliminar
  4. Saludos Rider:

    creo que ya dije que la poesía es difícil y encontrar en ella el hilo del comentario se torna traición que, no obstante, el poema no exige. En eso guarda réplica de su pertenencia a la plástica, su refracción de todo concepto.

    Produce calma el poema - y el nuevo escenario blogger - y la sencillez de lo ordenado, el mero recitar del nombre. Problema otro es encontrar el nombre, la casa o el hogar: la ciudad natal. Y la serenidad se escapa en la búsqueda del fragmento, "desprende los fragmentos y regrésalos como escamas de plata/códices anónimos", que no llega la escama ni el anonimato ni el códice. No llega como no alcanza el orgasmo el hombre de hielo,porque "los días superpuestos" escupen la pequeña llama de la voluntad de calcinar, si es que existe, si no es simulación de los otros días superpuestos.

    Acepto la serenidad de los días extraños y del poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tanto exigencia como resistencia. Hasta donde parece se precipita una luz, una continuidad, no puedo engañarte y no decirte que el hilo continúa aunque no sea visible pero… tal vez liberar la alforja al sentido, vitalice, visualice más porción del telar. En cuanto a plástica, decir que unos días atrás escuché a nuestro poeta galego Xohan Cabana mientras conferenciaba sobre su traducción de la divina comedia decir además de que el lenguaje nunca es neutro, que el gallego posee un cariz más plástico que otras lenguas. Reflexiono sobre ello, sobre la plasticidad del idioma, de su relación con la pintura tan dada a la interpretación. Pero no puedo decir más, todavía. No encontré todavía la distribución adecuada en mis discursos.
      De momento balbuceo, palabras-piedra, muro en el que otear tal vez…

      sin embargo, las palabras de los días superpuestos, del vómito de las pantallas… se obstinan en romper nuestras dinámicas, inmovilizándonos, sobornándonos… intentando indicarnos una falsa simplicidad.

      Gracias por compartir tu distancia

      Eliminar
  5. Fe de errores: el poemas "nos" exige en la línea dos. El propio poema se burla y se borra una mísera "s" en mi nota. S que silva o serpiente de la tentación del comentario. El poema, refractario al concepto, nos exige la palabra, la tesis, el despliegue de aquello que lo traiciona y, sin embargo, no lo alcanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poema no exige, da

      El poema nos exige, damos

      No hay unidad, ya sabes, el poema se repliega y el poeta rehúsa la defensa

      Eliminar
  6. Que buenos nuevos aires! Me gusta, me encanta todo.
    Hermoso...
    Besos

    ResponderEliminar
  7. El vídeo de Maillard y su reflexión sobre el dolor me resultó magistral.
    Y tu poema, lo he leído varias veces y en cada encuentro algo nuevo. Los que me conocen saben que tengo debilidad por la palabra errante y el concepto de nomadismo, el hombre y su mente trashumante; por lo que el título ya me atrapó. Me conmueve el recitar del nombre, esos dos versos cortados como notas musicales son maravillosos. Bailan en el paladar. Pero me gustó todo. Todo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Resulta que este mediodía me acerqué al parque colindante a leer “Contra el arte” de CM y justo hoy di con un capítulo titulado “sobre el dolor” y uno de los apartados “añadir dolor al dolor. palabras que lastran la sensación”. No es sencillo escucharla pues opino que su lucidez no emula esto que nos rodea y carece de relevancia, cuando el errar es tan inseparable del cromosoma que nos forma, hace mucho tiempo leí una enciclopedia de psicología, no me ha servido de mucho pues desconfío mucho de su ciencia, bueno, de su aplicación, pero recuerdo una frase que llevaré conmigo siempre, el hombre es la medida de las cosas, máxima despreciable tomada de la antigua filosofía griega adaptada en la posmodernidad a un el hombre es la medida de sus pasos. ¿A dónde quiero llegar? Pues simplemente que valoramos demasiado el “yo” en vez de admirar el hueco emitido, el silencio donde late el corazón del nómada. ¿Qué siente cuando vaga?¿Qué sientes cuando escribe? Eso me preguntabas en un correo y…

      el nómada escribe, vaga, tira los dados, incluso cuando es encarcelado por defender la libertad.

      un gran abrazo

      Eliminar
  8. Hola Daniel!!!
    Es un placer leer tu poema,qué sorpresa me he llevado,pues creo que aun no había leído nada tuyo y me ha gustado mucho como dices recita tu nombre...parece una caricia,un acercamiento al yo interno de cada uno,a mirarnos por dentro,a recapacitar sobre lo que significa para nosotros,nosotros mismos.

    El susurro de cada letra haciéndose nombre,su figura,su imagen,su rostro.Es hermosa la confidencia,la vida en el hueco de una mano,mi nombre,mi página en blanco solo con algunos trazos.

    He ido al enlace de Chantal sobre la memoria,cuántos genocidios olvidados!!

    Me gusta cómo has vestido tu blog!!...y siento lo del robo de tu cámara,imagino como te sentirás,pues si a mi me pasara me quedaría echa polvo,ya que me gusta mucho fotografiar a mi alrededor.

    Un fuerte abrazo y gracias por compartir tu poesía!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía recuerdo era un bello pasatiempo de domingo, cuando inexorablemente los domingos eran días de curar la resaca y daba rienda al animal interior. Ahora lo he domesticado a cambio de convertirme en animal. Lo de la cámara, nada, la extrañaré sobre todo en actuaciones de amigos que siempre me gustaba retratar… pero ya estaba cansado de fotografiar puestas de sol. La nervadura de las hojas. Mi proyecto último era fotografiar superficies, asfalto, césped…

      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  9. Vine. Estaba escuchando Sigur Rós. La recepción con esa tenue luz ya fue un encanto, y el poema, que se desvive por fragmentar y comulgar, por cavar y hurgar muy adentro. Y lo consigue. No sé si es la perplejidad del todo, o es que la palabra ha hecho que lo demás se rinda a la evidencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía interroga, son múltiples sus formas. Las explicaciones carecen de ser frente a la evidencia.

      Besos.

      Eliminar
  10. Delicada invitación a la introspección, a respirar hondo, vocalizar su ritmo y perderse en el trazo de las letras. El nombre, ¿qué nombre? Es curioso que nos sintamos ligados o definidos por un nombre heredado, ¿cómo nos dirigiríamos a nosotros mismos, a esos momentos de reflexión, si careciésemos de nombre? ¿Necesitamos darnos nombre, igual que nombramos y clasificamos todos los objetos y criaturas que nos rodean, para identificarnos?¿Para tomar conciencia de nosotros mismos? ¿Cómo serían nuestras memorias de carecer de un nombre? Esas memorias que Chantal considera básicas, se escribe con la memoria, dice. Y creo que tiene razón. Somos memoria, nuestro nombre es memoria… el otro día precisamente leía un artículo de un psicólogo evolucionista en la que argumentaba que el cerebro humano está formado por módulos independientes, interconectados, pero independientes, y que el YO, el concepto de un "programa" superior que los gobierna deja de ser funcional… mata el YO, el EGO, y es en esta modularidad en la cual caben diferentes personalidades, distintas percepciones, y que sólo así podemos explicar porque dentro de nosotros podemos aceptar tener dos ideas opuestas, tener un criterio ético y moral en unas circunstancias, y otro en otras, etc… bajo un solo YO eso no sería posible argumenta su autor. Si es así, qué nombre es el que buscamos cuando nos sumergimos en la escritura, cuando nos detenemos a meditar sobre una roca. Quizás por ello nos sorprenda a veces la escritura, la reflexión, porque nos centramos en uno de esos nombres que nos habitan, y lo escuchamos a él cuando la mayor parte del tiempo son muchas las voces que nos asaltan.
    Rider, poema y enlace de lo más sugerente… siento expresar tantas cuestiones en voz alta, pero es algo que me sucede casi siempre con tus textos, despiertan mi curiosidad, mi afán de conocimiento, actúan como cerillas en noche cerrada.
    Un abrazo bien fuerte amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos modulaciones, nuestro ser es una modulación.
      No puedo responder a tus “cuestiones” porque también son las mías. Enlazas perfectamente desde esa penumbra, el idóneo destello al poema. Gracias amigo ártico.

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Permíteme mencionarte un poema de M. Hernández. Escrito en plena guerra civil, antes de ser encarcelado…

      Vientos del pueblo me llevan,
      vientos del pueblo me arrastran,
      me esparcen el corazón
      y me aventan la garganta.

      Los bueyes doblan la frente,
      impotentemente mansa,
      delante de los castigos:
      los leones la levantan
      y al mismo tiempo castigan
      con su clamorosa zarpa.

      No soy un de pueblo de bueyes,
      que soy de un pueblo que embargan
      yacimientos de leones,
      desfiladeros de águilas
      y cordilleras de toros
      con el orgullo en el asta.
      Nunca medraron los bueyes
      en los páramos de España.

      ¿Quién habló de echar un yugo
      sobre el cuello de esta raza?
      ¿Quién ha puesto al huracán
      jamás ni yugos ni trabas,
      ni quién al rayo detuvo
      prisionero en una jaula?
      Asturianos de braveza,
      vascos de piedra blindada,
      valencianos de alegría
      y castellanos de alma,
      labrados como la tierra
      y airosos como las alas;
      andaluces de relámpagos,
      nacidos entre guitarras
      y forjados en los yunques
      torrenciales de las lágrimas;
      extremeños de centeno,
      gallegos de lluvia y calma,
      catalanes de firmeza,
      aragoneses de casta,
      murcianos de dinamita
      frutalmente propagada,
      leoneses, navarros, dueños
      del hambre, el sudor y el hacha,
      reyes de la minería,
      señores de la labranza,
      hombres que entre las raíces,
      como raíces gallardas,
      vais de la vida a la muerte,
      vais de la nada a la nada:
      yugos os quieren poner
      gentes de la hierba mala,
      yugos que habéis de dejar
      rotos sobre sus espaldas.
      Crepúsculo de los bueyes
      está despuntando el alba.
      Los bueyes mueren vestidos
      de humildad y olor de cuadra;
      las águilas, los leones
      y los toros de arrogancia,
      y detrás de ellos, el cielo
      ni se enturbia ni se acaba.
      La agonía de los bueyes
      tiene pequeña la cara,
      la del animal varón
      toda la creación agranda.

      Si me muero, que me muera
      con la cabeza muy alta.

      Muerto y veinte veces muerto,
      la boca contra la grama,
      tendré apretados los dientes
      y decidida la barba.

      Cantando espero a la muerte,
      que hay ruiseñores que cantan
      encima de los fusiles
      y en medio de las batallas.

      **
      Saludos Violeta.

      Eliminar
  12. Fantástico poema, Rider...

    aquí te envío el otro enlace sobre la memoria (que quizá se extravió por la red):

    http://www.youtube.com/watch?v=0ifhLk1sHtE&feature=player_embedded

    ...es tanto o más demoledor y caricia que el que has subido...

    un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco mi error por no enlazar las dos partes en la publicación, pondré ambas pues no tienen sentido por separado. receloso como soy de las grabaciones reconozco, reconocí mi lágrima perfecta por la que limpiar y empapar....

      …la connotación, mi poesía está todavía alejada de aquello que me gustaría fuera, sin saber qué, ni falta para tocar la connotación… “condesarse en los márgenes”C.M.

      un fuerte abrazo

      Eliminar
  13. Nombrarse,darse nombre, reconocerse en él.Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usar el verbo ante todo, así como haces vos. El nombre no dice nada sin un verbo. Y tal vez, re-conocer. El verbo, una tela sobre la que ir tejiendo…

      Un abrazo.

      Eliminar

o tu no-comentario

on the road