29 de marzo de 2012

Idos de Marzo

Idos de marzo es la última entrada collage de fragmentos erráticos, sin estrategia ni historia. Eso sí, la receta la pongo al principio. Infusión de chocolate...

-Calentar un vaso de leche y cuando hierva depositar una celdilla con té de canela. Machacar unas semillas de cardamomo y rallar un poco de nuez moscada. Después de cinco minutos. Retirar el té y añadir onzas de chocolate al gusto para volver a poner a fuego lento sin dejar de remover.

enlace musical



          Una de las cosas por las que amo la poesía es por su matemática y dinámica, es decir, es extensiva e intensa. Un infinito que hace círculo. Una reflexión además de una percepción. Wittgenstein decía que del mundo sólo podemos observar el marco. Pero dentro de ese marco hay el desprendimiento de algo. El marco se torna círculo. El hálito que lo atraviesa crea unas figuras actuantes. Palabras que fluctúan y se borran a sí mismas. Cierta ecología. No entiendo entonces el poema que busca el dolor, que busca el amor como diana. Eso no es sacrificio. Es atenerse a la propia voluntad, sin responsabilidad... (CC)

//

Pero non é así como se escribe un poema. Sei que conservo
unha memoria errada
das cousas; que nada ocupa o seu lugar neste deseño de fondo,
que debo asinar aquí
para que as miñas débedas non sexan túas algún día,

e vai ser imposible explicar cánto me doe compartir este verso,
pedir que cáles ás veces comigo (porque non imos a contar isto,
ou porque xa sabemos que algunas palabras
sempre abandonan o texto*

Emma Couceiro 2003
*E asumir tamén esa traición
intuir que esa traición tamén é lingua.




¿Qué clase de poesía es esa que no salva a las naciones y a los pueblos?
Una trama de falsedades oficiales,
una cancioncilla de borrachos a los que pronto les cortarán el cuello
una conferencia para damiselas.
Anhelar la buena poesía, sin comprenderla.
Descubrir, bastante tarde, su enérgico designio.
En ella, sólo en ella encuentro la salvación.
Czeslaw Milosz 1945

La poesía en el siglo veinte se ha ido moviendo, por lo menos en una de sus ramas, hacia el ensayo filosófico, y a esto lo ha acompañado el que se hayan hecho borrosas las fronteras entre los géneros literarios. Si la abstracción es peligrosa para la poesía, esta tendencia sin embargo contribuye a su capacidad para hacerse algunas preguntas básicas sobre la estructura del universo. El siguiente poema de Wislawa Szymborska opone lo humano (es decir, el lenguaje) al mundo inanimado y muestra que nuestro entendimiento de él es ilusorio. En lo personal, creo que ella es demasiado científica y que no estamos tan separados de las cosas.

Czeslaw Milosz

ﭫﭪﮕﮕﮔﮔﭬﭬ


 
Tal vez escribir es un signo de autocontemplación, la afirmativa a un inventario con un final amargo. La poesía en concreto, rebasa la razón, y cualquier ciencia o filosofía, sobrevive aquello ausente a los sentidos. Tal vez la poesía no sea inocente, menos aquella que sufrimos en tantos recitales. Pero tal vez surja en ese emborronamiento la distancia, la ceremonia adecuada para cortejar a la vida. Es decir, emboscar las palabras para quitarnos relevancia y mirar el silencio, en silencio...(CC)


๏๏๑๕๕๕๏๏

 
"Paisaje con un grano de arena"

Lo llamamos grano de arena.
Pero él no se llama a sí mismo ni grano ni arena.
Prescinde de nombre
común, individual,
fugaz, duradero,
erróneo o adecuado.

Indiferente a nuestra mirada, al tacto.
No se siente ni visto ni tocado.
Y si cae en el alféizar de la ventana
la vivencia es nuestra, no suya.
A él tanto le da donde caer
sin la certeza de estar cayendo
o de haber caído ya.

Desde la ventana hay una bella vista sobre el lago,
pero esta vista no es capaz de verse a sí misma.
Incolora, informe,
inaudible, inodora
e indolora vive en este mundo.

El fondo del lago nunca toca el fondo,
sus orillas no tienen orillas.
Sus aguas no se mojan ni tampoco se secan.
Las olas no se sienten singulares ni plurales.

Susurran sordas a su susurro
entre piedras ni pequeñas ni grandes.
Y todo sucede bajo un cielo de por sí inceleste,
donde el sol se pone sin ponerse nunca
y sin ocultarse se oculta tras una nube inconsciente,
que el viento alborota por el mero impulso
de soplar.

Transcurre un segundo.
Otro segundo.
Un tercer segundo.
Pero son sólo nuestros tres segundos.

El tiempo ha volado cual mensajero con una noticia urgente.
Pero sólo es un símil por nosotros elaborado.
Personaje inventado, atribuida la prisa,
inhumana la noticia.
Wislawa Szymborska


//

  

 “Mi idioma es la puta universal a la que yo debo convertir en una virgen”
Karl Kraus

// 

Los escritores, en especial los poetas, tienen una extraña relación con el público porque su medio, el lenguaje, a diferencia de la pintura del pintor o las notas musicales del compositor, no es de uso exclusivo sino de la propiedad común del grupo lingüístico al que pertenecen. Mucha gente está dispuesta a admitir que no entiende de pintura o música, pero hay muy poca gente, si ha pasado por la escuela y sabe leer los anuncios, está dispuesta a admitir que no entiende su propio idioma.”

W.H. Auden

  
//


Lo que parece inevitable es no admitir la pertenencia de las palabras al intuidor, al que las desconocía y decidió ir a su encuentro para amputarlas y desecarlas en una hoja. Aunque después para algunos el escepticismo les distancia de su obra. El atempero les ampara de la defensa y les agasaja con pretensión. Existe sin embargo poesía como la de Ida Vitale, donde el valor de la palabra avanza de un modo sincrónico en las cosas mismas...(CC)

// ////


"Trampas"
 “las arpas de la óptica alegría…!” J.R. Jimenez

El azar, ese dios extraviado
que libra su batalla, fuego a fuego,
no está sólo escondido en la catástrofe;
a veces un gorjeo lo delata
y sobornado, entonces
admite durar un poco en la alegría.
Ida Vitale 1972




 
No creo en el poema “perfecto”, en el sentido etimológico de “acabado”. El texto debe escaparse a la percepción, a la exégesis, por un punto de fuga de misterio. Debe conservar algún secreto, sobre todo para el autor, puesto que él será el primer lector e intérprete de esa obra. Por eso la escritura (y el poema) son infinitos.

Así me ocurre con mis poemas: me gustan más aquellos que no entiendo. Aquellos, claro está, que me piden un tipo de intelección que no es racional, ni instintiva, sino una extraña mezcla de percepción que sólo puedo definir como poética: aquella que, queriendo saberlo todo acerca del poema, sólo queda satisfecha cuando algo queda velado.

Al escribir se debe pretender lo menos posible. La pretensión es una trampa. El poema siempre se revela y, en cierto modo, se rebela. Sin una buena parte de revelación todo se queda en algo pretendido, y pretencioso.
Ada Salas  “Alguien aquí” 2005



ษดฌญญญะััษษ

 
- Roberte; …esa puerta fuera de sí que sugiere a los demás, a fuerza de explicársela mediante sus dogmas “carcomíticos”. Es eso exactamente lo que hay que destruir.

- Octave; entonces, anule la conciencia humana.

- Roberte; al contrario, es a curarla de su infección dialéctica a lo que yo aspiro (…) desafiarlo a sufrir la consecuencia de sus actos.

Pierre Klossowski “Roberte esta noche” 1953


๛๙๛שּךּﺹﺱ



Ser fuera de sí
 consigo
 en un “con” donde se cruzan los que están lejos.
 El lenguaje no puede más.
 Necesario, lenguaje no dialéctico.

Michel Foucault


๛๙๛שּךּﺹﺱ




La incomodidad es evidente. En la filosofía el antídoto parece más cercano que en la poesía. La mirada, nuestra mirada tiende a juzgar, a derogar la esencia con el astigmatismo propio del sazonador de historias. De literaturas. El deseo de revestir de emociones y fábulas los objetos, mitos. De acontecimientos los deseos.
La incomodidad es evidente. En la filosofía el antídoto parece más cercano que en la poesía. La mirada, nuestra mirada tiende a juzgar, a derogar la esencia con el astigmatismo propio del sazonador de historias. De literaturas. El deseo de revestir de emociones y fábulas los objetos, los mitos. De acontecimientos los deseos...(CC)


 


₪₪₪₪



“La literatura está hecha de algo no inefable, sino de fábula. De algo que está por decir y que se puede decir, pero tal fábula está dicha en un lenguaje que es ausencia, que es asesinato, que es escisión, que es simulacro… es una sustancia socavada en el interior del lenguaje. En la primera frase de “En busca del tiempo perdido” …”Mucho tiempo me he acostado temprano” Hay la irrupción de un lenguaje a secas, sin señas ni armas, palabras que nos conducen hasta el umbral de una perpetua ausencia, que será la literatura. De hecho, todo el lenguaje real de Proust, que ahora leemos y que nosotros en particular, llamamos su obra, y del que decimos que es literatura, uno se apercibe de que no es una obra ni literatura, es un intervalo, ver y no tocar, un espacio de simulacro. Dispersión, retorno. Proyección interna, dramatización. Ya la palabra “perdido” tiene tres significados. Primero; encerrado, lejano. Segundo; de tiempo inacabado. Tercero; sin hogar ni almanaque, en plena deriva de la que sólo vemos fragmentos.”

Michel Foucault “ De lenguaje y literatura” 1964


‡‡‡‡‡‡‡‡‡‡‡‡‡‡

 
La literatura ha dejado un vacío a su alrededor. Y he ahí los señores críticos, los señores profesores en su  perfecto fárrago cultural...(CC)


‡‡‡‡‡‡‡‡‡‡‡‡‡‡

 
“Los verdaderos actos de la crítica hay que encontrarlos en nuestros días en poemas de Char o en fragmentos de Blanchot, en los textos de Ponge, mucho más que en cualquier otra parcela de lenguaje que hubiera sido, explícitamente, y por el nombre de su autor, destinada a ser acto crítico. Se podría decir que la crítica se convierte en una función del lenguaje en general, pero sin organismo ni asunto propio”

Michel Foucault “ De lenguaje y literatura” 1964



∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆

 
Todo aquel que se proponga asirlo a sus únicos pensamientos me hace sonreír como el títere de cordelillos...(CC)




 “Todo lo serio de la vida proviene de nuestra libertad. Los sentimientos que hemos madurado, las pasiones que hemos incubado y las acciones que hemos deliberado, determinado y ejecutado, lo que, en suma, proviene de nosotros y es bien nuestro, eso es lo que le da a la vida su aspecto de dramático y, en general, grave. ¿Qué es lo que haría falta para transformar todo eso en comedia? Habría que imaginarse que la aparente libertad encubre unos hilos y que, como dice el poeta, somos aquí abajo

…humildes marionetas
cuyos hilos están en manos de la Necesidad.

Por lo tanto, no hay escena real, seria, incluso dramática, que no pueda ser llevada por la fantasía hasta lo cómico mediante la evocación de esa simple imagen. No hay juego alguno al cual se le ofrezca un campo más vasto”


Henri Bergson “La risa” 1900


∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Y sí lo hay, en el ensortijamiento infinito de las palabras, y en su necesidad de domino. El que obvia la misteriosa dispersión del lenguaje cae en la farsa, en el simulacro. La distancia se ha academizado...(CC)



ΩΩΩΩΩΩΩΩΩΩΩΩΩ

escribir
como quien des-espera
para cauterizar
para tomarle las medidas al miedo
para conjurar
para morder de nuevo el anzuelo de la vida
para no claudicar

escribir
para apuntar al blanco

escribir
con palabras pequeñas
palabras cotidianas
palabras muy concretas
palabrasojo
palabras animales
palabrasbocadegato
ásperas por dentro y por fuera
suaves como “tal vez”
palabraslatigazo
como “demasiado” y “tarde”

escribir

para no mentir
para dejar de mentir
con palabras abstractas
para poder decir tan sólo lo que cuenta

 ¿y no hacer literatura?



¡y qué mas da!:

hay demasiado dolor
en el pozo de este cuerpo
para que me resulte importante
una cuestión de este tipo.

               Escribo
para que el agua envenenada
pueda beberse.

[Chantal Maillard ]



Paul Klee



 
Nota al enlace musical

Krzysztof Komeda - Laringólogo convertido en pianista de jazz.

Astigmática - Es un tesoro interesante, porque en estas sesiones de grabación, confinadas a la clandestinidad por la afirmación del régimen de ocupación soviética pues el jazz,  significaba la burguesía y una vanguardia que incitaba a la libertad de pensamiento.  
Decir de este disco, que valdría para explicar todo lo expuesto en la entrada. Pues el astigmático percibe varias luces en el ojo pero en la cornea, achatada, tórica, no son refractadas en el mismo punto. Hay un prejuicio erróneo. Imaginemos una cruz en el ojo. El eje incidente es variable. Resulta entonces que si no somos capaces de adivinar ese eje, en el poeta, en el filósofo, en el reflejo y tampoco en nuestro interior, poco habremos de intuir de la ya mermada realidad. 
Sin ese eje, sin esa inteligibilidad, no hay posición pues no hay distancia. Toco la ausencia, y ella me embosca. 
En la voz trepidante y llena de matices de la trompeta de Tomasz Stanko hay como un deseo de acercarse a los pequeños detalles. Esta disposición también la encuentro en el cuadro de Klee. El cual presidía una pared en mi antigua casa. La delicadeza de los colores y las formas en movimiento llamaban mi atención...(CC)


25 de marzo de 2012

Hola,


(Contestación a Aka y Maquinista desde “Cercos Trashumantes”)


  audio

Gracias por deteneros. Aceptar mi propuesta. La intuición como ideal de la verdad. Un tipo de verdad que no es de facto. Pero cuyo pelaje mucho debe a la representación, al hilo que existe entre el lenguaje y el mundo. Ayer, estoy sentado en una obra de teatro, dura más de tres horas, “Citizen” de la compañía chévere, la mejor compañía teatral gallega. La obra lleva más de un año en escena y, trata en particular de una ficción sobre una realidad. Un empresario gallego, textil, ahora entre las cinco personas más ricas e influyentes del mundo, incapaz de pensar, sólo sabe multiplicar beneficios, aprendió el hábito y la costumbre de la esclavitud mediante el trabajo. No sabe de verdad, sólo busca significado en las pantallas del parque de las bolsas. Mientras, los espectadores se visten de catástrofe. Nos vestimos, no me excluyo. Al final de la obra los actores a petición de la protagonista, (amante por un día del empresario A. O. y luego arrastrada a formar una corporativa de trabajadoras, esclavas de las fauces globalizadoras) miran en las etiquetas la procedencia de su fabricación. Sólo para vestir a tres de sus protagonistas por ejemplo las prendas hubieron de viajar una vuelta y media al mundo entero. Los hilos de la arlequinada son infames. Mis últimas entradas se centran en POESÍA. Y me encanta saber, del poder que esta ejerce en vosotros. No existe mejor arma para acabar con la catástrofe. Leamos a Foucault, Kant, y demás pensadores y pensadoras para hacer un ovillo de buenos sentimientos, firmes, ¿incontrolables? ¿Y? las emociones son la extensión, la propagación, el deseo de saber, llegar allá donde coinciden la realidad y las apariencias. NO VOY A SER YO QUIEN JUZGUE, no voy a ser pues desconozco la soberanía de la naturaleza. El lenguaje, deriva, nosotros no pertenecemos a ninguna clase social, el intelectual al igual que el político es una derivación. El mundo se ha vuelto demasiado viejo y se perpetúa con el cuidado, el recelo por las luces recibidas por un pasado, por las instituciones que guardan dicha herencia y proponen esa herencia, ese recipiente con un cristal que nos refleja como una masa sin identidad. Vemos a través de él sin detenernos en la vida del espíritu. Aquí, la voluntad, el pliegue en el cuenco calmo. Tal vez la solución al problema de la CATÁSTROFE. Es. Detenerse a beber en él. Los cercos trashumantes son la mezcla de hechos que sufrimos golpeando ese cuenco. Romper, transgredir es lo que hacen desde fuera. No todos los golpes en ese cuenco nos pertenecen, y hasta que no sea así no podremos intuir, hacer del “ser interno” método o lenguaje para enterrar lo ineludible, esa necesidad de inmortalizar, esa necesidad de envejecer, esa necesidad de vivir a cualquier coste. Paladear una música en cambio, contemplar el gesto propio no es una comprensión al uso, pero sí la base a revestir el cuenco de hoy. De presente. Esa sustancia privilegiada en estos tiempos locos.

Un abrazo Maquinista, un abrazo Aka.



 

Un uomo batte ad un'antica porta

di bronzo, ma nessuno ode. La Luna

appena mette una scintilla smorta

sulle sfingi dei fregi e sulla bruna

man di colui che batte a quella porta;

non s'ode voce né risposta alcuna.
                                                                (Un hombre bate una vieja puerta
                                                                de bronce, pero nadie atiende. La Luna
                                                                tan pronto pone un destello crepuscular
                                                                sobre las esfinges de los frisos y la mano morena
                                                                de quien llama;
                                                                no se escucha ninguna voz, ni respuesta.)

Sola l'eco dai cupi anditi porta

il rimbombo dei colpi alla soggetta

palude, intorno alla campagna morta,

dove luccica a gore la costretta

acqua livida e trema la ritorta

vetrice alla pestifera belletta.

Non trillo d'alati ospiti conforta

quel deserto, né strige a quelle in vetta

nere torri giammai la Luna ha  scorta.

                                                           Sólo el eco da en los pasillos oscuros
                                                           el estruendo de golpes a la calma
                                                           ciénaga, alrededor de la campiña muerta
                                                           donde brilla la  sangre en la intimada
                                                           agua lívida y tiembla la torcedura
                                                           del sauce blanco hacia el fango pestífero.
                                                           No trilla la comodidad alada de los huéspedes
                                                           en ese desierto, ni al búho en las soñadas
                                                           negras torres que la Luna ha rehecho.

Chi sa da quanto il pellegrino aspetta?

Chi sa da quanto batte a quella porta

cinto dalla maremma maledetta?

                                           ¿Quién sabe desde cuándo espera el peregrino?
                                           ¿Quién sabe desde cuándo bate aquella puerta
                                           rodeado de la Maremma maldita?


***
Vittoria Aganoor Pompilj

 
* (La Maremma) En la Toscana, fue tradicionalmente poblada por los butteri, ganaderos que usaban caballos hasta recientemente, con un distintivo estilo de silla. En el pasado era zona poco salubre por la presencia de muchos pantanos, la Maremma fue desecada durante el régimen fascista y repoblada con personas que venían de otras regiones italianas, en particular del Véneto.

             Vittoria nació en Padua el 24 de mayo de 1855, a los padres de Edoardo Aganoor y Giuseppina Pacini. Edoardo (1822-1891) provenía de una muy rica, noble familia de origen armenio que se trasladó a Persia en el siglo XI….
 …Vittoria murió una noche entre el 07 de mayo y 8 de 1910, debido a complicaciones tras una operación que se sometió en una clínica de Roma. Su marido no podía soportar la idea de vivir sin ella y acabó con su vida con un disparo de pistola. Esta doble muerte provocó tanto impacto y simpatía en los círculos literarios italianos y políticos, el trágico suceso que ocupa titulares de la prensa durante muchos días.


- Disculpad mi traducción. Todavía estoy empezando con el italiano. Además en medio de esa traducción me entretuve cocinando. Otro tipo de poesía.

- “Panga con almendra crocante”
En una ancha cazuela de barro ponemos a calentar en aceite y sal; media cebolla fileteada, dos zanahorias, puerro y dos pimientos italianos. Un chorrito de vino blanco. Tras un rato, cortamos un chili verde y lo echamos con una pizca de eneldo y hierbabuena. Majamos dos dientes de ajo y un dado de jengibre. Lo echamos, y espolvoreamos cúrcuma por encima. Lo dejamos hacer. Mientras preparamos unas láminas de tomate y calentamos medio vaso de leche, con azafrán y un poco de mantequilla. Hacemos sitio en la cazuela para instalar las láminas de tomate y encima los filetes de la penga. Y encima la base de verduras a la que sumamos un puñado de guisantes frescos. Vertimos la leche y espolvoreamos harina de maíz, nuez moscada, removemos un poco para que todo ligue. Se esparce el triturado de la almendra crocante y se tapa finalmente.

21 de marzo de 2012

Cercos trashumantes.


( La sístole y la diástole del corazón.)

En otro espacio, maquinista ciego, dialogaba sobre la disposición de las piedras, las minúsculas que encajan como piel en un zapato. La poesía así sigue su trayecto, danza de un río. En el mismo que todos, día y noche nos dejamos arrastrar para surcar esta tierra.

Para este día de. Trashumantes.
Empiezo con un inédito de Juan Ramón Jiménez y prosigo.
 **
*
 
                “Hasta tu nombre” 

Al vivirla, al gozarla, al contemplarla,
creador, poeta,
estos nombres que el hombre,
puso a tu creación
los pisé yo con dulce peso,
y ellos me dejaron que yo los pisase
como pisa el amante a la amada
en el goce supremo que el amor engendra
en nombre sucesivo hasta tu nombre.






 "Cercos"
 
     Todas las cosas conspiran para la desaparición. Des-aparecer es el objetivo. El mundo es la historia de la visibilidad -el mundo que fue contado por los antiguos griegos-: apariciones y des-apariciones o la continuidad bajo la vida y la muerte. Aparición y des-aparición de lo que yo no soy, siéndolo más de lo que me soy a mí misma por debajo de mí. Aparición y des-aparición de lo que no somos, ya que ser es ser limitado, ser es estar cercado, ser es vivir en un cerco: vivir atemorizado en un círculo de fuego sin atreverse a a-cercarse, a romper el cerco aproximándose a las llamas que aprisionan con su horror, con su nada, con su amenaza. La purificación, la destrucción por el fuego. Purificarse: desintegrarse. Des-integrarse: romper los límites que nos hacen ser: ser íntegro, ser una fuera de lo que sigue, a pesar de lo que sigue, por encima de lo que sigue. Yo soy una y mi cerco, un cerco abierto como un ojo, un ojo que deslinda, que traza los lindes con fuego: aquel fuego que brota del párpado, nunca de la córnea. En la córnea, sobre ella, como pantalla translúcida: las lágrimas, sobre la córnea la gigantesca cortina de agua que mana dolorosamente de las entrañas, el agua del dolor que apaga el fuego sin romper el cerco, impidiendo, ahora y luego, la purificación.
Las lágrimas son una desobediencia a la ley del universo: aparición-des-aparición. Las lágrimas son la culpa y el precio por el territorio conquistado: yo soy una y mi cerco.

Destruyamos. Desautoricemos lo escrito. Mi cerco y yo nos construimos en otro cerco: el del lenguaje. Cada lenguaje un cerco. La transgresión: el trabajo de la metáfora. Transgresión lingüística, rápida, penetrante, creadora. La apariencia salta fuera del ojo, el ojo fuera de su córnea. La forma puede volverse música.
La palabra guía dentro del cerco. De cerco a cerco ¿quién anda? ¿Qué aguijón penetra en los espacios que el fuego pone al rojo? De cerco a cerco nada, o tal vez el águila. El lenguaje de los cercos requiere otros conceptos, otras palabras: palabras trashumantes, palabras bereberes, palabras del desierto: sin eco, hechas de sílabas que se desmoronan al pronunciarse, palabras tránsfugas o planeadoras, palabras buitres, palabras carroñeras que limpien los viejos cercos de sus muertos, de sus asesinados y de sus asesinos. El lenguaje de los cercos requiere el vuelo. De cerco a cerco se vuela. Se vuela como los buitres, con el pico ensangrentado, con flecos de carne descompuesta colgados en las comisuras propagando, de cerco en cerco, el virus: el ansia de hacer mundos.
¿Y las lágrimas? ¿Y el agua? Pura convulsión del aire licuado por el frío.
La córnea vaciada de su ojo es el estanque de materia donde Leibniz creía ver el universo: la unidad de todo lo posible. El ojo, sin su córnea, apenas se parece al diseño de un ojo.
¿Y si lo posible fuera lágrimas infinitas? ¿Y si el dolor fuera el infinito anhelo de todo lo posible por existir?
¿Y si las lágrimas fuesen el dolor de existir que se expande por todos los cercos de los cercos?

Desautorizar el texto: dejar al texto huérfano, matar al autor, destruir al que dice yo bajo el texto, al que dice yo sin decir "digo", desplazar al que escribe, dejar huérfano al que escribe, huérfano del texto que ya le precede, que siempre le ha precedido, que le precede en el cerco, que le encierra en su cerco, que le induce a cercarse y a decir yo, des-autorizar el texto cuando dice "lágrimas", con-textualizar al texto con otro texto que lo embeba como un papel secante, des-autorizar al yo cuando escribe "dolor" sin escribir que escribe, y dejar en suspenso el juicio sobre la posible des-aparición de una muy antigua creencia.

¿Y el grito? El grito es la flecha disparada que se eleva, vertical, y alcanza al buitre en pleno vuelo.
 Chantal Maillard "Filosofía en los días críticos", Diarios, 1996-1998 

*
***


Las imágenes
se amansan en el agua,
pero no descansa el agua,
sino que fluye sin fin,
portadora del enigma
de su constancia.
Cuando llega la hora,
es moneda en la boca
la quietud
que la negrura convoca
y es el óbolo que entrega
en las huidizas manos del río
que va a la nada.

Si el horizonte fuera una línea...,
pero es un cerco
que se desplaza.

Clara Janés.

 
 *
 ***
****
 
La vida se arrastra desde el comienzo. Se derrama, tiende a irse más allá. A irse desde la raíz oscura, repitiendo sobre la faz de la tierra —suelo para lo que se yergue sobre ella— el desparramarse de las raíces y su laberinto. La vida, cuanto más se da a acrecer, prometida como es al crecimiento, más interpone su cuerpo, el cuerpo que al fin ha logrado, entre su ansia de crecimiento y el espacio que la llama.
María Zambrano “Los bienaventurados”




      El pájaro"

La preocupación por las diferencias es algo congénito en el pensamiento occidental. Pertenece a la visión científica, que convierte el mundo en experimento. Aplicamos el método hipotético-deductivo a todo lo que se nos presenta. Lo cual no deja de tener cierta gracia cuando el pensamiento la emprende consigo mismo.

Pensemos pues el pensamiento. Pensémoslo en la filosofía y en la poesía; el pensamiento está sin duda presente tanto en la una como en la otra.

La filosofía: el punto de partida de la ciencia, el método o la manera de habérselas con el lenguaje para lograr conclusiones a partir de definiciones. Acotando, pues. Delimitando.

El poema: aprehensión de lo-que-hay, en un modo. Infringiendo los límites. / La poesía (poíesis): el conjunto de modos y maneras (amaneramientos) de la aprehensión. La preocupación «poiética» es la de cómo mostrar el qué que le pertenece al poema.

(Entre el modo y la manera, ambos sinónimos de «forma», hay, tal como aquí quiero emplear los términos, una diferencia: el modo es musical, la manera, no necesariamente).

¿Y el pensamiento? El pensamiento, por supuesto, atraviesa todas las elaboraciones lingüísticas, salvo la repetición (como manera) o la letanía (como modo). ¿Cómo no iba a ser así?

Con respecto a esta discusión viene al caso aquel pájaro filosófico que Juan Miguel Palacios nos ponía de ejemplo en sus clases de Ética. El que lee filosofía, decía, hace como el pájaro cuando bebe: toma un buche de agua, levanta la cabeza, traga y, así, sucesivamente. Así también el lector de un ensayo lee un párrafo, levanta la cabeza, entrecierra los ojos un momento y luego vuelve al libro. Me acordé de aquello mientras leía porque me sorprendí realizando aquel mismo gesto del pájaro. Levantar la cabeza, con los ojos cerrados, y volver al agua. Pero, lo curioso es que, esta vez, no estaba leyendo un ensayo, sino unos pequeños poemas aforísticos. Así que me pregunté si, siendo el gesto el mismo, no habría de ser lo mismo también lo que aconteciera en la lectura de un ensayo y en la de un poema. ¿Acaso no tendría lugar, en ambos casos, un mismo acto de comprensión? Un cierto paladeo y… algo cae. Algo que se filtra antes de asentarse en la conciencia. Una comprensión… Pero, ¿qué es la comprensión?

       Chantal Maillard “Poesía y pensamiento”





                                        La intuición empírica del pájaro le lleva
                                        a elegir el farol que un saledizo ampara
                                        para ampararse él mismo del invierno.
                                       
                                        Quisiera que mi intuición supiera
                                        elegir, ver de qué modo
                                        la noche pudiera quedar fuera
                      (víscera de cavernas magulladas,
         náusea y frío o aquella pesadumbre
sin raíz). Quisiera señalar y
(llamando a la hermosura)                   decir:
                                      ven; que el corazón fuera ligero
                                      y mirara y al mirar dijera: te amo,
                                      como un ángel de Giotto que bajara
                                      hasta Joaquín. Te amo,
                                      debió de sentir que le decía,
                                      y que quería decir; puedes amar.

Olvido García Valdés “Lugares” 2006






*                                                                               *

on the road