17 de marzo de 2012

"Intuición"


 
Quien quiera recibir el don de ser sí mismo
sin temor a perderse
debe saber jugar desde fuera de sí,
debe saber ser nadie,
saber anticiparse a lo que habrá de ser.
Así me hablaste
cuando murciélago volaba
a ras de suelo.
                                                                      Qué espléndida tu sombra cuando avanzas
                                                                      desprovisto de aliento y de espesura.
                                                                      Se extiende sobre el bosque,
                                                                      al mismo viento enmaraña,
                                                                      deja ciega a la luz
                                                                      y separa a los seres sin dañarlos
                                                                      más de lo que lo haría una nube al pasar.
                                                                      Cuando juega a enredarse con la hiedra
                                                                      en mis tobillos, Señor de los bosques,
                                                                      mi vientre se convierte en un nido de pájaros
                                                                      recién nacidos
                                                                      que esperan su llegada como la de una cobra
                                                                      por el erguido tronco de mis piernas.
                                                                      Tu sombra en mí devora las mil formas que el bosque
                                                                      toma cuando descansas.
Si estuvieras un día fuera de ti solamente sabrías
lo intensa que es la muerte.
Si estuviera sin ti la muerte solamente una noche
no se despertaría el oso blanco
de la aurora.
Poco sabes de ella pues se esconde en tu risa justo cuando
se apaga.
Si en ese mismo instante mirases como mirasen las garzas
verías como de mi pecho se cuelga cada tarde
para mamar un resto de amapola.
Luego se duerme en mi vientre y espera
tu abrazo y mi delirio.
La beso entonces con ternura.
Es tan blanca que apenas puedo saber cuando se ausenta.
Chantal Maillard “Hainawuele” 1988

              Si el fundamento psíquico interno de nuestra apariencia individual no fuese siempre el mismo, no podría existir una ciencia como la psicología que, en tanto que ciencia, se basa en un psíquico “por dentro todos somos iguales”, del mismo modo que la fisiología y la medicina se basan en la identidad de los órganos internos. La psicología, la profunda o el psicoanálisis, no descubre más que los siempre cambiantes estados de ánimo, los altibajos de la vida psíquica, y sus resultados y conclusiones no son ni particularmente atractivos ni muy significativos en sí mismos. Por otra parte, la “psicología individual”, prerrogativa de la ficción, la novela y el drama, nunca podrá ser una ciencia; como ciencia resulta contradictoria en sus propios términos. Cuando la ciencia moderna empezó por iluminar por fin la bíblica “oscuridad del corazón humano” –de la que Agustín de Hipona dijo : “Está oculto el corazón bueno, asimismo lo está el malo; hay abismo en el corazón bueno e igualmente lo hay en el malo”-, resultó que no era más que “un almacén y acopio de males variado y lleno de pasiones “,tal como Demócrito ya había sospechado. O, por decirlo de una manera más positiva: “El sentimiento es magnífico mientras que permanece en el fundamento, pero no cuando sale a la luz y quiere transformarse en ser y gobernar”.

               La monótona igualdad y la penetrante fealdad que caracterizan los hallazgos de la psicología moderna, y el contraste tan evidente con la variedad y riqueza de la conducta humana tal como se manifiesta abiertamente atestiguan la diferencia radical que existe entre el interior y el exterior del cuerpo humano.
Hannah Arendt “Pensamiento” 1971
“Flores para el oído”
en todas partes hay flores
             acabo de descubrirlo escuchando
flores para el oído
lentas silenciosas apresuradas
flores
para el oído

caminando por la calle
que un hombre rompe con un taladro
sentí el horror de la primavera
de tantas flores
             abriéndose en el aire
y cerrándose
de tantos ecos
              negros rizados pétalos
arrastrándose
             hasta el borde de mar de tierra
             recién abierto

se que un día de estos
              acabaré en la boca de alguna flor
Blanca Varela “Canto villano” 1972- 1978.

  Proemio a mí mismo...

“No escribir sería no ver, no querer ver. La escritura multiplica”
Ada Salas “Alguien aquí, notas acerca de la escritura poética”

***
**
*Epílogo a mi intuición”  (Ese lugar existe, nutre.)

Se arraciman algunas vibraciones
tal vez para silenciar,
preflorar el motín de mi sombra
y volver a la intuición.

Se nutre la sombra con mi caparazón
tal vez para hacer fango de entraña,
deliberada
y volver a la intuición.

Al nacimiento
tal vez sin despertar la piel,
acudiré al palacio subterráneo con un santo y seña
y volver.
Lo que imagino de la intuición es el combate, la fragua perdida en la historia y más allá. Oteo el pueblo Shona, dueño de un inmenso bosque. Los Shona, los creadores de la Gran Zimbawe, la mayor población pre-europea megalítica al sur del ecuador. Una primavera sin voz, tal vez.

10 comentarios:

  1. Por supuesto que por dentro somos variables y diversos, la Psicología sólo trata de encontrar algunas peculiaridades que se compartan entre varios, para poner así algo de orden en el caos interno que nos gobierna.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Noctívaga
    Con mayúscula o minúscula, en el jergón de la mediatización subyacen los infinitos senderos a los que no les hace falta el estruendo cambiante de esa ciencia, que respeto, pero cambiante en pos de una búsqueda de sentido. Existe un sexto sentido que se acomoda en las apariencias y vierte en la realidad el espíritu, el don de la libertad o caos que nos penetra como una raíz. Hasta la sombra donde no llega, no ausculta la vibración, la monótona luz. Que me suena al “divide et impera”. Por eso me acomodo en el sondeo de los sonidos y los silencios. Antes de esa “irrefutable búsqueda”.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estar fuera de sí, Chantal es maravillosa, estar fuera de sí y aprehender fuera del ombligo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Tan necesario el nacimiento de ese racimo vibrante creciendo en alas para calmar, aplacar la sed de mamífero que empuja siempre a conquistar, cuando quizás en realidad lo imprescindible sea abrazar en silencio la cara interna de la propia piel para poder soñar de nuevo en brazos de la intuición… Que el golpe sonoro del pecho vuelva a pronunciar ese santo y seña que abrirá la entraña y con ella el regreso a aquel primer momento de la libertad verdadera de no tener voz en la garganta y por tanto nada que perder, mentir o reclamar. Sólo el leve gesto de la mirada profunda y el supremo poder de la respiración y el latido. Aquello que sí habla, sobre todo del amor…

    Gracias por multiplicarte en mil ecos, ya sean de Chantal, Hannah, Jon, Ada, Blanca o de ti, pues con todos ellos tejes un manto de flores y días que anticipa el viento que ha de llegar para mover todas las ramas del bosque, para des-entrañar la esencia de sus sombras pariendo delirios y abrazos…Tus lecturas susurran maravillas, sin duda algún día tú también te abrirás en boca de alguna flor…o semilla de cardamomo……

    Un abrazo 'entre el interior y el exterior del cuerpo' ;))

    ResponderEliminar
  5. Joven Cuervo
    El ego debería poseer todos los sentidos necesarios para “jugar fuera de sí” y no sólo voz. Derramar todas las sensaciones por ese umbilical pasadizo.
    Preflorar en y con la ausencia.
    Pisar la entraña hasta hacer jugo.
    Beber y ver.

    Un abrazo allá en la negrura de tus vuelos.

    ResponderEliminar
  6. Maquinista Ciego
    Las alas en la incomprensión, las alas en la indefensión, las alas en la pugna, las alas en la baba del caracol
    en el destello raquítico
    en el jergón desoído
    alas en el hilo.
    Oler el racimo para conjugarlo, observar la arteria vivida
    dejando el manantial del cortejo de plumas preñado
    y volver

    a ti, a todos los que pasan por este espacio.
    Crecer en la ausencia, en el juicio del vacío.
    Gritar a todo pulmón el retrato del crimen
    casi a ciegas, adelantándose al instante, la maravilla es intuición
    multiplicación.

    Y como supongo conoces a Aldous Huxley, te haré una cita suya para que reflexiones.
    “Que los mortificados son, bajo algunos aspectos, a menudo mucho peores que los no mortificados, es un lugar común de la historia, la novela y la psicología descriptiva…” Vivir los gestos, abrazar el abrazo, coagular en indiferencia la pasión. He aquí el mejor juicio.

    - Tu abrazo indefenso se intercala en el parámetro exacto de mi silencio. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. ¿Inarticular el yo quizás? Así como a veces buscamos esa palabra incontaminada, con la equivalencia del balbuceo de un niño, y que lleve en su vientre el germen de un silencio, de igual modo que el estertor de la muerte. La selección de poemas es magníficas. Bellos, y escritos desde la entraña hacia la entraña(difícil recorrido). La intuición parece una superviviente de una edad primitiva, y nos remonta a un hombre en pañales, todo animalidad. Tengo la impresión de que influye y determina nuestras vidas más de lo que parece. Y es hermética a la psicología. La psicología se basa en ciertos patrones, en pautas comunes, pero son insuficientes. Y en cierto modo, mejor que así sea. Gracias por estos poemas, y la reflexión que va adherida a ellos. Bicos, irmanciño

    ResponderEliminar
  8. Vera
    El bis que responde al silencio. Desensorizar las últimas capas para recuperar la ausencia. Inarticular tal vez el yo pensante para ubicar la hiena ante palabras con ego desmedido y testificar en contra de uno si la risa no llega con el instinto del verdadero vientre al poniente, hermética sí.

    Es posible que en el sentido de “razón” tal como se usa desde hace un siglo esté el giro hacia la confusión, la confiscación a la animalidad. La disipación de las clases sociales, el conformismo y el suicidio colectivo en esta necesidad urgente por expresar, en derivar, en apoyarse en certezas eventuales e idílicas. Ese tañido de origen sostiene en un extremo el ser, y del otro lado la apariencia. Ambos polos caen al mundo aovillándose hasta olvidar que estamos vivos. Que vivir, amar, eran los extensos del bis que responde al silencio.

    Deseo que sigas hostigando a las musas con fuerza, y este rincón servirá de posada siempre que lo desees.

    Mil abrazos. Tichaonana!

    ResponderEliminar
  9. Hola CC!!

    Encontrarnos fuera de uno mismo,con la sensación de perspectiva,con todos los sentidos expuestos,aflorando,sintiéndolos,como si tocar y ver y oír y oler y gustar...fueran algo inusual,podría ser que los utilizamos sin pensar,improvisando en cada momento,intuyendo cuál es el necesario.
    Y para qué pensar...?es cierto, es bueno pensar,sería impensable no hacerlo,jaja,pero me refiero CC...a sentir más,a abrazar más,a sonreír más,a querer más,a...intuimos que lo necesitamos, y aún así no lo hacemos lo suficiente,nos retrae la vida misma,ésta,tan moderna e impersonal,donde creemos que tener una muestra de cariño es debilidad.

    No es cierto.
    Nos hace mejores y nos sentimos queridos.
    Mi piel necesita tus manos,porqué no buscarlas?,porqué a de importarme la sociedad?,acaso le importo yo a ella?

    Intuición de sentidos,a veces malogrados.
    Creo que me he liado un poco.

    Un abrazo!!
    Hermosas fotografías!!

    ResponderEliminar
  10. Tal vez sea necesario salir de uno mismo
    interrumpir el tiempo
    moler las ruinas

    buscar el manto de silencio y detenerse en la intuición
    gracias por tus palabras aquí
    el lío universal nos acerca
    muta las cercas

    Abrazo!!!

    ResponderEliminar

o tu no-comentario

on the road