8 de diciembre de 2016

el esfuerzo



Zhang Quanzong 张泉踪 (1964~) shuimohua work





















 *


Los supermercados, los centros comerciales, son el ágora de las reclusiones de la necesidad y también de las exhibiciones de la abundancia. La paradoja, emana de los senos de la discordia. Es visible la transversalidad invisibilizada institucionalmente, casi-como-lugar mítico y heroico. Cuando no es más que el comercio que resta de la explotación, modificaciones genéticas, contratos indefinidos, nulo criterio ecológico por los contaminantes usados, y una etiqueta, que marca el precio.

El capitalismo y la tecnología adherida hacen de las ideologías también un producto. Siempre novedoso sí, pero siempre capaz para deshumanizar mediante imperios o bien imperativos. Las prácticas de apoyo mutuo, se viralizan, y tan solo algunas gentes libertarias y anarquistas, han sabido tender mediante la acción y la palabra. En lo que queda de vida pensante y sintiente será de ese modo. El anhelo de dominación debería ser extirpado antes de hacer caer dicha dominación. El deseo inane de derribar/cambiar el sistema de dominación es menos que nada si no se ataca su deseo. Deseo que es máquina y obedece a una energía. El Mal.

Lo más siniestro es ver la demandada y actual necesidad sobre debatirla como banalidad, mito re-creado durante las “guerras mundiales” y centrado por ejemplo en los mediáticos juicios de Nuremberg como-mal inevitable, aunque juzgable. Y mientras tanto se restablecía el poder hegemónico alemán promoviendo a otros criminales no mediatizados para cargos públicos y privados, políticos, etc. A veces está bien preguntarse sobre los 25 millones aproximadamente de muertos, asesinados, bajo opresión militar estadounidense. El seudo confort de la liberación tecnológica y el politeísmo de la mercancía que condiciona y manipula la vida.

¿Tendrán los mundanos pensadores a bien pensar sobre la contradicción de la mercancía?¿Entre su naturaleza abstracta como valor de cambio y su fertilidad como valor de uso para reparar el deseo, los deseos?¿No nace así el capitalismo?¿No se nos empuja literalmente a trabajar violentamente, embriagados de olvido, y solo aspirando a apropiarnos de un metal?

El antagonismo base como formación a las teorías burguesas, aspira a universalizar los diálogos aporéticos y construir un juicio estético del todo interesado. Eliminar cualquier esfuerzo que trascienda plenitud para el individuo y por extensión a la humanidad. Lo que trasciende sin embargo, de la técnica, del trabajo, y de la ciencia, es un resumen burocrático, una planificación de evidencias insensibles que reposan en la apariencia; es decir, la buena vida. El arquitecto académico hoy es el rey del twitter… Voy a traeros un texto de 1975 de Roberto Juarroz sobre el poeta Antonio Porchia “La profundidad es lo opuesto a la política. No es extraño que esta palabra no aparezca en toda la obra de Porchia. La política maneja a los hombres, los instrumentaliza, los mediatiza, les impone prioridades, los subordina al poder y la ambición, los somete a causas e ideologías, los convierte en rebaño.” / ”El pensar profundo transforma, como el amor profundo. Transforma y crea porque encara la imposibilidad, la muerte, la nada. Esto se les olvidó a todos los gesticulantes revolucionarios de superficie. Pero no a la poesía que es el pensar integrador y último, el pensar que siente, el pensar que crea, el verbo transfigurador, la abertura del fondo”. Voy a dejaros ahora un texto del paraguayo Rafael Barret, si clicais aka abriréis el enlace a un texto biográfico bien escrito allá en el aullido












  El esfuerzo

La vida es un arma. ¿Dónde herir, sobre qué obstáculo crispar nuestros músculos, de qué cumbre colgar nuestros deseos? ¿Será mejor gastarnos de un golpe y morir la muerte ardiente de la bala aplastada contra el muro o envejecer en el camino sin término y sobrevivir a la esperanza? Las fuerzas que el destino olvidó un instante en nuestras manos son fuerzas de tempestad. Para el que tiene los ojos abiertos y el oído en guardia, para el que se ha incorporado una vez sobre la carne, la realidad es angustia. Gemidos de agonía y clamores de triunfo nos llaman en la noche. Nuestras pasiones, como una jauría impaciente, olfatean el peligro y la gloria. Nos adivinamos dueños de lo imposible y nuestro espíritu ávido se desgarra.

Poner pie en la playa virgen, agitar lo maravilloso que duerme, sentir el soplo de lo desconocido, el estremecimiento de una forma nueva: he aquí lo necesario. Más vale lo horrible que lo viejo. Más vale deformar que repetir. Antes destruir que copiar. Vengan los monstruos si son jóvenes. El mal es lo que vamos dejando a nuestras espaldas. La belleza es el misterio que nace. Y ese hecho sublime, el advenimiento de lo que jamás existió, debe verificarse en las profundidades de nuestro ser. Dioses de un minuto, qué nos importan los martirios de la jornada, qué importa el desenlace negro si podemos contestar a la naturaleza: -¡No me creaste en vano!

Es preciso que el hombre se mire y se diga: -Soy una herramienta. Traigamos a nuestra alma el sentimiento familiar del trabajo silencioso, y admiremos en ella la hermosura del mundo. Somos un medio, sí, pero el fin es grande. Somos chispas fugitivas de una prodigiosa hoguera. La majestad del Universo brilla sobre nosotros, y vuelve sagrado nuestro esfuerzo humilde. Por poco que seamos, lo seremos todo si nos entregamos por entero. Hemos salido de las sombras para abrasarnos en la llama; hemos aparecido para distribuir nuestra sustancia y ennoblecer las cosas. Nuestra misión es sembrar los pedazos de nuestro cuerpo y de nuestra inteligencia; abrir nuestras entrañas para que nuestro genio y nuestra sangre circulen por la tierra. Existimos en cuanto nos damos; negarnos es desvanecernos ignominiosamente. Somos una promesa; el vehículo de intenciones insondables. Vivimos por nuestros frutos; el único crimen es la esterilidad.

Nuestro esfuerzo se enlaza a los innumerables esfuerzos del espacio y del tiempo, y se identifica con el esfuerzo universal. Nuestro grito resuena por los ámbitos sin límite. Al movemos hacemos temblar a los astros. Ni un átomo, ni una idea se pierde en la eternidad. Somos hermanos de las piedras de nuestra choza, de los árboles sensibles y de los insectos veloces. Somos hermanos hasta de los imbéciles y de los criminales, ensayos sin éxito, hijos fracasados de la madre común. Somos hermanos hasta de la fatalidad que nos aplasta. Al luchar y al vencer colaboramos en la obra enorme, y también colaboramos al ser vencidos. El dolor y el aniquilamiento son también útiles. Bajo la guerra interminable y feroz canta una inmensa armonía. Lentamente se prolongan nuestros nervios, uniéndonos a lo ignoto. Lentamente nuestra razón extiende sus leyes a regiones remotas. Lentamente la ciencia integra los fenómenos en una unidad superior, cuya intuición es esencialmente religiosa, porque no es la religión la que la ciencia destruye, sino las religiones. Extraños pensamientos cruzan las mentes. Sobre la humanidad se cierne un sueño confuso y grandioso. El horizonte está cargado de tinieblas, y en nuestro corazón sonríe la aurora.

No comprendemos todavía. Solamente nos es concedido amar. Empujados por voluntades supremas que en nosotros se levantan, caemos hacia el enigma sin fondo. Escuchamos la voz sin palabras que sube en nuestra conciencia, y a tientas trabajamos y combatimos. Nuestro heroísmo está hecho de nuestra ignorancia. Estamos en marcha, no sabemos adónde, y no queremos detenemos. El trágico aliento de lo irreparable acaricia nuestras sienes sudorosas.

[LOS SUCESOS, 27 de noviembre de 1906]


Rafael Barret
 


5 comentarios:

  1. Me ha gustado leerte, ver un fragmento que desconocía de mi admirado R. Juarroz y conocer (que no conocía) a Rafael Barret. Un buen conjunto de palabras y opiniones de un trío admirable.
    Comulgo más y me parecen más reales las palabras de Juarroz y Barret, que las predicaciones vacías que hoy resuenan por todos lados.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Se me olvidaba decirte que me encanta la pintura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pido perdón por entrometerme entre esos dos autores pues mis palabras, o mi lenguaje, no es más que la expresión de una energía compuesta de un sencillo deseo emancipatorio e igualdad frente a las retóricas imperantes, y las organizaciones sociales que pretenden contrariar a la naturaleza. No soy optimista, no procuro la felicidad, sin embargo intento aproximarme a los lazos comunes, a la responsabilidad con la urdimbre de mi pensar, sentir… el esfuerzo tal vez

      Magnífica acuarela la de Zhang verdad???

      Eliminar
  3. “La profundidad es lo opuesto a la política. La política maneja a los hombres, los instrumentaliza, los mediatiza, les impone prioridades, los subordina al poder y la ambición, los somete a causas e ideologías, los convierte en rebaño”. Cuanta verdad hay en estas dos frases apreciado C.Rider, no hay más que ver los movimientos políticos del siglo XX y la situación actual para darse cuenta de ello. Entristece pensar que el humano, como animal social, quizás no es capaz de vivir en convivencia si no es como rebaño, bajo ideologías políticas que nos constriñan como seres impidiendo el desarrollo que proclama Barret.

    La acuarela, coincido con vosotros, una delicia

    ¡Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos visto convertir en ‘ismos’ la razón, la ciencia, la técnica en el pasado siglo y ya la palabra como hecho político convertir en (im)posible. Parece como si hubiéramos, o estemos viviendo su albor, del fin, muerte, de los contextos. Construir una ciudad es restaurar una cultura. Está claro que es necesario un descrecimiento, construir el blanco sobre el que hacer la igualdad de las personas, una libertad, quizás. Claro, así como dice esa voz de Barret o un Porchia… HAY QUE TIRAR TODO ABAJO

      Ojalá estés pasando un tiempo bueno aka,
      Salud.

      Eliminar

o tu no-comentario

on the road