15 de enero de 2015

BÉLGICA




momento del asalto en Verviers





 CHANTAL  MAILLARD
BÉLGICA
ED PRE-TEXTOS





La locura como situación espacial. La mente como territorio

***

Abandonar todas las ficciones propagadas a lo largo de la historia. Remontar su curso hasta su nacimiento, y antes de él. Imaginar la convivencia de los seres humanos antes de los mitos, antes de las apariciones y parusías, antes de los profetas y visionarios. Ahí donde la extrañeza de la sombra bajo la propia mano y la necesidad, experimentada en la sangre —¿en la sangre? —, la necesidad, sin más de seguir viviendo.

Sobreponerse, también, a aquella otra necesidad, creada después de los dioses, la de tener verdades. Y a lo que sucedió después, en ciertos territorios: la contracción de las verdades múltiples en una sola, la de los dioses, que no eran ni tenían que ser verdaderos, en un solo dios verdadero.

Y luego, procurar sonreír. Tan frágilmente vives, vivimos.
Con-jugar. La dignidad y el miedo, en paralelo.

La verdad es redonda, decían los griegos, y ¿cómo no? La diosa de Parménides estaba en lo cierto. La verdad es tautológica siempre, y toda tautología es circular. Las conclusiones de un silogismo están dadas en las premisas. No hay descubrimiento. Todo círculo es vicioso. Si todos los cisnes son blancos y “esto” es un cisne, entonces “esto” es blanco, por supuesto, pero ¿acaso no estaba “esto” incluido en la premisa que dice que todos los cisnes son blancos? No se ha añadido nada. Que “esto” sea un cisne ha tenido que afirmarse desde un inicio para que pudiese construirse el silogismo. El singular precede siempre a la abstracción. No obstante, los filósofos creyeron descubrir el mundo con esta herramienta. Desde Aristhoteles hasta Hegel, compusieron magníficas sinfonías filosófico-tautológicas. Sólo Wittgenstein entendió a Parménides: toda respuesta está dada en la pregunta. Por eso, no por otra cosa, la verdad es redonda.


***


zoe leonard

4 comentarios:

  1. Cada certeza es una aproximación a la nada, ella misma consistente en dicha aproximación.

    "Must sell ALL make offer", como ilusión de esa aproximación.

    De La Belgique, recuerdo sus bosques húmedos y umbríos, semejantes al gusto de su cerveza, propicios al amour fou-gaz. Y una agobiante, aséptica y generalizada atmósfera de ordenado bienestar.

    Bonsoir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salud Loam. No empatizaría en un lugar así, por muchas imágenes y experiencias escuchadas la verdad sea, entredicha, o puesta en criterio.
      Apromiximarse a la ilusión como antídoto tal vez al envanecer de lo cotidiano del pensamiento colectivo. Recordé este párrafo de Maillard ante la redundancia estos días del terror y la mentira como poder. Deberíamos entender la comunicación como una relación con cierta reciprocidad y sin embargo. La propiedad, el orden. Medio siglo “alimentándonos” en una sociedad de consumo y bienestar, hija de mitos, y dioses cinco estrellas, de valores patriarcales, culturas hegemónicas e inflexibles. Una línea recta, hasta la economía.
      Hasta cumplir el destino y parir el desahucio.
      Me gusta estar cerca, y amar a aquellas personas que luchan contra esa línea recta, desorientada pues en su verticalidad la ilusión y el recuerdo no llegan a tocarse, y en esas personas…
      Un fuerte salud y que tengas un buen fin de semana.

      Eliminar
  2. Yo me planteo últimamente si la verdad como tal expuesta por los que con ella justifican, existe. Solo hay situaciones expuestas e impuestas, Es imposible siquiera aproximarse en estas circunstancias. Todo es blanco y a la vez es negro. Y quien puede afirmar que es blanco o negro. Dias tristes se miren por donde se mire.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la verdad no le hace falta causa de justificación, y pareciera como si administrarla, confiriera poder a quién lo hace. Ahí deberíamos plantear preguntas tal vez. Y no en la tautología de la verdad, digo en singular, cuando la verdad en mi humilde sentir, es conjugable, neutra, femenina, masculina, plural, y muchas veces es un atávico lodazal. Sí, son días tristes, la verdad se titula de mentira y la mentira se hace prólogo de la verdad. Habría que plantear más preguntas seguramente y colocarlas en el lugar donde queremos obrar. La “base” del arte y la poesía es eso. El poeta, la narradora, el texto, pueden desaparecer detrás/después de esas preguntas quedando irreversible el arte y la poesía. Cri(p)sis-arte de desaparecer- no ser comido. Diría Jorge Wagensberg desde la geometría de la naturaleza, el paréntesis es mío. Mi geometría es muy básica, la egológica que rodea las palabras rechaza la autoreflexión, su libertad pone en mayúsculas la Historia, La Razón y al Hombre en cambio. Hipnosis de la dominación. Televisión, prensa. Tal vez deberíamos ver más tiempo la(nuestra)verdad en vez, yo lo intento Carmela, y aún así tengo días tristes y otros felices así que… no podría decir este día es blanco, o este día es negro, y siguiendo a Maillard en ese párrafo-no-casi-poema no podría decir si “este” es igual voz en toda colectividad. Lo que sí es cierto, es que la gente, la persona, tiende a esconderse, y la comunicación de flujo, propicia el desenlace. Está claro que tenemos que exigir nuestros derechos ni sentados ni tampoco insertando un papel en una urna a pesar de que se cercan leyes para impedirlo, y postergar una situación institucionalizada.
      Abrazos.

      Eliminar

o tu no-comentario

on the road