2 de diciembre de 2014

el ministro de cultura consigue su deseo


Mark Strand


THE MINISTER OF CULTURE GETS HIS WISH


The Minister of Culture goes home after a grueling day at the office. He lies on his bed and tries to think of nothing, but nothing happens or, more precisely, does not happen. Nothing is elsewhere doing what nothing does, which is to expand the dark. But the minister is patient, and slowly things slip away  —the walls of his house, the park across the street, his friends in the next town. He believes that nothing has finally come to him and, in its absent way, is saying,     “Darling, you know how much I have always wanted to please you, and now I have come. And what is more, I have come to stay.” 


EL MINISTRO DE CULTURA CONSIGUE SU DESEO

El ministro de Cultura vuelve a casa después de un día ajetreado en la oficina. Se echa en cama e intenta no pensar
en nada, pero nada sucede o, más precisamente, no sucede nada. La nada está en otro sitio haciendo lo que hace la nada, que es expandir la oscuridad. Pero el ministro es paciente, y lentamente las cosas se desvanecen –las paredes de su
casa, el parque al otro lado de la calle, sus amigos en la si-
guiente ciudad. Cree que la nada finalmente ha venido a él
y que en su manera ausente le está diciendo “Querido, sabes
lo mucho que siempre he deseado complacerte y ahora he
venido. Y es más, he venido para quedarme”.

Mark  Strand


ED. COLECCIÓN VISOR DE POESÍA

2 comentarios:

  1. Supongo. que conoces ese verso suyo tan maravilloso:
    <>
    Descanse en paz.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hace poco leí que “todas las ilusiones nos opacan aunque sea un poco”, y es tan cierto, tan ignorado dicho funcionamiento, que pareciera que para librar, convertir esa sombra en otra, más trasparente, sólo nos valiese de nuevo la ilusión. Algo así como si la ilusión nos cargase de energía ante cierto utopismo. A mí me sucede que siento esas ilusiones/desilusiones como sombras de un mismo/propio cuerpo. Aquí estaría bien interrogarse del valor de una imagen, y de su sentido. EL valor como algo atribuido por una “historia” y el sentido acotado por una “cultura”. Como ves lo presento como proyecciones. También antes te presenté las sombras de un cuerpo presente tú/yo, pensante/sintiente, como proyectivas…
      …sucede que desconozco casi en su totalidad la obra de Strand salvo [Casi invisible] y ahí no está ese verso que… <> …sigo desconociendo. Me enteré de su muerte por el blog de [misiglo], pues no tengo televisión, ni FB, ni leo la prensa. Como ves, descanso en paz.

      Beso y abrazos!!!!

      Eliminar

o tu no-comentario

on the road