17 de diciembre de 2014

2014/15

Mi corazón late
debajo del agua
aletea
                                               
////

Feliz año


                                               a todos


////


Aquí os dejo unos haikus del monje Taneda Santôka.

El monje desnudo
Taneda Santôka


ED. miraguano /-traducción y comentarios Vicente Haya, Akiko Yamada y José M. Martín Portales-/ prólogo: Chantal Maillard.

Con indolente sencillez regresa el cuerpo, a veces, a su intemperie, como si se adentrara en un huerto solitario por el mero hecho de una pequeña predisposición, o permitiera que el alma se hiciese visible por completo.

Entonces recorren el paisaje evidencias casi irreconocibles, como llegadas de un tiempo remoto o futuro, señales de todas partes que se abrazan a nuestra más íntima frontera y nos susurran al oído una consigna, acaso una canción antigua que aún recordamos.

Todo se vuelve silencioso. Todo significa sin necesidad de haber sido expresado.

El despojo atrae la compañía. Solo la desnudez accede a lo evidente.

El que se busca añora la transparencia.









































La primera dificultad en la traducción de este haiku está en el gorori to. Es una expresión que nos hace sentir que algo pesado ha dado una o más vueltas, o se ha tumbado de golpe. Es una referencia auditiva, como luego las que empleará el comic. Este haiku comienza, pues, haciendo escuchar al lector un ruido. Se nos dice en seguida que ese ruido ha tenido lugar “en la hierba” (kusa ni). Sólo al concluir la lectura del haiku podemos suponer que es el cuerpo de Santôka el que se ha tirado en la hierba mientras

     se secan unos calzoncillos que ha tendido en algún lugar indeterminado. Nos lo imaginamos colgando los calzoncillos para que se sequen en unas ramas o en la propia hierba y tumbándose a descansar. Pasa el tiempo y continúa sesteando, dando perezosamente vueltas en la hierba, mientras piensa “todavía tengo tiempo, todavía no estarán secos”. La forma verbal pasada y terminante –kawaita (“ya están secos”)- actúa a modo de la conciencia de la realidad. Su indolencia o su desnudez han sido privadas de excusa. Debe incorporarse, debe vestirse. El “hacer” debe dar paso al “deber”. Ni siquiera un monje errante –del que nadie espera nada- acaba nunca de desterrar por completo la sensación de que hay cosas por hacer.





Frente al más elegante hadaka (“Estar desnudo”), suppadaka significaría “Estar en pelotas”. Es, pues, un término más coloquial y gracioso. Santôka, desnudo en la hierba, ve venir una libélula. Es la primera criatura en mucho tiempo que parece decidida a tocar su cuerpo. El haiku transmite la importancia en la cultura japonesa de la intimidad del cuerpo. Desnudos nos sentimos expuestos. Y en esa situación, a pierna suelta, tirado en la hierba, vulnerable, ve que se dirige una libélula hacia él y que va a posarse… ¿Dónde? Aunque no se dice el sitio exacto, por pudor, es más que claro el lugar que ha escogido la libélula para hacer una parada en su vuelo…







2 comentarios:

  1. llegar a la desnudez, el año que ya llega.
    abrazo inmenso, querido, y todo todo todo lo mejor, que sabes que siempre es pequeño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. con bracitos torpes y dedos afilados
      hacer de lo poco inmensidad
      proyectar piel

      abrazos miles

      Eliminar

o tu no-comentario

on the road