19 de noviembre de 2014

19.- (dientes de leche)






(dientes de leche)

1   19.-
Hace unos días a-noté una sacudida al pisar los siguientes poemas, aquí dos, el primero y el último de [dientes de leche].- Digo sacudida y digo temblor. Aquí distanciándome del presente y lo visible. Allá el reino de la última palabra producto de una ingesta inadecuada. Pero aquí todavía el cachorro lame sin el lenguaje de la última palabra.

Una fuerza vulnerable (me) golpea (en) los arcos de los pies. Pie. Invierte la inercia. El espejo sonoro me sitúa al menos, me ubica en el falso problema del adulto, no ver del espejo más allá de su nariz. Ojalá podáis recorrer estos 19.-poemas/latido como la corteza en el rostro propio hace planta.

Hay un pozo llamado mente. Civilizaciones encarecen su suerte aunque el incivilizado solloza saqueo extremaunción. Diferencia. El incivilizado nace al sentir ente y muere en el diálogo psicoterapéutico. Un niño arrastra un violonchelo, lo descuerda en el pozo hasta devolver la raíz al espejismo, hasta el temblor.

para acceder a estos 19.- 

Antes de la lactancia
Éramos niños blancos.
La leche,
Dijeron,
Hará crecer vuestros dientes;
Los pondrá fuertes,
Los necesitaréis para comer:

Incisivos,
     Los usaréis para cortar;
Caninos,
     Los usaréis para desgarrar;
Premolares,
     Los usaréis para masticar;
Molares,
     Los usaréis para triturar.

Antes de la lactancia
Éramos niños blancos;
Ahora,

Carnívoros.
                                                                  Myriam Seda


/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////*/////////////////////////////////
///
/





CANCIÓN DE CUNA

Ojalá la vida os merezca de todo menos la pena.
Que os merezca el barro en la estación de lluvias,
que os merezca el disgusto de la gente,
que os merezca el azar, el caos, las carreras locas,
y el temblor valiente.
Ojalá la vida os merezca de todo,
incluso el estómago vacío
y la lactancia amarga.
Ojalá sea una infancia furiosa
de primaveras pequeñas como la vida, de sonrisas grandes como querencias.
Una infancia maleducada y cruel,
de esa que acaba en castigo
y uñas sucias y dientes rotos.
Que la televisión deje de llamarnos pobres.
Que los ignorantes vomiten lástima sobre su pan,
y no sobre vuestra tierra.
Que nadie os mire.
Que nadie os ate.
Que nadie os salve.
Quemad los zapatos,
que son jaulas negras,
que son sombras tristes.
Los adultos somos locos asustados.
Asfixiados. Agotados. Viejos.
No hagáis ruido, os pedimos.
No seáis, os ordenamos.
Lávate las manos, niño.
No rías tanto, niño.
                        *
Aprendemos mil idiomas,
y perdemos todo el rato.
Nos perdemos.
Os perdemos.
Os convertimos en nosotros.
Os educamos.
Os anulamos.
Porque vuestra mirada es diáfana y vuestra luz nos deslumbra.
Porque sois verdad y la verdad es horizonte
y alas de mariposa que se arruinan con el tacto.
Qué miedo los momentos verdaderos.
Qué miedo imaginarme en vuestros ojos.
Qué miserable, qué fea, qué despreciable me imagino en vuestra mente
Pero qué verdadera.
No me miréis tanto, niños, que me muero de vergüenza,
  que me he vendido a la pena.
Que nada os merezca sufrir,
que las penas son invento de los hombres.
Que crecer es sólo excusa, es sólo escudo.
Sed siempre niños, sed siempre agua.
Sed pájaro y murmullo.


Canción de cuna.

Temblor de rama.


                                 María Ferreira










Orquesta, maqueta y fotografía: _____Dara Scully  

dientes de leche)

Escriben: 

Alba Ceres, 
   Almudena Vega, 
      Ana Gorría,
         Carmen Juan, 
            Daniela Camacho, 
               Emily Roberts, 
                   Isabel Tejada, 
                      Lara Moreno, 
                         Laia López Manrique, 
                             Layla Martínez, 
                                 Luna Miguel, 
                                     Mar Benegas, 
                                         María Ferreira, 
                                              María Mercromina, 
                                                   María Sotomayor, 
                                                         Myriam Seda, 
                                                               Natalia Litvinova, 
                                                                      Sara R. Gallardo y 
                                                                                 Ruth Llana.



8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. gracias Darío
      los dos últimos libros de poesía que he leído últimamente y retomo con calma, son de dos poetas de ese pequeño pétalo de leche. Ver ese derroche de belleza… sólo con la mirada fragmentada, con un animal en cada frontera y aún así, no ver el desbordamiento.

      Eliminar
  2. gracias, amigo niño.
    quemaremos los zapatos, sonreiremos al despacioso ennegrecer de las huellas.

    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que se desprenda el hilo de la propia huella, es despacioso Alba, sí lo es, como hemos venido haciendo en la despaciosa negrura epistolar que es tan inevitable, hay (un) lenguaje que percorre como deseo no saciado. Hoya en el contra lenguaje y al actuar en el, nace sin más el latido, el vínculo, la respiración. [ Somos animal-memoria ] (Almudena Grande)
      …percepción circular donde el cuerpo, el Otro, la palabra, la agencia, que es la propia percepción son anormatividad, anómalo infante aún sin sombra. Todavía carece de un deseo. Podríamos hacer un símil de las nuevas sociedades actuales (simbólicas, represivas) [“El poder hipnótico de la dominación”] V.Woolf, de ese lugar, que es crecimiento y no lo es al imponer un engendro de voz estruendosa y marca en el suelo con tiza un desarrollo lisiado, prometéico, protésico, con tintes vitalistas, pero ya no nos reconocemos en ese lugar. Se niega el crecer, al nacer la orfandad. Para Julia Kristieva existe una recuperación del cuerpo materno a través del lenguaje poético. La poesía habla de un incesto ya sea heterosexual o lésbico, por tanto, dejaría de ejercer como una posesión. Pérdida al ser salvada. Este cachorro que es [[dientes de leche]] y todo el tejido poético de mademoiselle Dara Scully son espacios abiertos, circulares, y con mucha ternura.

      muvchos abrazos queridísima amiga,

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. saludos E.
      confortable asolación de las quimeras, tal vez en esa frugal devastación , la poesía como deseo desinteresado se hace infinito y donde era menos es más, suelo hacer demasiado hincapié en la poesía pero es lo único que me mantiene vivo
      abrazo

      Eliminar
  4. Gracias por tant hermosura ;)
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias a ti Carmela por pasar, tantas cosas aún por disfrutar!!
      besos

      Eliminar

o tu no-comentario

on the road