18 de febrero de 2014

un paseo



*

*

*

*

*

*

*

*

*

*

*

*

*

*

10 comentarios:

  1. Oh! Qué maravillas! Siempre he pensado que la fotografía es uno de los lugares que mejor te circunda...Quiero más!! Bicos irmanciño...

    ResponderEliminar
  2. no valgo para hacer imágenes, me caigo hasta enmarcarme en un paso, la fotografía introdujo la cinética, todos esos movimientos internos y exteriores, pero se olvidó de los pormenores, se me hace difícil habitar esos lugares sin perderme en/con ellos. // te envío más fotos do paseiño

    ...este venres están "as do peixe" no auditorio ahís! a ver si cuadra, y podemos ir, apertas!

    ResponderEliminar
  3. Pues no sé por qué dices que no vales, porque a mí también me encantan. hasta ese rabo tiene su qué.
    Un hermoso paseo :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. En mi caso particular, que no sé demasiado de fotografía, las imágenes me producen algo o no, así de simple. Las tuyas me transmiten sensaciones, algunas un poco perturbadoras, pero eso no me parece nada mal.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  5. …gracias Carmela…. gracias Humberto
    … sencillamente me sucede que me cuelo en la fotografía cuando la hago, tanto que pierdo el tiempo de disfrutar el lugar, o lo disfruto pero de otra forma. Como si estuviera o me encontrara en un lugar intermedio entre “el que captura” y “lo captado”. Y me alejo de las personas que pasean conmigo en el momento, los momentos de fotografiar. Tal vez por ese alejarme de la civilización me es dado cierto estar en tierra de nadie. La percepción convocada, la toma, carece de certidumbre y tal vez ahí me aproximo a cierto encantamiento. Desvelamiento de lo imaginario…. /// Hace unos meses me propuse ver, fotografiar en blanco y negro. Y además con un filtro polarizador que suele usarse para fotografiar en color y eliminar reflejos. Intensifica los tonos y elimina las luces reflejadas. Como le dije antes a Verónica creo que en la imagen hay un componente cinético, orgánico que se me escapa o tal vez menosprecie a la hora de contemplar. Pues mi manera de fotografiar es un poco discriminatoria, me centro en el “objeto” y trato de aislarlo hasta profundizar en su germen. Aquello que aun no está vivo.

    …os agradezco y mucho vuestras palabras. Tal vez ahora que he decidido dejar de escribir ( a saber hasta cuándo!) debería esforzarme un poco en el aspecto fotográfico. Digo, dejar de escribir, pero no de traeros alguna que otra semilla aquí al ccRider.
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo bien lo que dices de aislarte del resto cuando fotografías, al menos a mí me pasa, estoy en lo que veo, lo que siento ante algo, lo que me dice a mi, que claro está es distinto a lo que otra persona ve al ver lo mismo. Pero quizás en eso radique un poco la esencia de la fotografía, en que en realidad no es captar algo que hay ahí, sino en captar nuestra mirada, nuestra percepción de ese momento, de ese lugar que como tal ya es algo para nosotros, no?. No se si llego a explicarme, creo más bien que no, pero creo que al igual que la escritura, o cualquier otra forma de expresión, es una manera de ser nosotros en un momento, en un lugar, en una sensación o percepción y que los demás captarán o no lo mismo, o mejor aun sentirán su propia percepción o su propia sensación....bueno mejor lo dejo, jajaja, no me hagas mucho caso. Pero oye? que es eso de que vas a dejar de escribir?. Solo te pregunto, eh, tus motivos tendras pero solo espero o deseo que sea por algo que has decidido y que te haga bien, que sea lo que toca en tu momento. Bueno, no desaparezcas, vale?
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo que la mirada es tanto en fotografía como en literatura la traslación del sentir, del instante presente que fluye. Sin propiedad, libre. Es también algo prodigioso pues en vez de predecir, intenta revelar. Así de simple definiría mi escritura. La música de la superficie, esa sinfonía como diría Rimbaud que se agita en las profundidades. Y no te preocupes, no desapareceré, simplemente me estoy dedicando en mayor parte a mis estudios “hostelero/gastrónomos” sin dejar de lado la lectura, más que a escribir. Escritura creo empeñada o despeñada en un abismo para guarecer la palabra. Precipitar, deshacer/me hasta devorar la sombra y convertir el vacío en lugar apropiado para habitar. ///…desconozco si mi parón creativo pasará en semanas o meses, no me debo a ningún marketing ni pastoreo reglamentado. Nunca tuve una motivación por la que dedicarme a escribir aunque es obvio que al hacerlo, entraba en terrenos propios desconocidos. Y ahora tal vez, no tenga intención de explorar. No tenga otra impresión de escribir, que lo anecdótico. Por tanto guardo silencio. Escucha, le pondré una vela a san Antonio para que por lo menos nazcan más [contra-] y que la casa rideriana acoja más textos. Para contradecirme te traigo un poema de un libro recién traído de Antonio Méndez Rubio de “razón de más” [INTROMISIONES]
      1/
      ¡ESCRIBE lo que falta de una vez!
      ¡Muerde después si puedes
      esa música ciega
      y déjala lucir
      con tinta clara!
      […]

      Eliminar
  6. Los árboles me recordaron a "El séptimo sello" de Bergman.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. …un verdadero halago noctívaga, hay otro film fascinante con la dirección de fotografía también de Gunnar Fischer que es “Un verano con Mónica” donde la expresividad de los bosques rodean a los desnudos personajes sin necesidad casi de diálogo …

      Eliminar
  7. A mi me encantan tus fotos. A veces te acercan a lugares remotos del inconsciente, otras veces gritan con la voz de un golpe en la retina.
    La última este tronco desnudo mirando el cielo gris, primero me impresionó esa protuberancia redonda y negra, con restos de ramas como el nudo en la garganta cuando se ha perdido la palabra.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

o tu no-comentario

on the road