28 de junio de 2011

“Vetusta perturbación de un joven poeta”


Descubrí la inflexión en el ritmo de mi caída
Al mar
.
Tranquilidad elucubrante
Pócima si acaso al mal de altura
Al silencio del sexo
.
Al estrecho puente de mando cruzando mi garganta
::
Las rocas murmuran el anonimato de la creación
.
Mendigan en mis venas su racimo de lunas
Aquellas que en mi hosco arte
Reverberan veritas et tragos de alcohol
::
Y ya el amor no tendrá dominio
.
Caigo en la perfecta soberanía del abismo
Y respiro la musa que emite
Un despertar
.
Hoy he nacido
.
Sed de coral
::
Y ya la vista no tendrá dominio
.
Ciego como el mármol de un eclipse
.
Sí, es hoy y sin motivo
::
Cada pausa es una muerte
.
Cada punto final
Una bestia aterida
::
Sí, es hoy
.
Una estatua en mi sangre




.

7 comentarios:

  1. Y cada bestia aterida es un nuevo comienzo. Bien!!! En primer lugar, fotito. Y luego el poema. ¿Es de los de antes, o ya recomienzas a recrear mi joven poeta-hermano?
    Bicos

    ResponderEliminar
  2. "Descubrí la inflexión en el ritmo de mi caída
    al mar" con ese principio imposible no leer hasta el final :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Si es que lees este comentario hermanita, te comento que hoy acabé mi primer relato, y segundo pero no menos importante ni más ni menos ni menos ni más ni menos ni más ni ni ni.... todavía haré rotativas de textos antiguos que en verdad me gusta el extrañamiento que me provoca publicarlos unos meses después de haberlos escrito, viendo que la coda, el quid es la frescura inevitablemente agotaré mis naves para fabricar nuevas rutas.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Tuky, la verdad que mi poesía siempre ha sido un poco ambigua a mi parecer, soy incapaz de definirla a sabiendas de sus derroteros, soy incapaz de verla después de acabada quiero decir. Me es un poco ajena. Me pide otro.

    ResponderEliminar
  5. Bellas metáforas y excelente contenido en este impecable poema.Excelente blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Luché para entrar otra vez a tu blog, el blogger me trababa y por fin pude entrar nuevamente. Este poema es muy interesante. Me gusta paraempezar el rimo con que empieza, es como si fuera cayendo en un pozo hasta el fondo, tiene esa afluencia hasta el final. Donde a una le obliga dar una lectura circular y empezar con el inicio nuevamente. Me gusto mucho la textura del poema,
    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. El ritmo es vital para la creación. Para destrozarlo, para amordazarlo, para darle migas y que vallan las golondrinas a picotearlo... cuando poetizo una idea nace el llamado "poema", siempre me avergoncé de decir esa palabra y no se porqué, en fin, gracias Zizek.

    ResponderEliminar

o tu no-comentario

on the road