2 de junio de 2016






El suelo está frío, mis pies descalzos me lo hacen saber. También mis oídos me dicen que pasa el camión de basura, un poco más tarde de lo habitual. Y huelo mal. Vamos, sudor y suciedad del día. Lo habitual, para hacer una casa, que siempre está rehaciéndose. Vengo de ella con cansancio. Pero no por el esfuerzo físico, sino mental/emocional. Dos voluntarias independientes hablaron (no llegué a la prev asamblea) de sus recientes experiencias en campos de refugiadas. No vienen de Venezuela. Les habría sido más fácil tal vez.

Lo más duro es ver la red dispuesta. Sí, correr con aquel grupo de niños para recuperar un balón de trapo. Y la inmensidad de contenedores portuarios con ropa por organizar y ¿no saber qué hacer con la ropa de las mujeres, reírse al ver docenas(…) de zapatos de tacón alto. ¿Pero no es duro ver la red de la “democracia” tomando el mando del genocidio?¿Por qué no hablan, ahora que llegan las elecciones, de zanjar una acción eficaz para “normalizar” la vida de dos millones de refugiadas? No me parece muy larga la pregunta, al igual, la respuesta.

Hay lugares, que se han convertido por indefinición, en perpetua re-presentación electoral. Sintagma. Se renuevan lazos en el exterior, y otros, no cotizan, o bien, ya no son moda(syriza/mola). La huelga general sólo se da en ciertos sectores, cumplen ciclos. Los pocos piquetes que se pueden ver en la calle, son imaginados, pensados, por la mayoría, como mera anécdota de su lugar, su ruleta de anécdotas.

El suelo, está frío.

4 comentarios:

  1. La caridad cristiana siempre sustituyó a la justicia. Nada nuevo, ¿no? Pero a estas alturas rechina y el personal occidental no acaba de darse cuenta de que el bumerán nos dará entre ceja y ceja al retornar de nuestra ineficaz e hipócrita parálisis. Pero el mundo de ellos será. Recomiendo la lectura de Glucksman, Voltaire contraataca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Caridad cristiana? Supongo que comentas por los zapatos de tacón. La pasividad de nuestros estados y la ceguera de los ciudadanos es parte activa en lo que sucede. Antes los estados intervenían directamente (muchos apoyados por intelectuales como Glucksman) para erradicar el islam, o bien el comunismo castrista etc. Ahora, está el mar que lleva la vida de miles, y más miles que son torturadas en campos de concentración. Después de que grupos armados arrasaran su país de origen. No, no es nuevo. Lo que tampoco es nuevo es la SOLIDARIDAD de grupos de personas sin más ideología que la misma solidaridad, lejos de “politismos” y “onegismos”. Lo que tampoco es nuevo de ver, son barrios como EXARCHIA en Atenas, donde luchan contra la represión policial y acogen a los emigrados.

      Creo que no es tan complejo de analizar ni interpretar. La justicia jamás ha existido. Igualdad, fraternidad y demás memeces menos. Hemos vivido en un mundo de débiles voluntades, entregadas al pálido reflejo de una cultura decadente. El nihilismo, es el fascismo realizado de la civilización; el desprecio de la dignidad humana.

      Esa gente que vuelve, por ejemplo para narrar, para retomar fuerzas, conseguir apoyo, de esos lugares de la barbarie, serán el bumerán para esas miles de familias que viven indignamente.

      El único camino está en la calle. Gracias por pasar Fackel.

      Eliminar
  2. El suelo está frío y el techo incandescente. En Bruselas, alfombras y cúpulas para que las cifras transiten confortablemente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. …así es. Las cifras especulativas. Sin embargo allá en estos campos de Grecia ningún tipo de control/censo se lleva sobre las vidas de aquellas. En Idomeni al menos se sabe que hay 200 mujeres a punto de dar a luz, que médicos sin fronteras, acnur… y demás “grandes” ong’s carecen de material necesario (bueno, alguna alma cristiana envió una carísima máquina de rayos x, que nadie sabe para qué sirve) y carecen de personal, los médicos de siria, u otros países, nada pueden hacer, lo tienen prohibido. Pero no hay cifras claras. Lo que sí nos llega a nosotras es alguna imagen de niños ahogados. Y menos mal, es lo único que se puede propagar por la televisión, redes sociales, prensa, para concienciar a las clases dirigentes, al menos para que sepan que nosotros sabemos.

      Es muy jodido ver las políticas europeas extendidas a esos “cuerpos” humanitarios de las ong’s, que si bien hacen una labor “necesaria”, no eficaz del todo y entorpecedora para una “normalización” de las vidas a tratar.

      Y mientras eso, Bruselas(TTIP/CETA)etc, con su tráfico de personas y dividendos.

      Eliminar

o tu no-comentario

on the road