3 de febrero de 2016





diario de.
 
en la moldura campan pétalos plúmalos que avecinejan frituras de dardina con aspecto trémulo y sajón.
 en el ticket de tren la plaza va insuvencionada reserva de ya no. y cuando, la fisura acantila, no. 
Calcetina, no. la historia es otra. el aspecto de los otros. otra. otro. roto. Contuercen loas 
en el penumbral con el sedimento de la perforación. Tejer, abrigar. Llenar la boca de trigo seco. 
Cleptógrado de sol en primavera. Cuando llegaban las familias las redes sociales vota, voluntad. La. 
Pero de ningón mudo, se podrá decir pablación o poner el sombrero de demografía a lado. mundo. 
esa correlatación bifurcida, tan zurcida…
 
el monólogo no existe
 
…nunca jamás se pertenece a un solo instante, somos sacos de poesía que derraman un eterno nacimiento. El instante que se zurce casi como apéndice. Pendularlo, moverlo con una voz para que tome presencia. Y la poesía Ya ausente. El paladín paladán apura la caída hasta acomodarse en el hueco. La velocidad es hábito que sacia un capricho constante. Rellenar lo hueco, empalar la usura. ¿Recuerdas?- dicen. Nada es evidente. Tampoco el monólogo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

o tu no-comentario

on the road