17 de septiembre de 2015

encuentros







Para fotografiar no basta con poner un ojo delante del otro, también es, se obtiene la fotografía al vestir el objeto y arroparse con su luz al igual que el objeto obtiene significado de la luz y además del vacío que lo rodea. La erudición expresada en la estructura de la metamorfosis y multiplicación, se ven anuladas por el original, la copia original. Hacer una reproducción es posible, realmente, yo soy la reproducción de aquello que creo fotografiar en el instante de fotografiar. En el hechizo-silencio-aquí desde el vidrio de una biblioteca diviso el rostro del sol haciendo una majestuosa despedida por encima de las montañas. El cielo está endurecido por las borrascas acaecidas. Mañana será otro día.







































2 comentarios:

  1. y ese tú-fotografiado al envés nos fotografía otro instante-encuentro en otra fugacidad y cubismo de la identidad y tal vez también emergen de las pupilas la quietud de ese paisanaje en enervante movimiento que porque no se oye es imparable en el crujido del tiempo... me gusta mucho lo que chorrea de tus fotos e implica también la erosión y la pérdida y la placenta, que envuelve la naturaleza, sólo ella, lleva la muerte y la vida, en la misma arma y en tus fotos aulla... abrazos de lluvia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. salud mareva!!
      encuentros… ejercicios de vacío para encontrar la tensión, la extensión de lo subjetivo, colmar la percepción tal vez de aquello que emerge, intacto, en el límite

      Eliminar

o tu no-comentario

on the road