11 de octubre de 2013

He aquí, la entrada nº200



Gonepteryx Rhamni (Limonera )

Envergadura media: 55 mm

Hábitat: bosques poco densos, claros, setos, eriales cubiertos de matorrales

Periodo de vuelo: de marzo a octubre

C C
-

Biología: la Limonera destaca por la forma y el dibujo de la parte inferior de sus alas, que imitan la silueta de una hoja y sus nervaduras. El adulto hiberna con las alas replegadas, oculto en el follaje de la hiedra y otros arbustos que conservan las hojas. Aunque la limonera es una de las primeras mariposas que vuelan a finales de invierno, desaparece bastante pronto. La nueva generación emerge a finales de primavera y vuela hasta mediados de otoño. La oruga solo se alimenta del follaje de los arraclanes y de la aladierna. Sin embargo, esta mariposa forma parte de las que pueden verse con frecuencia en los jardines, siempre que en ellos haya flores para libar. Si bien el macho de la limonera es amarillo, la hembra es de color blanco verdoso.

 

*

 

He aquí una oruga.
Y repta.


Repta hacia el alimento,
Eso es al menos lo que ella cree,


Y además es cierto,
Pero también repta


Hacia su avatar,
Hacia su vida de mariposa,


Y este objetivo
Ella no lo adivina.


Tú, tampoco adivinas todavía
Hacia qué escribes.

Eugéne Guillevic
 
c c
 

3 comentarios:

  1. Todo oruga. Mundo oruga y tiempo oruga y sexo oruga y muerte oruga. Todo reptando en la forma de la contracción, la convulsión que va construyendo ondas picudas de arriba y abajo, de exaltación fanática y muerte súbita, el sueño psiquiátrico de los melancólicos de libro. Y los "mientras tanto", lo que al final, después de tanto reptar contrayente, uno sabe que es lo que importa. El mientras tanto en el que se asume que se llegará a ser mariposa aunque no sea eso lo que se quiere, rodando como movido por esa música que de tan dentro está sonando fuera. Una cerveza a las dos y media del viernes para apurar media hora gusano que nos estaba concedida. Mientras tanto, el mejor que nada. Lo relevante. Lo precario. Lo que no sube ni baja en el incesante subir y bajar del caminar oruga. Un fuerte saludo ccR y ya sabes que aprendo la mecánica del poema con sus advocaciones.

    ResponderEliminar
  2. Lo revelacionario, el relato. Mientras tanto, tanto como… interioridad, vacío, plenitud. Lentitud ahora que no vuela, deja de volar para morir. Son la oruga y sus nexos neumeno/fenómeno los que nos hacen percibir lo bello que hay en el reposo, en el movimiento. Lo precario que viene de la nada tal vez. La tierra, el texto, como lugar de exilio, lugar hacia el que la lengua va, sistema que quiere entrar en el proceso. La lengua curvada de las mariposas que quiere introducirse en la flor, su plan de desplegamiento, no-deslenguamiento. Sin embargo es a nosotros a quienes nos pesa la lengua cuando nos hemos obcecado en jaulas, cercado en la forclusión fantasmagórica de la modernidad. Aún no es demasiado tarde, las ocho de la tarde aquí, la segunda cerveza. La oruga no se dejará psicoanalizar, no se dejará enterrar.
    /
    …aún así uno no puede dejar de sentir cierta desazón. Aún cuando hace infinitos esfuerzos por mantener cierto criterio, cierta despretensión y además alejar la propagación de la trivialidad. Ultimamente respiro demasiada hipocresía que anula los deseos o los adopta, adapta, a una charlatanería de sucesos. De todas formas, mientras tanto, aquí dejé la entrada nº200. Sólo un comienzo. Acuidad interior para futuras tempestades. Futuras alas…
    /
    Abrazo Luis, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. Qué tremendo es Tarkowsky Quartet, François Couturier. El año pasado hice muchos viajes en tren con sus discos en repeat... Qué bien suena el acordeón de Jean Louis Matinier.

    ResponderEliminar

o tu no-comentario

on the road