13 de octubre de 2012

Encendí la astilla para ver partir los barcos







Se dice que un niño habla cuando silabea, cuando marca las sílabas. Del pájaro no se dice que hable, porque se expresa silbando. También tienen silbo el aire y la sierpe. Y hay pájaros, como el mirlo, que silban donde quiera que estén en la oscuridad creciente del crepúsculo, en la medianoche. Y hasta existe el mimetismo del gato que maúlla como el pájaro de algún árbol vecino, y ellos, los pájaros, 
afinan el canto y lo modulan como un maullido.

María Zambrano.
Castelao



(Soy un personaje y ¿por qué ocultarlo?)

Encendí la astilla para ver partir los barcos
de cuando en cuando
y hasta cuando, alguno lo hacía cerca.
Después de mi pasado farero
en el segundo acto
cuando todos los marcos colgaban sin una imagen,
volví al alimento, coma
como un enfant terrible, una trompa
fileteada , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La luz es una ardilla,
sus ojos espejuelos ligeros y/o al montarlos
la . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ..
no interpretarlo
verter la obra viva de la tierra
su tinta
en picado
sin ensuciar esta hoja con una sola gota
ni dividir yo su tinta en ningún acto.

            Ӝ        ӝ         ӝ

En el viejo tocadiscos suena la tormenta.
Unos féretros cruzan las ventanas 
el barro incluso
que nos ha de proteger
a lo largo de una infancia perpetua hilera de alfileres de bastidor. Apunta
el portavoz del gobierno en cambio
que los esfuerzos son firmes, como cerezas
de cristal.

[Esto no es un poema, es un ensayo
y como tal teatro. Recito un nombre]
...y encuentro mi personaje
es elenco
es vértice
es palabra en la circunstancia de la existencia
tejido oscuro de un relámpago
limoso tornador del ser,
migrar-a-tientas.

                        ӝ

Kafka en su día, descubrió, el laberinto mediante
un ejercicio funambulista. Pues dónde si no
en el aire se unen todas las páginas de un mismo libro.
Aunque luego tu querido librero diga
haré lo posible’,
guardo, como el fondo de un estanque, decenas
de estanterías que destilan un oscuro reflejo.
Vigo Mortensen se acerca y enciende un cigarrillo
como un recién nacido apunta la crítica.
Ábaco de humo
y de muy lejos
            mi silencio,
la oscura gota ingrávida inhabitable.
De una rama cae un cuaderno
resbala causando una revolución teórica
en el edén de los acusados
y comienzan a danzar el ganado
y las aves del Corán.
Peso / Asaltar / Deseo / Doma
Respirar, nacer el nido
anudar el calzado a la rama
anonadar la ascesis
copiar solamente el gesto.

La boca como un pico para derramar
Al suelo
Un silencio hecho en la iniciación de los misterios
Para formar la masa sólida desconfianza como
Cuando se observa el tonel agujereado
O los reflejos del estanque interponiéndose
A la fina lama que envuelve el fondo.
Hacer de la palabra
            vacío
            y de ahí
            (mu)  *
Occidente.
                                      * la palabra ‘misterio’ deriva de la raíz (mu)
                               Oriente.
                                      * masa susurrante.vacío

[Esto dejó de ser un poema en el primer ínterin para descender como la lluvia al pie del árbol, a mano del desierto, para rescatar el sonido de mi pensamiento. A veces sucede y no como mero inventario de cuentos y cantigas, sino como técnica de peregrinaje, de huella, afloración. Ya he dicho, hace mucho tiempo esto dejó de ser un poema.]
-
            Hay un escriba
            frecuenta un planeta
            lo desea y lo educa.
            Hay un teorema
            que es un universo
            y alguien lo contempla.
            Incluso hay una naturaleza muerta
            que festeja en su descomposición
            los frutos cosechados.
-
[Al nacer el hombre se pone por sombrero una escopeta
hace puntería
le da a Cristo que iba con el carrito de la compra y
una cajera limpia su herida con un ticket.]

El recuento es tiempo, interiorización.
Leo el almanaque
con la mano bien abierta,
huye una línea uniendo estrellas numeradas
en las que sentir
como semillas calientes
un antídoto a las verdades de la estupidez
acallando la caza
con la música del laberinto del oído
rompiendo el signo despótico de
las cadenas significantes.

Vuelvo el paso.
Hago el reverso
del poema jamás escrito.








 
****







 
Esto no es lenguaje
ficcionar los signos de una cultura
es otro suplante,
otra hoja

se abrigan dos suicidas de un noveno piso
hasta tropezar con una reliquia de piano
a los pies del primero.
En esta noche errada 
sin aurora
ni ámbar que aprese el lenguaje
porqué no lo hay.
Si hay luz en la noche ha de ser fatigada.
Hasta unos cartones debajo de un puente nido del que no tiene más
que las dádivas de una misa negra y un par de cervezas baratas.
El lenguaje está en la oscuridad
no depende del valor de la verdad
ni del resumen de su novedad.
Dos suicidas se abrochan la boca
desde el primer orgasmo.





*


   Ӝ        ӝ         ӝ

2 comentarios:

  1. Para leerte tengo que despojarme del significado que lanza la palabra con su vieja artillería de símbolos caducos. Leer entre la niebla cada acto del poema porque como bien dices:

    "El lenguaje está en la oscuridad
    no depende del valor de la verdad
    ni del resumen de su novedad."

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede decir más
      la hipoteca de los poderes absolutos
      el tufillo de mi garra de azufre
      azafrán, los esqueletos del laberinto.


      Es en este instante cuando hay que desarmar y desarmarse para enfrentarse, otra vez, a la ceguera de vestirse/rodearse de una sociedad/suicida.

      Un fuerte abrazo María.

      Eliminar

o tu no-comentario

on the road