13 de mayo de 2016









Al tentar concernir un diario mojo los dedos ante el nacimiento del rio. Y en la boca extremar la sensibilidad encauzada. Estos dedos entre-tocan la inmanencia de la oruga, la inmanencia que trasciende la libertad de cosas criándose. Inmanencia. Escribir sin herencia yacente. Sin hálito. Sin sistema de creencias, pues son escollos para la libertad.



Fragmento do XVII canto
“Para o nada criador” de Renzo Novatore

Chegou a hora de afogar o inimigo no sangue…
Chegou a hora de lavar a nossa alma no sangue.
Basta, basta, basta!
Que o poeta transforme a sua lira num punhal!
Que o filósofo transforme o seu estado numa bomba!
Que o pescador transforme o seu remo num machado formidável.
Que o mineiro saia armado com o seu ferro luzido dos antros mortíferos das minas escuras.
Que o camponês transforme a sua pá fecunda numa lança guerreira.
Que o operário transforme o seu martelo numa foice e num machado.
E avante, avante, avante!




Tal vez es posible tensar la transcendencia. Tal vez, hasta escuchar de la comunidad la palabra –mañana- sin la mecánica del confor(t)mismo. En la opresión/opción del Estado a las activistas y movimientos disidentes, se les riega de la líquida conformación de las masas apaciguadas. Saciadas (de) sí, pero anegadas en un insidioso murmullo. Mañana. El conformismo inmaterializa el pasado. Sin embargo hoy es el ayer de mañana. Un todo inmutable. Un presente virtual. Repleto de ori-ficcios y comunicaciones, bocas de comunidad otra. La que no acata. Ni muerde los dividendos ni se arroga representativiad. Comunidad otra. Aquella que no vive del control de los comportamientos de los otros.

Tensar la trascendencia. Asesinar a la bestia. Arrancarla al menos de la espalda, con desprecio y arrojarla a la mesnada para que la cocinen según los gustos aprendidos.

Estar aquí en ninguna parte. Estar aquí es ninguna parte. Estar aquí es palpar la solidez del efecto soluble del desamparo y la insolidaridad amparada por falsas revoluciones. La raíz, la radical, puede ser erradicada, desarraigada, transgenetizada. Igual la desconfianza y miedo al poder revolucionario del pueblo. Calles y barricadas. Dejemos de lado a esos aristócratas de colas impuestas/postizas y dividendos mediáticos. Aquí en ninguna parte, es invocado el acto insurreccional. En esta nada no existe la “sanción trascendente de la esfera política” ni el patriarcado de los Padres de la Revolució.

Solo desde ninguna parte nos es lícito aprender.
Aquí,
sin privilegios, soñar.
Aquí,
sin indicios, vivir.


En el fascismo hay un nihilismo realizado
Guilles Deleuze Feliz Guatari (1000m)


I see no rider you don’t mean me no good / But you better let that man blow down all the neighborhood / Voltear el arrepentimiento / las celdas y los monacatos / el kaos ekonómico y la confinación de las personas a un orden crítico / el Poder sabe, que la búsqueda de centros, hace que todo se mantenga unido / igual / mi habla es intermitente sin embargo quejío exorcismo del diverso y su propio destierro / en mi habla habita una bestia en celo que cincela la memoria con garra y fauce polifónica / soy campo de batalla en estado puro / sin división

La supervivencia de la máquina-nómada es la guerra / No / No el control de los caracteres ni la lucidez de los uniformes / No / No el cacareo de la obcecada y maniática opresión (op)

                 (op) Macro-opresión, y micro-opresión cuando es interiorizada. Su fin común es imposibilitar aprendizajes. La obsesión de opinión, este o(m)bligo tan europeo y occidental, castiga a aquellos que no la tienen pero reflexionan con el afecto de los actos, el sentir de las estructuras. La obsesión de opinión es el Pensamiento con mayúscula, señor de la noche, vamp-iro. Ser estancado de su colma.

Estar ahí en algún lugar. El cansancio empuja su predación. Se digitaliza en su mesa de no estar. Zanja la experiencia. Autovigilancia. Importar personas.



El ser humano todavía vive en un estado primitivo, aquel que se entretiene con alfombras rojas.

Encontrar el nudo de la soga
resoplar               recién con-
firmada
la sospecha.

Y luego ir a casa.
Resbalar la marca del cuello
y el juego
¿quién es quién? Los abscesos
res
                  catar
                                  arriba
los gatos de los árboles.
Diezmados en tu reparo.
Inspiración. Expulsión.
Prevalece tu temor.
Toses.
Los gatos bajan.
Una hoja de un jornal
vuela
hasta mi tobillo
                  con mi cara-declinas
en búsqueda y captura.

No pertenecer a ningún lugar
con la costra
del tan pronto pretendido.

Esa misericordia en tu mirada.


Nos es lícito dudar. Sospechar al menos de aquello que nos imponen. Lícito es incluso violentarse contra ello para ir más allá de la mera trascendencia. Más allá del ejército de mercenarios que salvaguarda los estados. Me siento herida de un apoyo mutuo pues es legítimo soñar con la acción de sangrar la conciencia. Poner, o deponer, todos los libros a la espalda, ya, cuando no se sabe nada. Para hacer empezar todo. Recuperar el hilo puro del rio. Nos es lícito dudar. Y sin embargo ningún “genio” de la duda en las actuales modernidades se digna a poner el codo, con el codo de aquellxs que construyen las barricadas contra las democracias op.

           (op) Todas esas largas disquisiciones filosóficas sobre cosas que en vez de usar difusos textos se podría usar una sola frase. Referenciar a autores de “izquierda” y jugar con los movimientos sociales, unas dosis de historia… También las democracias opresoras producen un efecto favorable para/con las técnicas propias del neoliberalismo. La libertad no es sometida, somos libres en la medida de…


El Estado actual, ese instrumento al servicio de intereses dominantes sobre criterios fiscales, de mass-media, inversiones privadas, regulación laboral, y malabares de renta de capital. Es aquel juego de la paz social del que habla Immanuel Kant. Claro que mi estado, al igual de muchos, no se amolda a la medida de la acción cómoda, acomo-dada. Leámos en las entrañas de lo citadino, incluso en los ángulos muertos de la urbe. “Quien quiere saber hasta qué punto estamos en nuestro lugar en las vísceras, debe dejar que el vértigo lo conduzca por las calles cuya oscuridad es muy parecida al regazo de una prostitutaW.Benjamin,(Paris, capitale du XIX siecle). Los impuestos regresivos afectan únicamente a la pobreza. Hasta prostituirla.





Jean Cocteau. L’ange Heurtebise
(1925)

IV

El ángel Heurtebise y el ángel
Cegeste muerto en la guerra* -qué nombre
Inaudito- interpretan
El papel de los espantapájaros
De una gesta que no asusta
Las cerezas del cerezo celeste,
Bajo la puerta batiente de la iglesia,
Acostumbrada al asentimiento.

*probable designè Jean Le Roy; est un poète français né à Quimper 1894 et mort à Locre 1918 dans les combats de la Première Guerre mondiale.


Hoy las protestas no-violentas, por ponernos una cercanía desde 2008 incluyendo el 15-M hasta La nuit de boute, limpian la imagen de los gobiernos totalitarios, llamados socialdemócratas. Toda región conquistada es luego dogmatizada en las redes de poder que asumen el derecho al uso, rutina, mordaza de la violencia. Neutralización de la misma como arma de dominación política. La cobardía intelectual de los escritores se reduce a la cháchara conceptual acercando a sus lectores, aquello, que quieren oír. Nadie es culpable. Pues preservar los ideales de igualdad y fraternidad son la moral que se sufraga con una “supuesta” libertad colectiva. Tal vez debería matizar y decir que esa libertad, no es supuesta, y es una total integración del individuo en una Unidad Absoluta para que la desigualdad funcione. Y esto sin hacer yoga. Solo, el juego de la democracia representativa, benefactora y protectoral, pastoral. Y la protesta, vigilada.


Tensar la trascendencia es tal vez nombrar esa banalidad del “yo acuso” de las autoridades “periodísticas” financiadas por unos, o por otros. Tensar la trascendencia es a-la vez delimitarse a la contemplación de la materia naciente y caer sobre ella para abrazar su lucha.




Bueno. Dentro de poco este blog cumplirá los cinco años de vida. También ronda los cien mil avisos de visitas” sin las cuales, no sentiría necesidad de llenarlo de contenidos. Tampoco funcionaría sin la amistad verdadera de muchas poetas y amigas que he encontrado por el camino. Amor y luz, oscuridad y rabia. 

ás marxes do Sar
  

Al tentar concluir la parte de un diario hija del infortunio narrado cabe la posibilidad de cuestionar al ser humano, la alienación de los refuerzos, reportes, de los que hablan consigo mismos, cabe cuestionar la buena conciencia y el adorno de la indigencia. Hoy, el abandono de las refugiadas/deportadas a ong’s “blanqueadas” por las políticas económicas europeas son una muestra de las buenas conductas democráticas.

La consigna es; adormecer mediante la mentira deliberada.

La experiencia será trascender la apariencia y el ser.

Anarquía y libertad !

on the road