29 de julio de 2016

.


4 comentarios:

  1. Una sencilla prueba de que símbolos y alegorías perduran más allá de aquello que representan.

    ResponderEliminar
  2. Es curioso. Cada vez que accedo a este blog, lo primero que veo es un navío de tres mástiles escorado y con sus flamígeras velas infladas por el Vendaval. Tardo en ver las grúas.

    ResponderEliminar
  3. Muy antigua ya esa composición. Como no me gustan las tramas, o soy más de ramas, intento explicar esa simpática composición de hace quince años. Son dos clichés de diapositiva proyectados en la pared de mi habitación de Vilagarcía. La figura blanca y roja es la toma de un cuadro (el muelle) en una exposición pictórica de un tal Xaquín Chaves, todavía recuerdo esa exposición.La otra, unas grúas de la escollera.

    Representaciónes. Curioso. La estructura de la historia siempre se sustenta de ellas. Y cierto que hoy suceda el clímax de esa inmediatez posmoderna de la dominación. En esta época… Hace poco tuve trabajo de esos breves de hostelería y como en la mayoría de ellos se percibe un fascismo rancio de producción rancia. Sin amor al alimento. Industrial en cuanto a deshumanizada. Bueno, y por esos motivos también tengo el ccrider un… poco, bastante, abandonado.


    Salud Loam!

    Y a ver si caen más gotas.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, a ver si caen más gotas en este blog... Y a ver si llueve a cántaros en este país y se limpia de los fascistas y ladrones que lo gobiernan.

    https://youtu.be/0bId3YSoPrA

    Salud Daniel!

    ResponderEliminar

o tu no-comentario

on the road