13 de abril de 2016

diario de




En el 1929 Michel Leiris escribía en Journal lo siguiente “En la actualidad, ya no hay manera de hacer pasar una cosa por fea o repugnante. Hasta la mierda es bonita”. Sea tal vez esta nuestra contemporánea demanda. Una in-corporación/fortificación del yo. Cómoda reprogramación neoliberal. Creer en un lenguaje único. Individualismo que refuerza el patrón lógico dominante y a fin de cuentas mermando las percepciones, la regla; aquella regla que menciona Maurice Merleau-Ponty en su fenomenología, “La percepción sinestésica es la regla”. Hoy día se propone la verdad que nos aleja de la participación, pues la verdad adoctrina, dogmatiza, capta y erradica el gen violento de las gentes. ¿Será por ello mismo de la complejitud a la hora de adentrarme en cierta experiencia artística?

Ultimamente he recitado algunos poemas y siempre me sucede algo que espero corregir. Al habitar el poema, entablo una incómoda relación con el ermitaño que esos poemas cobija. Pues cada poema es una caja de resonancia casi-como cara-cola de sonidos-afecto intuitivos. Me aprieta los nervios, la torsión que el ermitaño me hace sentir, tal vez aquello que está por inventar, por decir. O callar.

El conocimiento es un simple manto acumulable y tan solo la palabra capaz de contemplar, capaz de abrirse a lo desconocido, a lo imposible, toca los abismos, brechas surcadas en la matriz de nuestra composición. Tal vez por esa razón al leer una poesía, podamos sentirnos feliz masa crítica insumisa.


HAMLET: ¿Veis aquella nube cuya forma es muy semejante a un camello?
POLONIO: Por la misa, y que parece un camello realmente.
HAMLET: Yo creo que parece una comadreja.
POLONIO: Tiene el dorso de una comadreja.
HAMLET: O de una ballena.
POLONIO: Exacto; de una ballena.
                           William Shakespeare
                                       Hamlet, II, 2


En el 1929 Walter Benjamin escribió lo siguiente “La psicología y la ética son los polos en torno a los cuales se agrupa la pedagogía burguesa. No hay que suponer que ésta se ha estancado.” [Una pedagogía Comunista]W.B.

La psicología y la ética, la belleza y la moral, son llamas que nos impiden ver el bosque, y escuchar, una naturaleza que ha de ser tomada -pero no para dominarla-, y tiene que ser experiencia de riesgo y camino.


La figura de ese Polonio burgués y burlón, podría ser hoy la imagen y las comunicaciones vigentes. La aprobación instintiva de la barbarie. Polonio es ese animal parasito que baila la opinión pública, desmembrada, aunque la conciencia feliz llegue a prevalecer. Veamos lo espectral, hagámoslo descansar, y lo mecemos con la debilidad. Por ejemplo; movimientos como “Noche de pie”(FR) son movimientos que excluyen la participación proletaria. ¿Qué palabra dar a una revolución que aunara los colectivos proletarios y los colectivos sociales? ¿Qué tipo de incomodidad los separa? ¡Tanto aprovechamiento por parte de los sindicatos amarilleados de los trabajadores! Me sobran los dedos de una mano para enumerar aquellos pocos, que pueden decirse, de clase. Y además, de revolución social. Obviados estos problemas tal vez con la revolución desmedida de medios informatizados en perpetua desinformación. ¿Degeneración? ¿Mierda por liebre?

Polonio revolotea como aquel cuervo que decía –never more- en la noche lúgubre. Lo trágico no es la lucha entre la libertad y el destino. No, si la libertad, deviene, en destino. F. Nietzsche, que de tragedia sabía bastante escribiera en su “Ecce homo” “¡Qué por encima me puse yo con estas dos ideas respecto a toda esa lamentable charlatanería, propia de mentecatos, que opone optimismo a pesimismo! Yo fui el primero en ver la auténtica antítesis: la del instinto de degeneración, que se vuelve contra la vida con una solapada sed de venganza (cuyas formas típicas son el cristianismo, la filosofía de Schopenhauer, en cierto modo ya la de Platón, todo el idealismo,), frente a una formulación de la afirmación suprema, nacida de la abundancia, de la superabundancia, frente a una afirmación sin reservas del sufrimiento, de la propia culpa incluso, hasta de todo lo que de problemático y extraño contiene la existencia… “
Tal vez el peso de la existencia –el trabajo, no nos permita celebrarnos como existentes, como identidades propias, ni acercarnos a locales/centros autogestionados para luchar juntxs contra el régimen. Tal vez sea necesario hacer de la existencia una lucha continua. Y si atendemos a las luchas estudiantiles, feministas, de apoyo, de lucha por la tierra y del mar, etc., si prestáramos atención, contemplaríamos el poder de todo un pueblo. Aquel que sencillamente puede cambiar la historia de los demagogos y asentados. Donde está escrito el inicio de la civilización y del crimen perpetuo.

Claro que todavía queda un pueblo por nacer pero también queda por inventar una memoria nueva, una que se haga a partir de la historia, fuera-de-la-Historia.

Retomando la poesía. Ese puente. Ese lazo. Esa subjetividad. Claro que es una subjetividad dentro de la objetividad, que es, la nula venta de libros de poesía, sacando un par de cantautores o/y gestionados por/en  ed.Planeta… Visor…  Está claro que la poesía no nace para ser producto de consumo. Pero es preocupante el poco tiempo que la poesía ocupa nuestros espacios. Y está claro también nuestro escaso poder de ensoñación. Ahora si me empecino en la poesía solo es en su forma de comunidad. Puente. Lo no escrito espera.

3 comentarios:

  1. Pretendida o no por el autor, una extraordinaria y muy oportuna invitación a la reflexión. O mejor aún, a desertar de la estulta inercia que nos impele.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos inquietar o incomodar. Pues se trata de un “tema” muy complejo con la pura necesidad de teoría y práctica. Dos términos que están en y entre, la plenitud de nuestras vidas, en la acción si cabe.

      Es posible despertar todos los interlocutores sin necesidad de prisa
      “Sen aburar, mais sen devagar”

      Incluso podemos repetirnos, en la diferencia o fuera de ella, pero no mantenernos al margen.
      De una carta de Kropopkin a Malatesta;
      ___“Pero por otro lado, tenemos “mantenernos al margen”. No nos conviene en absoluto porque quien permanece al margen no tiene influiencia en el curso de la historia. Los otros, la mayor parte de los canallas, siguen la corriente, se convierten en dirigentes para su propio beneficio propio y el de su clase. Y así, tras un cambio político, el pueblo se volverá a encontrar vejado y desgraciado como siempre”__


      Gracias Loam, tan solo es un escrito.
      Salud

      Eliminar
    2. A propósito del pueblo (ente tan difícil de definir). El pueblo se manifiesta, existe y vive tal cual es cuando no está intervenido ni escindido por fuerzas e intereses ajenos a él, cuando se organiza (a veces con genial espontaneidad) y no lo organizan.
      Sucede con el pueblo como con las calles, éstas sólo existen como tales cuando la gente las transita y ocupa libremente en función del intereses común. Por el contrario, cuando están sometidas a los interese de una élite dominante, las calles dejan de ser calles y se convierten en simples vías al servicio de dichos intereses y dicha élite o clase. El pueblo sólo es plenamente pueblo cuando toma las calles, las calles sólo son calles cuando esto sucede. De ahí el festivo y liberador alborozo que provoca en la mayoría de la gente su ocupación espontánea y multitudinaria: se vence la norma impuesta, se rompe la cadena (de mando) y emerge el pueblo en todo su esplendor. ¿Quién en su sano y libertario juicio no quiere derrocar al rey, asaltar el palacio de invierno y los de las cuatro estaciones, restablecer el orden público y común (que hoy no existe, por más que la "autoridad competente" así lo proclame), rescatar de las garras del Estado a niños y niñas, y de la esclavizante servidumbre a la gente?... "Nubes oscuras nos impiden ver", pero a veces las nubes se disipan y calles y plazas se colman de pueblo. Yo espero vivir para verlo.

      Salud!

      Eliminar

o tu no-comentario

on the road