12 de febrero de 2015

-núcleo-


Tomar compromiso. Habitar el lenguaje. Esta noche, las palabras, el aire, la esquina de una hoja de un libro doblada. El pasado año empecé este libro de Maillard que todavía leo como la primera vez. Un libro que deja de ser libro.
Se desmineraliza como espada de agua
que atraviesa mi espalda y me sumerge
en una resonancia que cae del ojo.
Tomar compromiso. Habitar el lenguaje. Explorar cada veta de su quiebra. Seguir la cita que está en juicio y fuera del juicio, seguir la cita en clausura. Un núcleo siempre será movimiento, germen intervalado al reflejo, danza astillada de un océano oxidado. Es hora de volver a echar al mar los grandes barcos de madera. Calcinar hasta la última espiga. Sin embargo robarle a dios el fuego significa simplemente la desecación científica. Hablar a través de la herida –recomponer la huella en la tierra que habla tu propia huella. 


CHANTAL MAILLARD
ed. pre-textos/2014
INDIA

del “Diario de Benarés”

Primero se profieren palabras. Luego esas palabras se convierten en seres que existen y a los que las palabras “dicen”. Después se toma partido por esos seres o por alguno de ellos en particular en contra de los otros, y el compromiso lleva a la discordia. Ésta es la historia de las religiones. Los pueblos se mueven, se levantan se matan por palabras que fueron pronunciadas por alguien alguna vez y que otros repitieron. Lo que dicen esas palabras, sin embargo, es vacío. No tienen referente. Se dicen a sí mismas. Son el soporte de la necesidad de creer, el anclaje de la libertad, la justificación de nuestra dependencia

[… ]

***

[… ]

No hay mirada que no modifique el campo del mirar.

Hay un mirar que da, y otro que quita. El mirar que nos da es aquel que no sólo mira lo que hacemos sino que atiende y nos acompaña. El mirar que quita es la mirada crítica. Hace fuerza al que mira al tiempo que nos despoja de nuestra fuerza. Nos disminuye. Sufrimos entonces algo parecido a un desahucio. El cuerpo queda como una cáscara, vaciado el dentro, abducido por la mirada ajena. Si el núcleo no es resistente nos sentimos “perdidos”. Las opiniones fuertes acerca de uno mismo y del mundo hacen las veces de escudo. Preservan. El egoísmo es una defensa eficaz. Se confunde con ello fácilmente con el núcleo. Pero el núcleo no es eso, no es el . El núcleo es la energía neutra, sin juicios, sin opiniones: “pura”. El núcleo es la condensación de la energía, consciente a otro nivel, autoconsciente. Esa energía mínima, centro, diosa interior o alma por lo general tan oculta, a pesar de lo extremadamente porosa que es la membrana que protege su acceso, no se inmuta. No le daña el mirar ajeno porque ve en quien mira lo que su mirar oculta. Percibe la tristeza tranquila de aquellos puntos o núcleos que no lograron madurar, que apenas palpitan, que a veces se extinguen. Percibe la quietud del fuego apagado, su ceniza, o a veces el rescoldo que aún espera ser reanimado. En el mirar que hiere y se adueña de su presa, ella ve cómo la energía-ego se tensa para alimentarse; en la presa que se debate y responde, ve cómo se apropia de sí misma y engorda; entre las fuerzas de quien mira y quien es mirado, ve cómo va trazándose el puente y cómo se entabla el pulso.

Los búfalos miran desde su  centro. La calma del núcleo se instala al tiempo que la neutralidad moral cuando miro al búfalo mirarme.

No proyectamos nuestra moral en los animales, no los domestiquemos, no marquemos en su piel nuestras dicotomías. La moral es el convenio que regula las relaciones periféricas: las del . Las relaciones nucleares son del ethos. La ética es habitar en lo propio allí donde la fuerza se aquieta, condensada en la no-diferencia.

¿Qué es lo que de mí puede ser herido por las miradas? Aquello vulnerable que no pertenece al núcleo, aquello que pertenece al . El mí es lo inestable que recubre el núcleo. Materia de intercambio. De fusión a veces (en el amor). El núcleo está a salvo. Las heridas son agujeros en las capas intermedias, desgarros en la superficie, mordeduras, absorción. Intercambios, al fin y al cabo.

Dar, antes de exponerse a la absorción: evitar la violencia de aquel que necesita reforzar sus murallas, las capas múltiples que protegen su núcleo y lo recubren como la grasa al hueso y el hueso al tuétano.

***


Paul Klee  / mujer

2 comentarios:

  1. hipnótica y navegante mirada que pone en ebullición los extremos del movimiento, tal vez esa patria de las palabras, en algún momento, es su propio desencanto y hasta dónde nos empujan cuando ya no podemos tenerlas... ni ellas decir un nombre que se quede....

    venir a tu lugar siempre es ir más lejos.... y cruzarse hacia dentro ese rubor que no cesa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a veces se nos abrevia el lenguaje sin la precisión/presencia de una música, un movimiento, la destreza de una cesura, las palabras de Maillard son aquí río, cifra, constantia, pero como nacimiento siempre, obturación de manantial, descifrar a través de la división, de ahí la atracción del núcleo aquí en sendas riderianas, morada del compromiso desde/en la palabra de mujeres tan increíbles,

      un abrazo Mareva, vivimos en un presente que parece ser también constante en esta patología de la barbarie, de la no libertad. de la alienación de todos los medios. De tecnologías infantiles. Pero bueno. gracias por pasar por sendas riderianas, pronto traeré unos poemas.

      salud y libertad

      Eliminar

o tu no-comentario

on the road