19 de diciembre de 2016

palavra que você ouve sem engenhoca




























DESCRESCIMIENTO LINGÜÍSTICO






“Pénses que ao caír a lingua cai tamén a vida galega. E sin teimar ninguna frase heroica, atendendo ao mandado da conciencia histórica, podemos asegurar ser mellor unha Galicia pobre falando galego que unha Galicia rica usando outra lingua”. Deste disparo de Otero Pedraio contra o utilitarismo já nâo fica nem o eco. Este, o utilitarismo, parece-se cada vez mais a um totalitarismo que vai desterrando do real todo o que nâo rende lucros.

***

A ideia de limite, isso que G. M. Foster chama imagen do bem limitado, é uma ideia central nas sociedades camponesas: Posto que os bens sâo limitados, ou bem cooperamos ou repartimos, ou bem para que uns sejam ricos outros terâo, necesariamente, de ser pobres.
Arsenio Iglesias, que sempre se caracterizou pola sua sabedoria popular, tantas vezes ridicularizada pola imprensa española, costumava responder assim quando um futebolista se queixava de jogar poucos minutos: “Mui bem, pois que diga que companheiro quer que retiremos para pô-lo a ele”. Cada vez que ouço cousas como “vantagem competitiva” vem-me Arsenio à cabeça, preguntando quem sâo as pobres miseráveis que têm que perder para que nós ganemos.

***

Em Minho há uma comuna zapatista em expansâo, que inclui crianças, cavalos comedores de maçâs e um dos pinheiros mais grandes do país. Tampouco gostam de “vantagens competitivas”; preferem falar de línguae em mâo común. Con materiais de Carlos Lenkersdorf estâo-me a dar un curso de língua tojolabal, infraestructura gramatical da revoluçâo zapatista. Uma das primeiras liçôes é uma reivindicaçâo da lógica cooperativista face à competitiva: “o tojolabal carece de comparativo de desigualdade que, em español, se exprime polo giro más… que. Prevalece em tojolobal, no entanto, o comparativo de igualdade, que se forma por expressôes correspondentes a igual a, ser como, etcétera”. Isto, evidentemente, impossibilita o tojolabal para ser uma grande língua internacional; tambén o habilitou para imaginar um dos experimentos políticos mais maravilhosos do nosso tempo.

***

Carlos Lenkersdorf, como tantos outros antropólogos, conheceu a gente tojolobal trabalhando de mestre. Assim, numa escolinha andina, preparou o galego Xosé Ramón Mariño Ferro a sua tese sobre a cultura quíchua.
Conta Lenkersdorf uma episódio bem relevante: quando a rapaziada tinha algum exame, o natural para eles era resolverem entre todos, cooperativamente, os problemas que se lhe punham. Outro antropólogo, Harry Wolcott, experimentou o mesmo como mestre duma comunidade Kwakiult na América do Norte: era impossível que os rapazes assumissem a lógica individualista ocidental, uma e outra vez resolviam os problemas escolares ajudando-se, desafiando o basilar principio de individualidade do nosso sistema escolar, pensando para a competitividade.
Em 1966, Dom Milani, crego e mestre duma paróquia em Barbiana del Mergello, nos Apeninos toscanos, publica com os seus rapazes a revolucionária Lettere a una professoressa. Um dos nenos refletia nela sobre os seus progresos: “Por exemplo aprendim que o problema dos outros é igual ao meu. Examinar-se todos juntos é política, examinar-se sós é avareza. Nos exames tinha a vontade de mandar ao demo os pequenos e estudar só para mim”. A “horda dourada” italiana estaba a estudar tojolabal; o que chegou despois é historia.

***

Nos antípodes do típico antropólogo colonial, Mariño Ferro viveu entre o povo quíchua como um labrego galego, debatendo, sacho em mâo, sobre os jeitos de cultivar pataca na Galiza e em Bolívia. Os paisanos falavam-lhe da chegada do escaravelho à pataca com avionetas, tal como contam os velhos de Loureda: Na aldeia trasmontana de Rio de Onor o escaravelho aterrou em 1944 mas, orgulha-se o etnógrafo Jorge Dias, a Praga foi tratada com muita mais eficacia do que em outras zonas: a vizinhança, como quando vinha o lume ou um novo imposto do Estado, convocou o concelho aberto para aplicar a melhor tecnología jamais inventada: a ajuda mútua.

*************************************************
Carlos Calvo Varela
diarios
ATRAVÉS editora









*************************************************


Errados já dende fai dous séculos a pretendida “iluminación”, equivaléu a destrucción dunha filosofía natural da humanidade, ademáis do possível curruncho de conciencia, de clase proletaria, ou de simple conciencia do idioma que se fala. Cando a “iluminación” sempre existiu nos convivios orgánicos. Carlos C. Varela achéganos a sabedoría colectivizante da igualdade, mirando de esguello o escravo mundo atual. No cal medios de desinformación como la coz de Asturias fala dos presos de Villabona-Llanera. Eiquí vai un ocultamento das calamitosas vivencias que sofren moitos presos e presas na cárcere…. [[Oscurantismo Las familias de estos dos internos langreanos han contactado con la Asociación de Parados del Valle del Nalón. Su portavoz, Héctor Palacio, ha asumido sus casos como algo propio y ha empezado a movilizar a otras familias de internos para denunciar públicamente su situación. «Van ya muchos muertos e intoxicaciones y esto no puede seguir así. Vamos a denunciar todos los casos para que se investigue a fondo. Primero con la denuncia social y luego con movilizaciones. Hay mucho oscurantismo en Villabona», destaca.]] Vamos. ¿Non hai jà entóm comités pro-presos…?

aquí enlace. Quizás é moito pedir e ocupar espazo de investigación¿?, e cobrir lá no Ciclo de la Palabra del Niemeyer, a intervenção do pequeno¿?burgués A.Pérez-Reverte.

A terra é cruelmente simplificada. A diversa raigamen producíbel da terra conversa en algo mínimo, mesquinho, em resumo; precisa necessidades do governo. De atitude colonialista e ambigua liberdade. ¿Obscurantista? ¿Qué decir? Tan pechados estamos que nom sentimos o ar que rodea a nossa existencia, porèn o fogar non se quenta jà co lume maternal da madeira. Agora, nossa terra, véndese por masa forestal. Cando falo da nossa terra falo da Galiza e do mundo enteiro. As xerarquías adxudicadas  natureza son efectos dunha dominación vindeira do helenismo judeocristianismo e todo ‘ismo’ feito obra da ciencia ou da técnica. Hegel rematóu, remontóu, todo ‘ismo’, inclusibel Marx jà lúcidamente rematara cos ‘ismos’.  natureza, é a vida maila norte. A ciencia, convertiuse en outro ‘ismo’. Creer, creer ou non na ciencia ou en deus non é máis que domesticarse en arranxos instrumentalistas, sen imaxinación, nen sensibilidade. Resumo de claudicar ética social por ciencia/technè social. As xentes que usan os idealismos por redención, non o fan máis que por egotismo. A idea ou o concepto de “ben limitado” non penetra nas nosas mentes expostas e propostas á eternitude vixía, consumo. Inoculando o desexo de transformar a personalidade, de un, dos demáis. Represión sensitiva. Agora, non quixera distraervos máis, quizáis pedirvos que leerades máis escritos de Carlos. Ou, escrivir vos, unha cartiña á Carlos là na Villabona.


 
*

*







8 de diciembre de 2016

el esfuerzo



Zhang Quanzong 张泉踪 (1964~) shuimohua work





















 *


Los supermercados, los centros comerciales, son el ágora de las reclusiones de la necesidad y también de las exhibiciones de la abundancia. La paradoja, emana de los senos de la discordia. Es visible la transversalidad invisibilizada institucionalmente, casi-como-lugar mítico y heroico. Cuando no es más que el comercio que resta de la explotación, modificaciones genéticas, contratos indefinidos, nulo criterio ecológico por los contaminantes usados, y una etiqueta, que marca el precio.

El capitalismo y la tecnología adherida hacen de las ideologías también un producto. Siempre novedoso sí, pero siempre capaz para deshumanizar mediante imperios o bien imperativos. Las prácticas de apoyo mutuo, se viralizan, y tan solo algunas gentes libertarias y anarquistas, han sabido tender mediante la acción y la palabra. En lo que queda de vida pensante y sintiente será de ese modo. El anhelo de dominación debería ser extirpado antes de hacer caer dicha dominación. El deseo inane de derribar/cambiar el sistema de dominación es menos que nada si no se ataca su deseo. Deseo que es máquina y obedece a una energía. El Mal.

Lo más siniestro es ver la demandada y actual necesidad sobre debatirla como banalidad, mito re-creado durante las “guerras mundiales” y centrado por ejemplo en los mediáticos juicios de Nuremberg como-mal inevitable, aunque juzgable. Y mientras tanto se restablecía el poder hegemónico alemán promoviendo a otros criminales no mediatizados para cargos públicos y privados, políticos, etc. A veces está bien preguntarse sobre los 25 millones aproximadamente de muertos, asesinados, bajo opresión militar estadounidense. El seudo confort de la liberación tecnológica y el politeísmo de la mercancía que condiciona y manipula la vida.

¿Tendrán los mundanos pensadores a bien pensar sobre la contradicción de la mercancía?¿Entre su naturaleza abstracta como valor de cambio y su fertilidad como valor de uso para reparar el deseo, los deseos?¿No nace así el capitalismo?¿No se nos empuja literalmente a trabajar violentamente, embriagados de olvido, y solo aspirando a apropiarnos de un metal?

El antagonismo base como formación a las teorías burguesas, aspira a universalizar los diálogos aporéticos y construir un juicio estético del todo interesado. Eliminar cualquier esfuerzo que trascienda plenitud para el individuo y por extensión a la humanidad. Lo que trasciende sin embargo, de la técnica, del trabajo, y de la ciencia, es un resumen burocrático, una planificación de evidencias insensibles que reposan en la apariencia; es decir, la buena vida. El arquitecto académico hoy es el rey del twitter… Voy a traeros un texto de 1975 de Roberto Juarroz sobre el poeta Antonio Porchia “La profundidad es lo opuesto a la política. No es extraño que esta palabra no aparezca en toda la obra de Porchia. La política maneja a los hombres, los instrumentaliza, los mediatiza, les impone prioridades, los subordina al poder y la ambición, los somete a causas e ideologías, los convierte en rebaño.” / ”El pensar profundo transforma, como el amor profundo. Transforma y crea porque encara la imposibilidad, la muerte, la nada. Esto se les olvidó a todos los gesticulantes revolucionarios de superficie. Pero no a la poesía que es el pensar integrador y último, el pensar que siente, el pensar que crea, el verbo transfigurador, la abertura del fondo”. Voy a dejaros ahora un texto del paraguayo Rafael Barret, si clicais aka abriréis el enlace a un texto biográfico bien escrito allá en el aullido












  El esfuerzo

La vida es un arma. ¿Dónde herir, sobre qué obstáculo crispar nuestros músculos, de qué cumbre colgar nuestros deseos? ¿Será mejor gastarnos de un golpe y morir la muerte ardiente de la bala aplastada contra el muro o envejecer en el camino sin término y sobrevivir a la esperanza? Las fuerzas que el destino olvidó un instante en nuestras manos son fuerzas de tempestad. Para el que tiene los ojos abiertos y el oído en guardia, para el que se ha incorporado una vez sobre la carne, la realidad es angustia. Gemidos de agonía y clamores de triunfo nos llaman en la noche. Nuestras pasiones, como una jauría impaciente, olfatean el peligro y la gloria. Nos adivinamos dueños de lo imposible y nuestro espíritu ávido se desgarra.

Poner pie en la playa virgen, agitar lo maravilloso que duerme, sentir el soplo de lo desconocido, el estremecimiento de una forma nueva: he aquí lo necesario. Más vale lo horrible que lo viejo. Más vale deformar que repetir. Antes destruir que copiar. Vengan los monstruos si son jóvenes. El mal es lo que vamos dejando a nuestras espaldas. La belleza es el misterio que nace. Y ese hecho sublime, el advenimiento de lo que jamás existió, debe verificarse en las profundidades de nuestro ser. Dioses de un minuto, qué nos importan los martirios de la jornada, qué importa el desenlace negro si podemos contestar a la naturaleza: -¡No me creaste en vano!

Es preciso que el hombre se mire y se diga: -Soy una herramienta. Traigamos a nuestra alma el sentimiento familiar del trabajo silencioso, y admiremos en ella la hermosura del mundo. Somos un medio, sí, pero el fin es grande. Somos chispas fugitivas de una prodigiosa hoguera. La majestad del Universo brilla sobre nosotros, y vuelve sagrado nuestro esfuerzo humilde. Por poco que seamos, lo seremos todo si nos entregamos por entero. Hemos salido de las sombras para abrasarnos en la llama; hemos aparecido para distribuir nuestra sustancia y ennoblecer las cosas. Nuestra misión es sembrar los pedazos de nuestro cuerpo y de nuestra inteligencia; abrir nuestras entrañas para que nuestro genio y nuestra sangre circulen por la tierra. Existimos en cuanto nos damos; negarnos es desvanecernos ignominiosamente. Somos una promesa; el vehículo de intenciones insondables. Vivimos por nuestros frutos; el único crimen es la esterilidad.

Nuestro esfuerzo se enlaza a los innumerables esfuerzos del espacio y del tiempo, y se identifica con el esfuerzo universal. Nuestro grito resuena por los ámbitos sin límite. Al movemos hacemos temblar a los astros. Ni un átomo, ni una idea se pierde en la eternidad. Somos hermanos de las piedras de nuestra choza, de los árboles sensibles y de los insectos veloces. Somos hermanos hasta de los imbéciles y de los criminales, ensayos sin éxito, hijos fracasados de la madre común. Somos hermanos hasta de la fatalidad que nos aplasta. Al luchar y al vencer colaboramos en la obra enorme, y también colaboramos al ser vencidos. El dolor y el aniquilamiento son también útiles. Bajo la guerra interminable y feroz canta una inmensa armonía. Lentamente se prolongan nuestros nervios, uniéndonos a lo ignoto. Lentamente nuestra razón extiende sus leyes a regiones remotas. Lentamente la ciencia integra los fenómenos en una unidad superior, cuya intuición es esencialmente religiosa, porque no es la religión la que la ciencia destruye, sino las religiones. Extraños pensamientos cruzan las mentes. Sobre la humanidad se cierne un sueño confuso y grandioso. El horizonte está cargado de tinieblas, y en nuestro corazón sonríe la aurora.

No comprendemos todavía. Solamente nos es concedido amar. Empujados por voluntades supremas que en nosotros se levantan, caemos hacia el enigma sin fondo. Escuchamos la voz sin palabras que sube en nuestra conciencia, y a tientas trabajamos y combatimos. Nuestro heroísmo está hecho de nuestra ignorancia. Estamos en marcha, no sabemos adónde, y no queremos detenemos. El trágico aliento de lo irreparable acaricia nuestras sienes sudorosas.

[LOS SUCESOS, 27 de noviembre de 1906]


Rafael Barret
 


on the road