28 de enero de 2016

königstein





18876 
 
Ama lo desconocido para que no tema.
¿Qué hay afuera?¿Existe?¿O…
substancia al tocarse al no verse al convivir el abismo,
saborear las riendas y el asombro
aquello, cercano, la grandeza de no saber.
 
***
Si te convenzo de mi mudez
si me otorgas la representación del silencio,
ese bien tan escaso este
instante carcome de los márgenes
espacia de la tensión
vigila de la ternura
bifurca en aflautadas sendas
bocado a bocado.
 
El vientre bendice a sus enemigos.
 
***
 
La máscara es el mayor instinto de posesión.
La tendencia reproductora de los cuerpos.
Llegar a. Detentar.
 
La tarascada del apuntador a hojas llenas
en una hermosa duermevela sincronizada.
 
Llegar a.
 
Ofrecerte aquí
sin medias lunas
tal como eres
así como llegas
con
el filo
de las palabras
entre costuras
hasta encontrarte.
 
***
Ínfimo, hilo de dormido
que es residuo escuálido
en las reposadas comisuras
de los días pasados.
 
Encanto de tacto que baba deviene
hechura en íntimas estaciones 
languidece como una ventura de vaudeville.
 
Amar lo desconocido para que no venza la realidad.
Para ello, es necesario ofrecer el rostro y con ello la raíz
que traspase la tierra por puro avance
hilar un corro de palabas como hormigas
correteando sobre la concatenación de las metamorfosis.
 
Hilar.
Desprender(se) el lenguaje.
Percibir 
                                                         lo 
                                                                                                leve.



 ***
La muta
es exterior.
***
  
***
El acceso es el camino de la poesía
sin necesidad de reciprocidad
como irrumpe en la Upanishad.
Letal cautela curiosa sin miedo.
¡La Tierra es Su escabel!
El acorde se mece en la concha de las tortugas
nido
mesura
abarcar el embrión 
 
vibrar el cimiento con dedos crispados
hasta hacer desaparecer la ofrenda
y también el cuerpo
solo piel
órbita exhalada.
 
 
 
 
 
858414 
 
Si el sinónimo de la sociedad fuera la democracia
el sinónimo de la oligarquía sería el-sí mismo
acusando lo sedentario incapaz de concebirse
creador de su propio orden.
Genealogía de rígidas y permisivas tutelas.
 
Se desentierran aristocráticos huesos prehistóricos
y con ellos, las jarras de veneno, todo en orden.
Las curvas de calibración fechan la real ficción.
 
No pretendas desenterrar el silencio
riégalo de sangre exhausta
hasta concebirte creador de tu propio orden.
Patrimonio decadente.
 
 
 
in den Wäldern von Königstein verloren
 

15 de enero de 2016





diario de

La superexplotación del sujeto en diversas desinencias activa la supervivencia pero no la vivencia. Siempre en intemperie. Siempre alrededor de un fuego. [La belleza y la moral son las llamas: simples señales de combustión, F.Pessoa]. Nombramos lo que desborda, lo rodeamos para ser visto siendo signo de combustión, además ritmo, a-corde, no el compás, ese no es ritmo. Nombramos las cosas pero pocas veces para firmar una apuesta por el querer vivir. Aunque occidente se desborda en (la) comunidad. Cualquier guerra es una re-presentación. Nuestros bancos cofinancian proyectos químicos que transforman en tierras alteradas. Los nuevos representantes pronto olvidan lo prometido en pro de diá-logos. Cualquier ocurrencia se re-simboliza, ¿cómo?, por reducción. ¿Por deducción? No, por una común identidad. Comprimidos, no comprometidos. Tan encirculados estamos que no somos capaces de ver la cuadratura, ni las cenizas de la supervivencia, lo simbólico obtura la superficie hasta impedir oler, degustar, ver, tocar, oír. Crear sociedades ancladas en la representación, mecanizadas por la abstracción, crea los sujetos. 
Son politizados.

8:20 pm


on the road