27 de octubre de 2014

Cuando se extermina lo humano






Cuando se extermina lo humano. 




En un lado se cantan himnos y vítores ebrios, en el otro ningún dios ebrio y sí uno con máscara de muerto. Nadie sabe de qué lado está la escalera. Es muy consentida. ¿Qué acogida de acción ingresa el espectáculo?. ¿Qué parte de la palpable opresión no está atravesada por una escalera? Dentro del inconformismo político y la memoria convertida en representación, o imitación placentera como diría Aristóteles y muchos existencialistas…

“ -Para hombre!” dice una mujer en la calle.

…en un golpe lanzado a una pelota blanca. La representación es un ejercicio de física. Se toca el límite. Implosiona como el riñón de un cíclope. Se desenrolla como la cola de un camaleón. El lenguaje estatal es una fantástica y vana ilusión. Se establece una predominancia. La severidad fácilmente reprobable contra aquello fácil manipulable, y es la urgencia que nos convierte en sujetos. Si pensamos la superficie desde un ángulo quizás estético-oriental, la superficie puede ser profunda, elevada, o plana. Y está claro quienes se devoran en frontera. Son -incubación corta- deportados, su garra no sujeta, son garras que caen hambrientas en un estrecho camino. No tardarán en apalearlos con los palos de golf para mejorar el swing. La combinación de lo liso, la medida reedificada, y las otras dos funciones los elevan y embuten en hoyos sin necesidad de enterrar.

 +violencia de estado y capitalista


Es imposible no ver lo que llaman “noticias-políticas” como una mala telenovela de ricos intrigados al final de unos golpes de golf con los pantalones bien subidos. Eso que nos muestran está tan subjetivado que es imposible no anidar odio. Una comunidad de “zahoríes australianos” aceptó el reto de 30 mil dólares de un trío escéptico. Una comunidad rebelde ataca bancos y rodea parlamentos. Acepta el reto de unir creencia y acción. El rito alimenta la pecabilidad, el rastro del poder y no-poder atraviesa mientras la mutación de creencias indiscernibles hasta colapsarse en tal adiposo acertijo. La representación pasa de ser un ejercicio de física a una construcción desde adentro, desde el lenguaje, intentando unir palabras y cosas, en vez sencillamente de unir las palabras, y las cosas, para unir a las personas. Podemos rodear la tierra 10000000000000 millones de veces y encontraremos las cosas y las palabras allí donde nuestra cultura las ha dejado. En situaciones que promueven la dominación se desvía sin embargo el espectro hasta castrar, hacer la efeméride del lenguaje. Posteriormente quedará su esqueleto en forma fractal, neurona aislada.

Hace unos años trabajando en un campo de golf cerrado, de pinche de topografía pues antes había que remover unas cuantas piedras, recuerdo antes de la agrura de la tierra bajo  un pasto de hormigón las ardillas, las grandes setas, cientos de pelotas, un antiguo aeropuerto, y buenas sombras. Digamos que la cosa no acabó mal. Pudo haber sido peor. Los aviones despegan sin saltar otra valla que el pago de una autosuficiencia lastrada por toneladas de combustible. No existe la amenaza exterior para un mundo inerte. Ni para un mundo donde los antisistema se integran circularmente, (al tomar  antiguos discursos, estribillos con apariencia (populismo) de novedosos), o en forma piramidal, que tanto “critican”. Perseverar en la inercia, jovialmente, otras veces con melancolía (aquí cuando el líder amenaza con retirarse), lo claro, perseverar ajenos a lo que realmente somos, no entidades abstractas para un Estado indolente, parapetado en una incongruente Justicia que simplemente favorece el Espectáculo, la inercia de la propaganda, un pleonasmo del onanismo Capitalista.

*/*/*/*



Amplío dos días después de la presente publicación desde una excelente web

[  Cada año, el Estado español fleta más de cien vuelos de deportación para la expulsión de miles de personas migrantes. Las compañías aéreas Air Europa y Swift Air han firmado con el Ministerio del Interior un contrato de 24 millones de euros para la realización de los vuelos de deportación entre los años 2013 y 2015. La Campaña Estatal por el Cierre de los CIE y otros colectivos contra las fronteras hacemos un llamamiento… ]
para ver completo

tokata, boletín de difusión y...

20 de octubre de 2014

un pequeño paraíso - Julio Cortazar

JULIO CORTÁZAR - Un pequeño paraíso-  /México 1983

mejor que lo lea él_clicar aquí para/


***                                               ***


Las formas de la felicidad son muy variadas, y no debe extrañar que los habitantes del país que gobierna el general Orangu se consideren dichosos a partir del día en que tienen la sangre llena de pescaditos de oro.

De hecho los pescaditos no son de oro sino simplemente dorados, pero basta verlos para que sus resplandecientes brincos se traduzcan de inmediato en una urgente ansiedad de posesión. Bien lo sabía el gobierno cuando un naturalista capturó los primeros ejemplares, que se reprodujeron velozmente en un cultivo propicio. Técnicamente conocido por Z-8, el pescadito de oro es sumamente pequeño, a tal punto que si fuera posible imaginar una gallina del tamaño de una mosca, el pescadito de oro tendría el tamaño de esa gallina. Por eso resulta muy simple incorporarlos al torrente sanguíneo de los habitantes en la época en que éstos cumplen los dieciocho años; la ley fija esa edad y el procedimiento técnico correspondiente.

Es así que cada joven del país espera ansioso el día en que le será dado ingresar en uno de los centros de implantación, y su familia lo rodea con la alegría que acompaña siempre a las grandes ceremonias. Una vena del brazo es conectada a un tubo que baja de un frasco transparente lleno de suero fisiológico, en el cual llegado el momento se introducen veinte pescaditos de oro. La familia y el beneficiado pueden admirar largamente los cabrilleos y las evoluciones de los pescaditos de oro en el frasco de cristal, hasta que uno tras otro son absorbidos por el tubo, descienden inmóviles y acaso un poco azorados como otras tantas gotas de luz, y desaparecen en la vena. Media hora más tarde el ciudadano posee su número completo de pescaditos de oro y se retira para festejar largamente su acceso a la felicidad.

Bien mirado, los habitantes son dichosos por imaginación más que por contacto directo con la realidad. Aunque ya no pueden verlos, cada uno sabe que los pescaditos de oro recorren el gran árbol de sus arterias y sus venas, y antes de dormirse les parece asistir en la concavidad de sus párpados al ir y venir de las centellas relucientes, más doradas que nunca contra el fondo rojo de los ríos y los arroyos por donde se deslizan. Lo que más los fascina es la noción de que los veinte pescaditos de oro no tardan en multiplicarse, y así los imaginan innumerables y radiantes en todas partes, resbalando bajo la frente, llegando a las extremidades de los dedos, concentrándose en las grandes arterias femorales, en la yugular, o escurriéndose agilísimos en las zonas más estrechas y secretas. El paso periódico por el corazón constituye la imagen más deliciosa de esta visión interior, pues ahí los pescaditos de oro han de encontrar toboganes, lagos y cascadas para sus juegos y concilios, y es seguramente en ese gran puerto rumoroso donde se reconocen, se eligen y se aparean. Cuando los muchachos y las muchachas se enamoran, lo hacen convencidos de que también en sus corazones algún pescadito de oro ha encontrado su pareja. Incluso ciertos cosquilleos incitantes son inmediatamente atribuidos al acoplamiento de los pescaditos de oro en las zonas interesadas. Los ritmos esenciales de la vida se corresponden así por fuera y por dentro; sería difícil imaginar una felicidad más armoniosa.
El único obstáculo a este cuadro lo constituye periódicamente la muerte de alguno de los pescaditos de oro. Longevos, llega sin embargo el día en que uno de ellos perece, y su cuerpo, arrastrado por el flujo sanguíneo, termina por obstruir el pasaje de una arteria a una vena o de una vena a un vaso. Los habitantes conocen los síntomas, por lo demás muy simples: la respiración se vuelve dificultosa y a veces se sienten vértigos. En ese caso se procede a utilizar una de las ampollas inyectables que cada cual almacena en su casa. A los pocos minutos el producto desintegra el cuerpo del pescadito muerto y la circulación vuelve a ser normal. Según las previsiones del gobierno, cada habitante está llamado a utilizar dos o tres ampollas por mes, puesto que los pescaditos de oro se han reproducido enormemente y su índice de mortalidad tiende a subir con el tiempo.


El gobierno del general Orangu ha fijado el precio de cada ampolla en un equivalente de veinte dólares, lo que supone un ingreso anual de varios millones; si para los observadores extranjeros esto equivale a un pesado impuesto, los habitantes jamás lo han entendido así, pues cada ampolla los devuelve a la felicidad y es justo que paguen por ella. Cuando se trata de familias sin recursos, cosa muy habitual, el gobierno les facilita las ampollas a crédito, cobrándoles como es lógico el doble de su precio al contado. Si aún así hay quienes carecen de ampollas, queda el recurso de acudir a un próspero mercado negro que el gobierno, comprensivo y bondadoso, deja florecer para mayor dicha de su pueblo y de algunos coroneles. ¿Qué importa la miseria, después de todo, cuando se sabe que cada uno tiene sus pescaditos de oro, y que pronto llegará el día en que una nueva generación los recibirá a su vez y habrá fiestas y habrá cantos y habrá bailes?

16 de octubre de 2014

Vincenzo Guagliardo- de los dolores y las penas



De los dolores
y las penas

Ensayo abolicionista y
sobre la objeción
de conciencia

VINCENZO GUAGLIARDO
N. 1948. Tunez

ED
traficantes de sueños
mapas



37. Todo aquello que caracteriza la economía de la subsistencia tenía un gran reconocimiento en el mundo preindustrial y si hoy tiene muy poco es porque está formado por todas las actividades humanas que no tienen un precio en el mercado: porque no debían tener un precio antes y porque hoy son des-preciadas, substraídas a la autonomía de las personas. Conviene decir que hay personas que tienen mayor valor cuanto menos precio tengan: indican el confín entre la vida concreta de los seres humanos de carne y hueso (las “personas”) por un lado, y las abstracciones y las mercancías, por el otro. Esta tesis no es meramente romántica; es fundamental asumirla a fin de entender que estas actividades, estos espacios sociales, los hábitos y la cultura que de ellos se derivan, son la realidad externa de aquella realidad interior de la que se ha venido hablando en estas páginas. Detrás de estos objetivos “ de ama de casa” se esconde todo lo que tiene que ver con el sentido de la dignidad personal, de los vínculos de verdadera solidaridad en una comunidad, con el respeto, con el amor.

***

38. Así, se llega a la cuestión fundamental a fin de comprender la fragilidad objetiva de todo movimiento carcelario, al porqué del riesgo de derrumbe de la personalidad del individuo encerrado vivo entre muros. De hecho, ninguna medida represiva podría tener éxito en una empresa parecida, si no tuviese lugar sobre esta base de la que sin embargo se habla, pero siempre como si fuese una cosa más entre otras y no la base de todo el edificio….  Tabú de los tabúes, de esto no se habla como se debiera ni siquiera en reconocidos estudios de denuncia como son los de Foucault o los de Ignatieff. Peor aún, además se ignora casi por completo en las propuestas de los presos y se descuida entre los abolicionistas. Si en este capítulo se aborda este tema en último lugar demostrar mejor su potencialidad en la destrucción de la realidad interior, a la espera de que un día sea el primero en ser abordado cuando se hable de crítica de las prisiones. En esta espera, la crítica de las prisiones y del pensamiento punitivo estará siempre, desde mi punto de vista, viciada desde la raíz.

Esta es la obviedad (central) convertida en misterio (periférico): no se dice nunca que la persona recluida es, sobre todo, una persona castrada sexualmente o, si se prefiere, un sub-castrado porque ninguno lo está físicamente. Uso no por casualidad el masculino ya que la reclusión como pena ha sido pensada por hombres para otros hombres. La mujer a quien se le impone es considerada todavía hoy un accidente secundario (y así cada mujer termina, por otra parte, por ser objeto de una doble violencia porque no es reprimida en su género como el hombre sino que en un cierto sentido es además ignorada).

La prisión es por eso, y sobre todo, un mundo homosexuado en masculino. Con esto el antiguo y poco usado instituto de la prisión se renueva y refuerza llevando a sus extremas consecuencias una particular concepción cristiana occidental, ortodoxa y confesional, donde castigo y misoginia estaban desde hacía tiempo estrechamente vinculados en un indisoluble binomio que encontró su más acabada expresión en la vida de los ermitaños y en la fundación de los monasterios. Ya en el siglo VI, viejos ricos mercaderes se retiraron en conventos. En el siglo XVII, víspera del nacimiento del penitenciarismo, tal elección surgió de la mística de la verdad, esto es de la vida apartada de quien busca el éxtasis de la comunión con un Dios separado de los hombres, y fue laicizada, defendida como modelo mundano de comportamiento ideal que podía también ser autoimpuesto por un hombre común: el burgués.

***


40. La larga evolución de la ideología misógina continua y al mismo tiempo prepara las etapas del cambio económico y social para encontrar en el penitenciarismo su momento cumbre; ahora instrumento de política social y no solo de una deseable y voluntaria evolución personal. La burguesía parece encontrar en la guerra de sexos el motor del desarrollo. De hecho, tratemos de considerar las tres fases de recorrido del pensamiento mercantil desde esta perspectiva.

En los comienzos de su trayectoria, la economía mercantil destruye las relaciones de subsistencia, la mística eremítica y misógina aparece justamente en aquellos hombres que desprecian el espíritu mercantil. Pero en la medida en que la actividad de subsistencia es sometido es sometida al principio de la ganancia, es también sexuada en femenino; por eso las mujeres van perdiendo respeto por sus funciones en la sociedad: por eso, en esta segunda fase la misoginia se va laicizando, se transforma en la elección de hombres que exaltan aún más, en contraposición al holismo de la sociedad tradicional, el individualismo, el espíritu necesario para el desarrollo de la propiedad. Cuando la historia de la propiedad consigue marcar el predominio de la burguesía en toda la sociedad, el individualismo tiene a su disposición (tercera fase) también una política penal del Estado.


Es necesario recordar lo que se dicho al comienzo, esto es, que el derecho penal moderno se elabora en sus orígenes como defensa de la naciente propiedad burguesa.

De forma más precisa, el difuso sistema de propiedad de la burguesía se instaura atacando sistemáticamente los “ usos cívicos” que caracterizan a la sociedad de subsistencia; el derecho penal irá castigando a esos plebeyos y plebeyas que se obstinan en considerar natural ir a cazar o a coger leña en un territorio que era de dominio público, es decir, bien de todos en la percepción de cada uno, como el agua y el aire. De manera que la captura de un faisán terminó a veces por costar más que un homicidio entre los pobres….y una conocida canción que nos recuerda cuán peligroso era robar ciervos en el parque del rey.[Geordie, Fabrizio de André].


El “derecho” se contrapone al “uso”, y lo “penal” a lo “común”.


La represión de las costumbres y de la cultura ínsita en los “ usos comunes” es también, obviamente, un inmenso ataque contra los poderes de las mujeres ya que, entonces, cada actividad relacionada con la reproducción de las condiciones inmediatas de vida vino progresivamente considerada “ improductiva” y subordinada a la mediación del trabajo asalariado, considerado el trabajo productivo por excelencia, incluso cuando produce “ bienes” absolutamente inútiles para cualquiera salvo para quien los manda hacer. Se instaura así un modo de vida cada vez más artificial donde desaparece aquella autonomía de las personas que la subsistencia de alguna manera protegía. La salida de la Edad Media, el primer gran acto de la modernización que generalizó el modo de producción industrial consiste en la serie de hogueras que durante 150 años atravesó Europa, conocida como la “caza de brujas” porque afectó sobre todo a mujeres, expropiándolas de funciones respetadas hasta ese momento, como por ejemplo el arte de la medicina popular considerada ahora brujería. Al mismo tiempo, en la medida que esta cacería golpeó también a algunos hombres, los brujos, no se limitó a sustituir con “expertos” médicos masculinos aquello que era popular, sino que, para dejarlas en segundo lugar, sexualizó todavía más en femenino aquellas actividades que hasta el momento eran consideradas primordiales: nutrir, atender, etc.


Por todo esto, la misoginia ha sido históricamente un cemento ideológico importantísimo para la transformación de un conjunto de actividades ahora completamente transformadas en un feminizado “trabajo a la sombra” del trabajo asalariado.

***

61. […]
La ley que no cambia termina por penalizar las prácticas que se han convertido en necesarias en el nuevo contexto y por eso,  a los ojos de sus autores, son naturales. Viceversa, prácticas que ayer no eran ilegales, hoy lo son. Por eso nace un movimiento “librecambista” que, sobre el plano judicial, intenta reconstruir aquel estado de doble derecho que siempre ha caracterizado en el pasado a la justicia a través de la discriminación de clase.

Así funcionaban las cosas cuando, hace una veintena de años, Foucault publicaba vigilar y castigar:

Para ilegalismos de bienes –el hurto--, tribunales ordinarios y castigos; para ilegalismos de derechos –fraudes--, evasiones fiscales, operaciones comerciales irregulares –jurisdicciones especiales con pactos, ajustes, multas atenuadas, etc. La burguesía se ha reservado el dominio fecundo de las ilegalidades de derechos. Y al mismo tiempo en que se opera esta reparación, se afirma la necesidad de un control constante que se refiere esencialmente a esta ilegalidad sobre los bienes.

***

78. El rechazo a negociar con las propias ideas es un valor positivo en si mismo, un elemento precioso para la humanidad: para que las ideas puedan cambiar, para que la conciencia pueda evolucionar, siempre habrá que usar el propio cerebro al máximo posible, habrá que impedir desde uno mismo la escisión entre el decir y el hacer que está en la base de la esquizofrenia social de nuestra civilización.





///////////////
Ensayo abolicionista y
sobre la objeción
de conciencia

VINCENZO GUAGLIARDO
N. 1948. Tunez

ED
traficantes de sueños

mapas


/

15 de octubre de 2014

-alexandre vargas /contra












permeia as asas das borboletas ler estes poemas...



ALEXANDRE VARGAS
N. 1952. Lisboa

POESIA DIGITAL

7 POETAS DOS ANOS 80

ROBOT- MARIE

Robot-Marie é qualquer coisa de tâo belo
que por palabras já nâo pode ser explicado
mas como estas sâo tudo o que â mâo tenho
irei dizer sem qualquer pressa ou atropelo


Que ela para mim de costas está voltada
mas sou eu próprio que me vejo atrás de mim
e se entâo irei passar a estar assim
é porque se encontra mais além um grande expelho


E sou eu mesmo que deste modo fujo
do que nâo me estava de certeza prometido
daquilo que por encontro eu depois vi

Talvez o tal expelo estivesse  embaciado
talvez já sobre ele um rumor sujo
me tivesse separado de Robot-Marie.






MIRAGEM

Todo o espectáculo da morte. O som do distante órgâo,
Oboés, vibrafones sobre todos os sentido. Cornetas.
Toda a distância, toda a distância.
Pássaros…presentes…
Lonjura, amor. O pesadelo pelo meu semelhante mira-
-me em flocos de vidro, vibra uma imagem musical na
Floresta de objectos expostos. A fatalidade mostra-me
Cascatas. Ouço o raspar de veludo nos meus ouvidos
Abertos nos día –implacável.
Escondo-me,
Eu o fantasma…no vento. O vento das grutas na pedra
porosa. Inter-digo entre frases eu “está bem” a brutalidade
das ruas voltadas.




CONTRA

Parto os dentes contra as pedras e os horizontes (eu
chamava-lhes os da nossa señora, eram arbustos… uma
noite um rouxinol cantou azul envolto numa aura lunar
extraordinária), insiro-me nas vibraçoes dos montes, com
os seus espectros, os seus fantasmas, os seus sons que
nos proporcionan um prazer secreto.
   Também estou no pátio do heroísmo perto de uma
espécie de porta no pequeno muro de pedra. O que eu
amei aquele momento de horizonte.


///////////////


ALEXANDRE VARGAS
N. 1952. Lisboa

POESIA DIGITAL

7 POETAS DOS ANOS 80



Vladimir Nabokov - Anatomical drawing of a butterfly

9 de octubre de 2014

otros días… / radio y esquifoides fracturado



Dos días después de la anterior publicación sucedió lo que estaba escrito y aún sin leer….



… algo me temía pues el día de la publicación, a la noche, resbalé entre las rocas cuando buscaba un lugar cobijado del oleaje (4 mts?) para enjuagar la cara. Y hoy, dicen, la luna está roja.

2 de octubre de 2014

ming di - ... /la luna fracturada

ciertos días todo sucede contrario, y ciertos días la luna es tan intensa que parece abrigar el destino. uno de esos días pude tener la suerte de abrir una luna fracturada firmado incluso  por la autora en uno de los estantes de la biblioteca cercana. Ming Di “la luna fracturada”. Muy bien editado por Valparaíso




,










`
DISTRACCIÓN

Otórgame la distracción, los cruces de caminos:
el aleteo de una cigarra,
el aliento contenido del verano inminente.
Distracción,
despliegue de gardenias que se van despertando
desde los jades más profundos del sueño.
Desprendiendo perfumes de lugares remotos.

En tierra extranjera, mis ojos como pétalos
anhelan los rayos de la luz del sol,
el rocío, tus breves cartas, allí donde nos veo
reuniéndonos en el campo, llevando
las mismas flores, pálidas y pequeñas,
solitarias, así como al mundo lo lleva la coincidencia.
Nos sentamos encima de periódicos abiertos,
gastados por unas expectativas ya muy viejas.

Vemos caer los trozos amarillos
e intentamos unirlos de nuevo en nuestras manos,
igual que los verdes arbustos cercanos

atesorando en silencio sus instantes felices.







`


Currechu  ‡  Boacho    



on the road