24 de octubre de 2013

esta tarde de otoño


 
Notas dispersas en una ventana

 bajo la lluvia  ” -Wang Yüan Ch’i



Se debe concebir la idea antes de coger el pincel —éste es el punto principal de la pintura—. Cuando el pintor tome el pincel debe estar completamente tranquilo, sereno, calmado y recogido, y excluir todas las emociones vulgares. Se debe sentar en silencio ante el rollo de seda blanco, concentrando su ánimo y controlando su energía vital… Cuando en su mente tenga una visión completa, sólo entonces deberá entintar y humedecer su punta.




Pájaro mina sobre un pino / Mu Ch'i
 
 
 

 


Sobre la rama de un árbol marchito

se ha posado un cuervo —

esta tarde de otoño.

Bashô

16 de octubre de 2013

Del amor......./ Chantal Maillard



…imperceptiblemente destruidos es como nos sentimos cuando caemos en el espacio vacío e involuntario del amor, paz demasiado precaria, sin embargo transformación desde la nada, aliento horizontal, cercar pan con harapo y saliva como quien pone las muñecas a secar al sol, hasta que el rostro disuelto de cuenta del lugar que...

Ala vertical, fuga, pincel antes del tiempo, antes de lo temporal el infinito sin nombre. Antes del bucolismo del ser, ese enjaulado por virtudes viriles; ser que calcula, demanda, una estructura para cada circunstancia. Sin embargo el amor como una máscara de infinito gesta la sombra del lenguaje, lugar que “pone al tiempo en su sitio”. Hacer lugar como quien torna rígidas las velas de la tierra.

La línea interna de la tierra al encuentro del instante. El tiempo es suprimido por un tempo. Mirad a vuestro derredor, personas que dicen no tener tiempo, que necesitan tiempo. ¿Saben realmente cómo perder el tiempo? Saben encubrir la muerte, y en cambio no saben descubrir la vida. El amor está hecho tal vez para el imperceptible, para el que casi no tiene nada que ocultar ya. La escritura de un poema, su cauce tembloroso y el rastreo pero detrás del pensamiento, los sentimientos liberan su conciencia como rizos de espuma que nos recuerda la muñeca rota, abierta, el abrazo



Xu Wei 徐渭 (1521 – 1593)


 

poemas de Chantal Maillard
 
 
 
"Poemas a mi
muerte"
2005/ Ed. La Palma

Del amor

 

I

NUESTRO AMOR: un objeto de cerámica
aguardando la lluvia en el balcón.
Sé que voy arañándole el esmalte
hasta llevarme los colores
en las uñas.

Sé también que te duele
como si fuese tu cuerpo aquel barro
cada vez más desnudo,
más expuesto a los vientos.

Pero mis dedos aprendieron
hace mucho a seguir las vetas más sensibles,
son diestros artesanos de la muerte,
actúan por costumbre.

 

II

HAY LÁGRIMAS que pesan
como bronce fundido de campanas
y lloro al verte, amigo,
como si tu presencia fuese
esa forma que a veces toman las cosas idas
para forzarnos a ser lo que fuimos.


III

DEBE SER COSA del mar, porque es agua
lo que insiste debajo de mi piel
y me requiere,
un mar celoso que me obliga
a embarcarme en mis ojos,
nunca ya en tus caricias.

 
IV

HAY GESTOS que no deben realizarse
si no es con la certeza
de que hallarán la forma de lo eterno.

(Sólo así puede andarse
en corazón ajeno).

 

V

NI UN SOLO pensamiento permanece
más que el ruido del agua en la ladera
cuando el invierno empieza a adormecer las cumbres.

Menos perdura un cuerpo,
ladera que a su paso el agua va gastando.




Xu-Wei //___Hombre de la montaña del estanque celestial



 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Hay un dicho popular que dice “El miedo es el peor de los asesinos; no mata, impide vivir” y la conyugalidad repleta, subyuga. Llaga justo en la yugular. Asir futuro sin dejar brotar la sangre de la boca que diga trasparente; ciega litera hila mi campo de rocío hasta que una los cauces más vivos. ¿Qué minúscula arteria de mi corazón se ha de romper? Y si dejara de hacerlo, ¿dejaría de fluir el agua montaña arriba? Vivimos un “tiempo” en el que cualquier excusa es válida para abolirse en un supuesto sosiego interior. El silencio se ha convertido en papel y su críptico mercantilismo cabalga en la urgente afonía, arritmia. Sociedad de (la) emoción. Ya no nos es permitido imaginar, sentir. Un tren descarrila y un estado informativo, policial, nos agarra al sillón al “ritmo”, a la velocidad de lo sucedido. Una niña adoptada es asesinada en Santiago de Compostela. Y después de un viaje de 200 kilómetros la persona que ansiaba verme, está angustiada frente al televisor escuchando los partes. Las partes. Carcomido el misticismo del miedo lo imposible, ya no disimula lo posible. Lo relevante se ha sincronizado hasta aplastar la posibilidad de transformar el mundo. Paranoid android

 

UN YO ha inventado el miedo para ser ciego, para amar ciego. Hilo. Encuentro del que palpa sin pedagogía vertical, del que cree morir en un orgasmo, del que es mil veces eterno por ser mero mortal.

“Sólo donde tú estás, nace un lugar” Rainer M. Rilke



Xu Wei



De lo eterno

 

I

POR MUCHO que vacíes las imágenes
de todo lo que nace
no lograrás saber lo que es la muerte.
Morir es nuestro privilegio,
por eso hemos inventado el miedo,
eso que tú, eterno, no puedes concebir.
Tú sólo puedes encarnarte:
dosificar tu fuego entre las formas.
Permíteme decirte
que lo consigues mal.

No conoces muy bien el arte de ser ciego.

 

II

MIRO ATRÁS: la muerte a dentelladas.
Y adelante: la muerte también ya dispuesta.
La miro sin resignación, atesorando el miedo
como una joya austera
con la conciencia clara
de que sólo en el gesto la existencia se afirma,
que surge y se concluye sin tiempo y en lo eterno
y que ni la memoria ni la mente más hábil
pueden dar parte de ella,
ni reflejar siquiera en el concepto
la inmensidad profunda que ella abriga.

 

… procuro sostener el hilo, arrogante ascua tal vez por haber traído la conmovisión de Maillard e intentar así cualificar mi espacio, tal vez contra la descualificación de los cultistas individuales. Procuro ir más allá del miedo, de su paso del misticismo a lo cotidiano y racional, pues conocerse es un mero reconocimiento de la propia libertad, en uno, lo uno. Lo representado del que vislumbrar sólo el contorno del fantasma. Grieta, grito que… hilo indigente de nuestra historia, no contada. Fístula mental, sin cuerpo o casa que se horada simplemente para abrigarla de una humilde ventana, puerta, cerrojo para humedecer la palabra. De lo contrario serás un vagabundo, imperceptible e imprudente capaz de arrancar la conciencia, la herida del huésped quizás. Ahora no soy, estoy ahí donde tú estás. Más lento, más abajo, más débil. El pensamiento del olvidado no es palabra, no se extiende, es objeto que pasa como un invoco y se infiltra a medianoche, balancea nidos.

El nido deja de existir, es rama. Su recuerdo cansa, huella, es su necesidad la que alimenta. Es su error el que nos niega una vida privada, propia, en la que el olvido sea legitimo. El huésped ha dejado de existir, el sujeto como necesidad moral, como inducción, el símbolo elocuente a interpretar como movimiento sin retorno, accidente. Por lo tanto la exigencia de exhaustividad del que tiembla y atraviesa el temblor, capaz de crear una máscara de infinitud e impurificar el presente… sea así, joya que engaste, nazca sin miedo de la ceniza, sin miedo al dolor ni al olvido…



Del olvido

 

PROLONGANDO EL VALOR que flaquea,

me invita a tensar los hilos

que el corazón segrega.

Como un insecto me deslizo

en las redes, y en el roce me convierte

en una llama diminuta.

 

Los hilos transparentes reflejan los colores

del fuego y cristalizan: finas estrías móviles

—la existencia es un fuego frío —

que quebrará su aliento como un rayo.

 

El universo distendido

volverá a plegarse en su interior.

Dentro de mí el fuego recobra la inocencia.

Su ceniza será el don de la memoria.


.... poemas de chantal maillard
Xu Wei



11 de octubre de 2013

He aquí, la entrada nº200



Gonepteryx Rhamni (Limonera )

Envergadura media: 55 mm

Hábitat: bosques poco densos, claros, setos, eriales cubiertos de matorrales

Periodo de vuelo: de marzo a octubre

C C
-

Biología: la Limonera destaca por la forma y el dibujo de la parte inferior de sus alas, que imitan la silueta de una hoja y sus nervaduras. El adulto hiberna con las alas replegadas, oculto en el follaje de la hiedra y otros arbustos que conservan las hojas. Aunque la limonera es una de las primeras mariposas que vuelan a finales de invierno, desaparece bastante pronto. La nueva generación emerge a finales de primavera y vuela hasta mediados de otoño. La oruga solo se alimenta del follaje de los arraclanes y de la aladierna. Sin embargo, esta mariposa forma parte de las que pueden verse con frecuencia en los jardines, siempre que en ellos haya flores para libar. Si bien el macho de la limonera es amarillo, la hembra es de color blanco verdoso.

 

*

 

He aquí una oruga.
Y repta.


Repta hacia el alimento,
Eso es al menos lo que ella cree,


Y además es cierto,
Pero también repta


Hacia su avatar,
Hacia su vida de mariposa,


Y este objetivo
Ella no lo adivina.


Tú, tampoco adivinas todavía
Hacia qué escribes.

Eugéne Guillevic
 
c c
 

3 de octubre de 2013

La ciudad o la palabra / pájaro* Mar Benegas

 
LA ÚLTIMA INOCENCIA  (1956)

La muchacha halla la máscara del infinito
y rompe el muro de la poesía.

Alejandra Pizarnik

 
 

…hay un cuerpo sin órganos por amar, todavía amamantando infancia, nodriza o naturaleza que habla, latifundio mistérico y secreto incluso para ella misma. El sueño de la razón engendra monstruos; “madre, engendre un lazo”. Plenitud que dispense un poder, que inscriba en el libro de las solidaridades soledad virtuosa. Poder, sin embargo… Mar habla de restaurar…

-una piedra-

vivirá más que nosotros

…no es armonía, es estar perdido en lo real, en la presencia de un final que ya no desea sobrevivir a la ciudad. Después de las nueve edades olvidar. Escuchar la plenitud, escucharse recién levantada en el modesto palmar que es sonrisa madre-hija. Regresión consciente que produce, pleamar que es algo más que inconsciente. Más que una plétora de resonancia. Más que un centro de poder. //

 

Mar Benegas

La ciudad o la palabra

pájaro

Ed. FIERRO editores / poesía (2013)

 

 

cuando abrimos los ojos ya estábamos sucias

pero ese pecado nunca fue nuestro

 

un ser informe nos lame los pies

servilismo del Poder

no lo alimentéis hermanas, dejadlo morir de hambre

 

Génesis

 

 I

Lo que vuela sostiene el mundo
pájaros entonces
un gozo perpetuo
celestes cabían en lo inmenso
iconos del éter y una negritud arropaba
alevines de luz, profundo útero
la vida y su origen

 
blancos
o pájaros luminosos


lágrima
o recipiente de lo existente

[…]

VII

Tierra
y
cielo
copularon
noche
y
día

de su cópula infinita
iban pariendo

materia de dioses fuimos
por eso soñar
y avanzar contra el viento
generosos los dedos
abiertas las palmas de las manos
como alas

algunos hombres-nido
justos como raíces
crecer y cobijar, permanecer

que lo humano viene del pájaro

es lo primero que ha de aprender un niño

 

… al nacer sucede la plenitud, luego, la inyección de la ficción, la desigualdad o enredo que es reescritura y angustia, déficit. Obsesivo organigrama patriarcal por reseñar lo dado y relegar al no-lector, al lector pasivo (no recuerdo ahora el término usado por Julio Cortazar) a mero espectador, avocado a lecturas ligeras. Mientras, la posibilidad de una sociedad más justa se desvanece. La metrópoli enrama lo nuevo, lo hace imaginarse de nuevo, una boca-rostro que nos entrena como consumidores. Sin embargo hay palabras que funcionan como injertos, como ásperos inter-vientos que empujan plumas por una compasión a la vida… pequeños destellos para apagar el improperio de la luz tal vez aquí, romper el arresto domiciliario…
La mansedumbre

aborta las plumas
 

… las ideas no son válidas para la experiencia.

 

 

Nueve edades

 

La maldición pulverizada
o polen enfermo
entrado sin resistencia

nueve edades penetran en los pulmones
la matrona intensificó los movimientos
la huida hacia el futuro no era posible

podía barruntarlo
belfo contra polvo de odio

Luperca fue su exilio
pelo roído
madriguera

 
obstinados turpiales
al aviso la señal
desde la rama o la brizna


los cinco mil pájaros


levantaron el vuelo


en un sacrificio inútil


el reino de la razón abre su cuerpo


inmenso y poderoso

[…]

 

Parte IV ( El puerperio )

El fin interminable

la Sombra respiró y fue creciendo
desde el corazón del templo o la espada

Había quejumbre
batalla incomprensible
hojarasca

 
sólo cuenta la Vida
impulso dactilar o palma abierta
al sol
al trigo soterrado
al agua de la fuente
la sombra siguió alimentándose
y llamó a Eva con el nombre del pecado

 

La muerte del pájaro

 

tras milenios de laboreo intenso,

se iba afianzando su pronóstico

calma aparente, esa falta que hacía golpear contra el vidrio la quietud del abalorio, alabastro y azabache ofrecen su música silenciosa, contra el vidrio la carencia, lo que no es, no acaba de sonar, sólo brillan las cuentas minerales en algunas pieles intactas

nadie restauró las ramas de los árboles

asustaba la mansedumbre, tanta ira contenida, asustaba la docilidad de las aceras, el miedo: linaje de las farolas y los tenderos

la esquirla o arista se erguía sobre el manzano

sólo de la propia tierra, de su entraña

desgastada portadora del anaquel

lo impredecible podrá brotar

el día que estalló fue una carnicería de hermanos muertos, de pájaros inertes tendidos como alfombras, plumas quemadas, nidos usurpados

cuando el último pájaro fue derribado la sed

se arremolinó y huyó por las alcantarillas

 

Parte V ( La restauración )

IV

El triste asedio claudicará

ante la belleza o cenit de la furia

 

¿qué más hermoso hay que

un pueblo alzándose

con alas transparentes?

 
no habrá carroña

ni fábula

ni jaula suficiente

[…]

 

… si fuera cierto que la sexualidad soportara mal la luz del día, si fuera cierto que el alumbramiento fuera el consuelo nocturno del castrado, no habría esperanza, la naturaleza y la humanidad serían incompatibles. El lenguaje no tendría motivo. Sería tal vez mero inventario, reiterada viscosa logosfera servil interpretosis de una metamorfosis diaria que la metrópoli nos puer-tea quitando lo posible a la palabra, su punto de fuga. Insignifica el hilo real de la conmoción. Nos han enseñado a madurar en la escarcha. Sin embargo como cita Concha García en el prólogo del libro (la tierra siempre puede más porque es sagrada). Potencia, que no poder.

sus fauces abiertas

siempre

su voracidad infinita

…pero la cachorra se guarece, con temblor y sin contorno, sin fundamento more geométrico. La cachorra conoce lo ingenuo, los temas ingenuos y mientras ...va tragando sed y palabras
 

***


Miércoles, 23. Octubre.

La poesía, no como substitución, sino como creación de una realidad independiente –dentro de lo posible- de la realidad a que estoy acostumbrada. Las imágenes solas no emocionan, deben ir referidas a nuestra herida: la vida, la muerte, el amor, el deseo, la angustia. Nombrar nuestra herida sin arrastrarla a un proceso de alquimia en virtud del cual consigue alas, es vulgar. No es lo mismo decir: “No hay solución” que

                No saldrás nunca sin embargo
                de tu prisión de alcatraces
Creo Que estos dos versos son más naturales y más espontaneos que el ejemplo anterior. Hay mucho más convencionalismo en nombrar las cosas con palabras avejentadas que hacerlo con palabras que nos surgen de algún lado, como pájaros que huyen de nuestro interior, porque algo los ha amenazado. La mayor parte de los poemas surrealistas son mucho menos convencionales y cerebrales y literarios que los poemas sencillos y beatos a que nos acostumbró la literatura española.

Poemas de John Donne. Huelen a sol viejo, a muro derruido y rajado pero cuyas grietas dejan escapar palabras de distintos colores, frescas, calientes, y, sobre todo, reveladoras. Se puede objetar esa intromisión del espíritu pedestre que le acontece después de un verso colmado de lirismo, ej.

                Enséñame a oír el canto de las sirenas,
                a guardarme del aguijón de la envidia.
A veces estremece. Es hondo, irónico:
                Y ahora buenos días a nuestras despiertas almas,
                que se vigilan entre sí con miedo.

Aunque llegara a definir la poesía –aspiración estúpida, por otra parte-, aunque descubriera su esencia, aunque desvelara su origen más profundo, aunque la poesía toda y todos los poetas  me fueran conocidos como mi propio nombre, llegado el instante de escribir un poema, no soy más que una humilde muchacha desnuda que espera lo Otro le dicte palabras bellas y significativas, con suficiente poder como para izar sus pobres tribulaciones y para dar validez a lo que de otra manera serían desvaríos.

Escribí dos poemas: “El desencuentro” y “Ella está muerta debajo de sus alas y sonríe”. No me conforman mucho.

Del diario íntimo de Alejandra Pizarnik / 1957, 23, Octubre.

…la idiota polifónica…
 
***




Génesis


V


Las diosas primigenias

amando llegaban

se partían de amor

como panes y peces

del pecho de los dioses

cayó el cielo
con el hambre
del que nada anhela

 

MAR BENEGAS

{La ciudad o la palabra

pájaro}

on the road