24 de enero de 2013

dos poemas


La locura no es dolor,
es evidente que sólo el presidio lo es del mismo modo que
la localización de un síntoma no se explica y
volvemos con un mohín a explicar lo inexplicable.
El entramado político se apodera de todas las manifestaciones
de la locura, asigna predicados universales
para los hechos aislados, captados
            castillos de naipes
            que el viento sopla
                        ¿los oyes?
            cubren el ju ego
                        pero un apéndice mordido
            denuncia
                        la trampa
                        decrecen
            los hábitos para dar razón al loco
                        para asentarlo
            contra algo
                        anecdótico

            agua     fluye     espiga     silencio.
El pajarito se lame las alas.

James Jean .,. Dancers  Acrylic on Wood Panels   2010.
No hay un inicio
ni un enclave
cruzamos
los brazos para rodear
el frío tibio de una hoja
con la polaridad de un color lejano.

La lluvia pulirá los contornos de cada flor.
Obstruirá las puertas
            cerrando desde ambos lados
dijiste, simulando arrobo
con una pierna dentro
gritaste ORQUESTA, terror
y a la muerte con el director
pero aún era demasiado tarde.

Los árboles alineados cuelgan
también las batutas
configuran
            adorando en un tiempo al metrónomo
            y en otro a la cadencia
moviendo el cimiento plano y claro
derriba
la pared
entra el caudal
sigue las notas.






gracias ana h. , por dar a conocer está música
Litany - Valentin Silvestrov

on the road